Ir a contenido

Sánchez escoge al alcalde de Valladolid, de perfil muy duro, como nuevo portavoz del PSOE

El líder socialista valora la "capacidad comunicativa" de Óscar Puente, conocido por sus contundentes declaraciones

Quiere que Patxi López tenga también un papel relevante en la ejecutiva del partido

Juan Ruiz Sierra

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente. 

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente.  / EFE / NACHO GALLEGO

Pedro Sánchez quiere un portavoz duro en esta nueva etapa al frente del PSOE. Pese a que los cargos no serán nombrados hasta el congreso que el partido celebrará entre el 16 y el 18 de junio, el secretario general ya tiene perfilada su ejecutiva y quiere que el encargado de trasladar los mensajes desde la sede socialista sea Óscar Puente, alcalde de Valladolid, conocido por su beligerancia verbal contra sus adversarios, tanto los de fuera como los de dentro de la organización a la que pertenece.

Ha sido el propio Puente quien ha anunciado este lunes en Valladolid el nombramiento. Según su relato, Sánchez le ha pedido que asuma el cargo, pero él aún se encuentra en un “periodo de reflexión”. En todo caso, considera que el puesto orgánico es compatible con sus labores como alcalde.

“Hay un 98% de posibilidades de que él sea el nuevo portavoz”, han confirmado después fuentes del equipo de Sánchez, quien valora la “capacidad comunicativa” de Puente. Su labor como primer edil de Valladolid, han continuado, no supone ningún obstáculo, entre otros motivos porque la ciudad está a solo una hora en tren de Madrid. Aun así, el entorno del nuevo secretario general ha insistido en que la decisión no está cerrada del todo: Puente debe hablar con su socio de gobierno (la plataforma Valladolid Toma la Palabra) y Sánchez tiene que cerrar todos los flecos. “De aquí al congreso pueden pasar cosas”, explican sus colaboradores.

LOS ATAQUES

Puente es conocido más allá de su ciudad por sus polémicas con sus compañeros de partido que apoyaron a Susana Díaz en las recientes primarias. A mediados del mes pasado, en declaraciones a la Ser, cargó así contra la candidatura de la presidenta de Andalucía: "El ciudadano no dice que el PSOE se ha podemizado. El ciudadano dice PPSOE. Igual con el rabillo del ojo tenemos que mirar hacia dónde se han ido los votos. Prefiero mirar con el rabillo del ojo a la izquierda que estar con el culo en pompa hacia la derecha, que es como estamos en este momento". Semanas antes, a raíz de unas declaraciones, después matizadas, de Emiliano García-Page en las que supeditaba su repetición como candidato en Castilla-la Mancha a la derrota de Sánchez en las primarias, Puente escribió en su cuenta de Twitter: “Órdago de Page: si gana Sánchez no será candidato en Castilla-la Mancha. Una razón más para votar a @sanchezcastejon”.

Con su más que probable nombramiento, el secretario general muestra que busca la contundencia verbal en Ferraz, la calle de Madrid donde se encuentra la sede del PSOE. El puesto de portavoz solía ser ocupado en el partido por el secretario de Organización, cargo para el que el valenciano José Luis Ábalos tiene muchas papeletas, pero el nuevo líder quiere distinguir ambos roles.

Junto a Puente y Ábalos, el secretario general intenta que Patxi López, su rival en las primarias, también ocupe un papel relevante en la dirección del PSOE. Así se lo trasladó durante un encuentro que mantuvieron la semana pasada, pero el exlendakari, que apoyó a Sánchez hasta su dimisión en octubre, todavía no ha decidido si acepta la oferta. Con Susana Díaz la relación es mucho más complicada, y en ningún caso entrará en la ejecutiva. Entre otros motivos, porque Sánchez quiere prohibir que los líderes territoriales, que tanto hicieron para forzar su caída, tengan un asiento en este organismo.     


 

0 Comentarios
cargando