Ir a contenido

LAS CUENTAS PÚBLICAS

La Comunitat Valenciana prepara una gran manifestación unitaria por una mejor financiación

"Somos la única comunidad pobre que paga a otras más ricas y la que menor inversión y gasto por habitante tiene", sostiene la vicepresidenta Oltra

NACHO HERRERO / VALÈNCIA

El presidente valenciano, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra.

El presidente valenciano, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra. / MIGUEL LORENZO

"Hace cuarenta años salimos juntos para reivindicar al autogobierno y ahora queremos que sea justo y viable". Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana, ha expresado este jueves el firme respaldo del Consell a la manifestación que se prepara para reclamar en octubre una mejor financiación y la asunción por parte del Estado de la deuda histórica con esta comunidad.

Sindicatos y patronal coincidieron hace unos días en la necesidad de un acto masivo y unitario para reforzar unas peticiones que creen que ya han calado en la sociedad. Y el Gobierno valenciano, que renunció a ser el impulsor para evitar que se viera como algo partidista, ha reiterado su apoyo a la iniciativa. "La manifestación también quiere decir que 'hasta aquí hemos llegado'", ha señalado el presidente socialista, que ha hecho este jueves balance de los dos primeros años del 'Govern del Botànic' junto a la vicepresidenta Mónica Oltra (Compromís). Se espera que tanto el PP como Ciudadanos, que apoyaron en su día el manifiesto inicial, mantengan su respaldo a una marcha que está prevista para los días previos al '9 d'octubre', el día de la comunidad.

Puig y Oltra han situado la falta de financiación como principal lastre de su acción de Gobierno, pues han asegurado que les impide avanzar al ritmo que querrían. "El esfuerzo de los valencianos está frenado desde el Gobierno central. No se nos trata con lealtad. Nadie niega ya el problema valenciano; hemos conseguido visibilizarlo, pero ahora hay que solucionarlo", ha subrayado Puig.

"Somos la única comunidad pobre que paga a otras más ricas y la que menor inversión y gasto por habitante tiene", ha apuntado Oltra, que ha insistido en que es el territorio con la menor tasa de empleados públicos por habitante y eso supone otro freno a su acción. No ha habido otra autocrítica más allá del ritmo de los cambios pero, según ambos dirigentes, tampoco hay "ni un gramo de autosatisfacción"

POLÍTICAS SOCIALES Y ECONOMÍA FRENTE A CORRUPCIÓN 

Ambos han destacado los buenos resultados de sus políticas sociales y de su gestión económica, dos variables que contrapusieron a la corrupción de los anteriores gobiernos del PP. "Sacamos el margen de lo que no se roba y de una mejor gestión, de lo que no se desvía y de una mayor eficiencia y sobriedad. No se gasta el dinero en 'saraos' ni en bobadas que solo benefician a unos cuantos con un perfil muy determinado", ha resumido Oltra.

La vicepresidenta ha admitido que "la honradez en esta tierra a veces parece revolucionaria" y ha asegurado que, aunque no todos estén de acuerdo con la gestión, "ningún valenciano se tiene que avergonzar de serlo" y "saben que tienen un Consell honrado". Oltra ha repasado algunas de las principales medidas sociales puestas en marcha como la gratuidad de los libros de texto, la renta ciudadana garantizada, la bajada generalizada del IRPF o la eliminación del copago. "Se han hecho tantas cosas... pequeños cambios que mejoran la vida de las personas, que hoy viven mejor que hace dos años", ha asegurado. Como ejemplo, ha señalado que la velocidad en la que se reduce el riesgo de pobreza triplica la del resto del Estado.

Puig también ha destacado que todos los indicadores económicos han mejorado. "No hacemos milagros, pero juntos estamos consiguiendo que se solucionen los profundos problemas de la economía. No podemos hacer magia pero los números dicen que el cambio supone una mejor gestión", ha resumido.

"BLINDADOS" ANTE PROCESOS INTERNOS

El presidente ha explicado que no prevé cambios en el primer escalón del Gobierno, ha asegurado que están "blindados" ante procesos internos como el que vive ahora el PSPV y, en un acto sin representantes de Podem (que les da apoyo parlamentario), ha celebrado la pluralidad. "Nos une cambiar este país, transformar una sociedad que estaba en decadencia y ahora está en un momento de renacimiento. Nos sabemos diversos y sabemos que eso es una fortaleza, no una debilidad", ha concluido.