20 feb 2020

Ir a contenido

El PDECat restaña heridas internas tras el cese de Jordi Baiget del Govern

Puigdemont cierra filas y alaba "los múltiples acentos" que contiene su partido

XABI BARRENA / BARCELONA

Carles Puigdemont da la mano al destituido ’conseller’ Jordi Baiget, ayer.

Carles Puigdemont da la mano al destituido ’conseller’ Jordi Baiget, ayer. / ALBERT BERTRAN

La semana que ha precedido el primer aniversario del PDECat ha sido ciertamente convulsa para los posconvergentes. El lunes amaneció con una enmienda de Jordi Baiget al referéndum que se supone que es el principal objetivo político de su partido y del Govern en que, como ‘conseller’, se encuadraba. Su cese fulminante por su compañero de partido y ‘president’, Carles Puigdemont, fue entendido por algunos sectores del PDECat como un “golpe de Estado” y el exdiputado Francesc Homs dijo estar “hasta los huevos (sic)”. La semana laboral acabó con la presidenta del Consell Nacional del partido, Mercè Conesa, dando la razón a Baiget y reabriendo una herida que solo la vertiginosa velocidad de los acontecimientos en la Catalunya del ‘procés’ había cerrado.

Así se ha llegado a este sábado donde, unos y otros, se han esforzado por aplicar árnica, restañar las heridas internas y dar una imagen de cohesión. La coordinadora del partido, Marta Pascal, que días atraás había defendido a Baiget, lanzó un conciliador “este es el partido de Baiget…y el del ‘president’ Puigdemont”. Pascal, ha subrayado que "este partido está 100 % comprometido con el proceso político que vive Cataluña y con el liderazgo del ‘president’ Puigdemont y los ‘consellers’ que hay en el Govern".

Tras mencionar el apoyo del partido a los que han sufrido sentencias judiciales vinculadas con el proceso pero también a Jordi Baiget, Pascal ha advertido que "no nos dejaremos dar lecciones por nadie".

LOS ACENTOS DEL PDECat

El propio Puigdemont  ha agradecido, de todas formas, el apoyo del Consell Nacional a su persona y al trabajo que realiza el Govern de la Generalitat, días después de que algunos dirigentes cuestionaran abiertamente el cese del exconseller Jordi Baiget por haber expresado algunas "dudas" sobre el referéndum.Según Puigdemont, el PDECat es un partido plural, con muchos acentos, pero con una gran fortaleza interna, algo que resulta muy necesario.

A todo esto, el partido cumple un año y la dirección del partido sigue en su empeño en ir distanciando la nueva fuerza de su fuerza matriz, Convergència Democràtica. Así, el Consell Nacional ha aprobado hoy buscar una nueva sede nacional para el partido y desvincularse completamente de la que aún va a nombre de la desaparecida CDC.

Según fuentes del PDECat, la actual sede situada en la calle de Provença de Barcelona pertenece a CDC, y hasta ahora lo que hacía el nuevo partido era "pagar un alquiler simbólico" a la vieja formación de la que procede.

El máximo órgano de dirección del PDeCAT, sin embargo, ha decidido, en su reunión de hoy, "buscar un nuevo espacio" que irá a su nombre, mientras que será CDC la que tendrá que decidir si opta finalmente por vender la sede ubicada en la calle de Provença. El PDECat se instaló en ese edificio apenas hace un año, y las obras de acondicionamiento duraron hasta bien entrado el otoño.

Siempre en esa misión casi imposible de romper con el pasado, el consejo nacional de los posconvergentes aprobaron también un código ético para todos los militantes.

Puigdemont prevé represalias contra todos los catalanes

Carles Puigdemont afirmó ayer que el Gobierno “está dispuesto a todo para frenar el referéndum» y que ese  ‘todo’ en España «quiere decir ‘todo’ y que incluso pueden aparecer cosas que a cualquier demócrata le puede poner los pelos de punta”, ha sentenciado.

Rajoy, en Hamburgo, le replicó que  de único que está dispuesto a hacer es «todo lo contrario» que lo que realiza el ‘president’, esto es ceñirse a la ley. «Estaría bien que la Generalitat dejara de violar las leyes continuamente» ha señalado el jefe del Ejecutivo.