18 sep 2020

Ir a contenido

Conesa advierte de que el 'procés' "puede llegar a un callejón sin salida"

La alcaldesa de Sant Cugat pide a Puigdemont y Junqueras "decisiones más oportunas"

La alcaldesa de Sant Cugat y presidenta de la Diputació de Barcelona, Mercè Conesa.

La alcaldesa de Sant Cugat y presidenta de la Diputació de Barcelona, Mercè Conesa.

Tras la destitución del 'conseller' Jordi Baiget por expresar en público sus dudas acerca del referéndum unilateral del 1-O, la alcaldesa de Sant Cugat, Mercè Conesa, ha apuntado este viernes que el que se quiere hacer con el ‘procés’ es muy "difícil" y que “se podrían llegar a encontrar con un callejón sin salida”. Y ha echado un capote a Baiget al asegurar que "no expresa nada que no se hayan planteado muchas personas".

En una entrevista en 'Tot Sant Cugat', la también presidenta de la Diputación de Barcelona ha añadido "no se sabe en este momento hasta dónde se llegará" y ha pedido que, llegados a este punto, hace falta que el ‘president’ y el ‘vicepresident’ de la GeneralitatCarles Puigdemont Oriol Junqueras, respectivamente, "puedan tomar las decisiones más oportunas".

Por otro lado, Conesa ha asegurado que el 1-O se podrá votar "con normalidad" en la ciudad y ha destacado que no tiene "ninguna duda" que se hará "todo el posible" para culminar el ‘procés’, con "cada cual desde su lugar y desde su responsabilidad". De todas formas, insiste en que "evidentemente, se puede llegar a un choque de trenes".

En esta línea, la alcaldesa del PDECat considera que los políticos tienen que "velar" para que la ciudadanía se sienta "segura" y, en caso de llegar a un "callejón sin salida", los dirigentes de los partidos tienen que garantizar la seguridad de la gente y de los trabajadores públicos. El toque de atención de Conesa llega un día antes de la reunión del consejo nacional del PDECat en la que el partido, que acaba de cumplir su primer año de vida, quiere exhibir unidad tras la destitución de Baiget, que evidenció las fricciones entre Puigdemont y la formación, que era partidaria de mantener en el cargo al 'conseller' cesado.