Claves y dudas de la ley del referéndum propuesta por JxSí y la CUP

El borrador específica quién puede votar y dota a la Sindicatura Electoral del control de la votación

Diputados de Juns pel Sí y ERC, durante el acto de presentación del borrador de la ley del referéndum.

Diputados de Juns pel Sí y ERC, durante el acto de presentación del borrador de la ley del referéndum. / EFE / ALBERTO ESTÉVEZ

Se lee en minutos

ROGER PASCUAL / RAFA JULVE / BARCELONA

El borrador de la ley de referéndum de autodeterminación de Catalunya elaborado por JxSí y la CUP, que consta de un preámbulo y 34 artículos, aclara una serie de puntos sobre cómo se quiere llevar a cabo el referéndum: quién puede votar, qué organismo ejercerá el control, cómo se organizará la votación... Sin embargo, el texto deja sin despejar algunas incógnitas. 

DERECHO AL VOTO

El artículo 6 del borrador de la ley  establece que "son llamados a votar en el referéndum las personas que tienen derecho a voto en las elecciones al Parlament". También pueden a participar los catalanes residentes en el extranjero cuyo último empadronamiento haya sido en Catalunya y que previamente hayan pedido votar (por ahora se han registrado 5.000 personas de las más de 220.000 posibles). Al contrario del 9-N, los catalanes de 16 a 18 años no pueden participar.

NEUTRALIDAD DEL GOVERN

"Las administraciones públicas catalanas se han de mantener neutrales en la campaña electoral y abstenserse de utilizar sus recursos presupuestarios para favorecer cualquiera de las opciones en la campaña del referéndum", reza el artículo 10. El 11 establece que los partidos con representación en el Parlament "tienen derecho al uso del 70% de los espacios públicos destinados a la campaña", que se reparte en proporción al número de escaños.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Según el artículo 12, los medios de comunicación públicos deberán garantizar el pluralismo y la "neutralidad". En cuanto a los privados, el borrador establece que han de respetar el pluralismo político y la proporcionalidad y neutralidad en los debates y entrevistas electorales. "Estos medios pueden apoyar una opción siempre que respeten los principios aludidos y que se trate a la opción opuesta de manera equitativa y razonable", añade.

LA SINDICATURA ELECTORAL DE CATALUNYA

Uno de los apartados más extensos del articulado de la ley es el dedicado a la Sindicatura Electoral de Catalunya, órgano de nuevo cuño que en este referéndum asumiría las funciones de Junta Electoral. Estará integrado por cinco vocales, juristas o politólogos de "prestigio", que serán nombrados por el Parlament. Entre sus atribuciones estarán encargarse de la designación de los miembros de las sindicaturas electorales provinciales (tres integrantes en cada una de ellas).

MIEMBROS DE LAS MESAS ELECTORALES

Como en cualquier otra contienda electoral, los miembros de las mesas se elegirán por sorteo, en este caso entre todos los miembros del censo menores de 70 años. En caso de que no se pueda o no se quiera ejercer de presidente o vocal de mesa se tendrá que acreditar y documentar el motivo de la baja correspondiente a la Sindicatura Electoral para que lo valore. En el texto de la ley no se establece ninguna sanción, que se podría concretar en un reglamento que desarrolle la ley.

EL CENSO ELECTORAL

La administración electoral del Govern es la encargada de facilitar el censo electoral, cuya inscripción "no requiere autorización previa por parte del ciudadano". Dicho censo "está compuesto por electores residentes en Catalunya y por residentes en el exterior que cumplan con los requisitos legales", agrega. Su validación corresponde a la Sindicatura Electoral, añade, pero lo cierto es que el Govern sigue sin aclarar cómo obtendrá ese censo y quién lo compondrá.

LOS FUNCIONARIOS

La ley no entra en si los funcionarios tendrán o no algún cometido en el referéndum, pero el president Carles Puigdemont anunció hace días que se abrirá una bolsa de agentes electorales y JxSí reiteró ayer que esos fedatarios del 1-O lo harán como "voluntarios" y que estos "estarán amparados por dicha ley". Más allá de esa promesa de garantía, continúa sin saberse qué haría el Govern si el Ejecutivo central actuara contra un funcionario que colabore.

LOS PUNTOS DE VOTACIÓN

"Como siempre". Esas dos palabras han sido las empleadas por Jordi Turull (presidente del grupo parlamentario de JxSí) para garantizar que se votará en los mismos colegios que en cualquier otro proceso electoral. También ha asegurado que los ayuntamientos cederán locales de su titularidad y si no es así, los pondrá la Generalitat, lo que implicaría cambios en algunos puntos de votación que no se concretarán hasta más adelante. Los ciudadanos, asimismo, recibirán información censal.

LAS URNAS

Quedan tres meses para el referéndum y todavía sigue sin saberse de dónde saldrán las urnas. Que el concurso para comprarlas quedara desierto generó malestar en la CUP. De todas formas, el Govern sigue asegurando que habrá urnas. "Habrá colegios, urnas, papeletas, como siempre", aseveró Oriol Junqueras en el acto del TNC, aunque no se aclaró de qué forma se conseguirán y si serán de metacrilato o de cartón, como el 9-N.

Te puede interesar

RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL

La ley se ampara en resoluciones de Naciones Unidas y en dictámenes del Tribunal Internacional de La Haya para defender la legitimidad del referéndum. Pese a ello no ha habido ningún organismo internacional hasta la fecha que haya dado su respaldo al 1-O. Con el fin de acreditar que el proceso se ajusta a los estándares internacionales, el Govern y la administración electoral "fomentarán la presencia de observadores electorales internacionales".