Ir a contenido

TRATADO DE COMERCIO INTERNACIONAL

Presión a Sánchez por no apoyar ahora el CETA

El PSOE pasa del 'sí' a la abstención al acuerdo de libre comercio con Canadá

El Gobierno y la Comisión Europea critican el giro del secretario general socialista

PILAR SANTOS / BRUSELAS (enviada especial) / JUAN RUIZ SIERRA / MADRID

Mariano Rajoy, en Bruselas.

Mariano Rajoy, en Bruselas. / Geert Vanden Wijngaert (AP)

En la práctica, el PSOE no conseguirá frenar el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea (UE) y Canadá (CETA, en sus siglas en inglés), pero Pedro Sánchez quiere que su primera gran decisión en su nueva etapa al frente de los socialistas sea simbólica y por eso ha ordenado retirar el apoyo al acuerdo. El secretario general reveló este jueves que sus diputados van a abstenerse en la votación que la próxima semana se celebrará en el Congreso para dar luz verde a un tratado que, según los socialistas, supone una amenaza a los servicios públicos y una protección excesiva de los inversores.

El giro de Sánchez (sus compañeros de partido apoyaron el CETA en el Parlamento Europeo en febrero y este martes en la comisión de Exteriores del Congreso) ha enervado dentro y fuera de España. Varios dirigentes del PP criticaron la "podemización" del líder socialista y Mariano Rajoy llegó a decir que el resto de progresistas europeos "apoyan" el pacto en otros países de la Unión. Y no es cierto.

SOCIALISTAS DIVIDIDOS EN EUROPA

La socialdemocracia europea, en contra de lo expuesto por el presidente en Bruselas, ha estado partida en dos. En la Eurocámara, el CETA obtuvo en febrero 408 votos a favor, 254 en contra y 33 abstenciones. No respaldaron su tramitación los verdes en general ni los socialistas franceses ni los austriacos. Los progresistas belgas y los holandeses estuvieron divididos, y también, aunque en menor medida, los italianos y los alemanes. Y todos coincidían en considerar el acuerdo malo para los derechos de las personas, el medioambiente y la democracia. De hecho, en la campaña presidencial francesa, de todos los candidatos, solo el vencedor, el centrista Emmanuel Macron, dio un 'sí' sin reparos al CETA.

Cuando durante este jueves era duda todavía si Sánchez apostaría por votar en contra o abstenerse, Rajoy calificó su posición de "error". "Haríamos el ridículo si en España no saliera el CETA", advirtió. No tiene que temer por ello, porque en la votación de la semana que viene en el Congreso obtendrá más luces verdes que rojas. Estarán junto con el PP, CiudadanosPNV PDECat. En contra, Podemos y ERC, y el PSOE se abstendrá. El acuerdo se aplicará en toda su plenitud cuando todos los países lo ratifiquen en sus parlamentos nacionales.  

REUNIÓN CON MOSCOVICI

La presión del presidente se sumó a la del comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, que estuvo de visita en España este jueves y se reunió con el secretario general. Moscovici anunció en la SER que pensaba pedirle que reflexionara. Tras el encuentro, el líder del PSOE despejó el miedo de Rajoy y Bruselas a su 'no' y confirmó la abstención.

Según fuentes de la dirección del PSOE, Sánchez trasladó a Moscovici sus motivos. Son estos: "En 1.600 páginas del tratado, solo hay cuatro sobre nuestros derechos medioambientales. Tenemos diferencias en el modo de resolución de disputas, en el desequilibrio en la protección de los derechos laborales frente a los inversores y en la ausencia de penalizaciones en la violación del tratado". 

0 Comentarios
cargando