Ir a contenido

CORRUPCIÓN.CAT

Cerco a Germà Gordó

El TSJC investiga al 'exconseller' por tráfico de influencias, prevaricación y malversación por el 'caso 3%'

El diputado se aferra al escaño pero sopesa darse de baja del PDECat ante la presión interna

J. G. Albalat Fidel Masreal

El ’exconseller’ Germà Gordó, en su escaño del Parlament, durante una sesión de control al ’president’ Carles Puigdemont.

El ’exconseller’ Germà Gordó, en su escaño del Parlament, durante una sesión de control al ’president’ Carles Puigdemont. / JULIO CARBO

Sin llegar a afirmarlo, Germà Gordó insinuaba la semana pasada en el Parlament que era una víctima más de la supuesta guerra sucia de las cloacas del Estado contra el independentismo. Pero las sospechas sobre su presunto rol en la trama del 3% de CDC crecen de tal manera que hasta su propio partido, el PDECat, le reclama ya abiertamente la dimisión. La decisión del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) de abrirle una investigación por al menos tres delitos estrecha un poco más el cerco judicial y político sobre el diputado de Junts pel Sí, que por ahora se aferra a su escaño pero sopesa darse de baja del partido.

El TSJC ha aceptado la petición del juez de El Vendrell que instruye el 'caso 3%' de investigar a Gordó, al que se le atribuye supuestamente haber intermediado con diversas empresas para que la Generalitat les concediera licitaciones a cambio de "donaciones" a dos fundaciones vinculadas a la extinta CDC, CatDem Fòrum Barcelona. Tras hacerse público el auto, Gordó ha defendido por enésima vez su "radical inocencia y honestidad", y ha repetido lo que declaró la pasada semana en el Parlament: que siempre ha actuado "de acuerdo con el ordenamiento jurídico".

En un primer momento, el PDECat ha manifestado en un comunicado que "confía en las palabras" del 'exconseller' y en que "se respete la presunción de inocencia". Esa misma nota anunciaba que Gordó dejaba su cargo de presidente de la comisión de Justícia del Parlament. Pero nada de renunciar al escaño. Sin embargo, los propios dirigentes del PDECat, empezando por su coordinadora general, Marta Pascal, han sido quienes a las pocas horas reclamaban la cabeza de su diputado.

¿ROMPER EL CARNET?

A través de Twitter, Pascal ha invitado a Gordó a imitar a Artur Mas --cuando cedió la presidencia de la Generalitat para evitar elecciones-- y dar "un paso al lado". Pero también se lo ha reclamado personalmente, según han confirmado a EL PERIÓDICO fuentes de la dirección del PDECat. "A veces, dar pasos al lado sirve para avanzar y demuestra generosidad", ha afirmado. Fuentes de su entorno aseguran que el 'exconseller' sopesa, como solución salomónica, dejar la militancia sin deshacerse del acta, lo que le convertiría en diputado no adscrito.

Dos testigos protegidos implicaron al extitular de Justícia en la trama de comisiones irregulares del 3%

Dos horas antes del tuit de Pascal, el partido y el diputado habían pactado el comunicado en el que el PDECat daba veracidad a la versión de Gordó. Pero la presión externa para que dimita una de las personas que mejor conoce las interioridades de la extinta Convergència se ha intensificado con el paso de las horas. El socio del Govern, ERC, y el principal aliado parlamentario, la CUP, han exigido la renuncia del 'exconseller', cuyo entorno asegura haber recibido también numerosas muestras de apoyo.

El equipo jurídico de los 'cupaires' estudiará en los próximos días cómo proceder ante la investigación del 'exconseller', un expediente que se tramitará de forma independiente al resto de la causa al tener Gordó la condición de aforado. Pero si el diputado de Junts pel Sí dejara el acta, perdería el aforamiento y este expediente volvería al juzgado de El Vendrell que instruye el caso.

AL MENOS CUATRO DELITOS

Para abrir la investigación a Gordó, el TSJC ha tenido en cuenta no solo las anotaciones en documentos hallados en las entradas y registros de algunos investigados, sino también la declaración de dos testigos protegidos que han vinculado al actual parlamentario con el presunto pago de comisiones a CDC. En consecuencia, el 'exconseller' será investigado por los presuntos delitos de tráfico de influencias, cohecho, prevaricaciónmalversación de fondos públicos, entre otros.

Marta Pascal reclama personalmente al dirigente que entregue el acta y Esquerra y la CUP exigen su cabeza

Las declaraciones de los testigos protegidos se refieren a la época 2004-2009 y, según el auto, "contienen informaciones que permiten conferir cierta verosimilitud" (de forma por ahora indiciaria) a las sospechas que existen respecto a la actuación de Gordó, quien sin embargo no ha sido citado a declarar por ahora como imputado. El juez instructor del caso será el magistrado Enric Anglada, que en pocos días se jubila.

Un testigo protegido relató ante los fiscales que el 'exconseller' Germà Gordó les advirtió de las consecuencias de no "obedecer" a los intereses de CDC. Un expeditivo aviso que implicaba directamente al expresidente de la Generalitat Artur Mas. Según este empresario y donante de fondos a la fundación convergente CatDemGordó le dijo: "Tú no obedeces. Ahora a quien no obecedes es 'president', a ver qué va a pasar".