Ir a contenido

ENTREVISTA AL VICEPRESIDENTE DEL GOVERN

Oriol Junqueras: "El castellano no perderá ningún derecho en el Estado catalán"

Xabi Barrena

Entrevista a Oriol Junqueras, vicepresidente de la Generalitat de Catalunya. / JOAN CORTADELLAS

–Acudieron usted, el 'president' Carles Puigdemont y el 'conseller' Raül Romeva a Madrid el pasado lunes. ¿Tuvieron la sensación de haber cumplido con un mero trámite?

–Nuestro compromiso es hacer el referéndum y, si fuera posible, pactado con el Estado. Desgraciadamente, el Estado no lo quiere negociar, por lo que está bien que insistamos para dejar patente su postura.

–Pero esto tiene un final. Un cierre de etapa e inicio de otra fase. ¿Qué hay en esta nueva escena? ¿Qué puede esperar el ciudadano?

–Percibirá el cumplimiento del compromiso. Que tras el verano habrá un referéndum, que habrá una convocatoria y antes el anuncio de la fecha y la pregunta, porque hay un 80% de los catalanes que quieren decidir en un referéndum.

–Tras las papeletas y las urnas, ¿es turno ahora del censo y de los colegios electorales?

"En el nuevo estado garantizaremos los derechos del catalán y el castellano. En educación, inglés y cuarta lengua"

–Nosotros trabajamos a diario en todos los elementos que deben permitir llevar a cabo la consulta y estos elementos son estos que usted cita, efectivamente. Esperamos trabajar entre todos para cumplir con las características que se precisan para un referéndum, es decir, que se parezca el máximo posible a los procesos electorales habituales.

–¿Percibe un cambio de táctica por parte del Gobierno de España, poniendo el acento en ganar la batalla de la imagen?

–Una cosa es que intente mejorar la imagen y la otra que lo logre. Cuando se escuchan declaraciones de dirigentes el PP o del Gobierno diciendo que harán todo lo posible para impedir el referéndum  y que no renuncia a ningún instrumento, se hace evidente que no puede mejorar su imagen, porque los ciudadanos de Catalunya y la opinión pública mundial, entre aquellos que hacen todo lo posible para votar y los que hacen lo imposible para que no se vote preferirán estar a nuestro lado.

–Se mueven ustedes en un hermetismo absoluto, aun con todo a veces se filtran documentos que les dejan en mal lugar. ¿Les preocupa está distorsión?

"Es bien posible que el Gobierno haya filtrado la supuesta ley de transitoriedad. No es la nuestra"

–El Gobierno trata siempre de arremeter contra nosotros. Anuncian procesos de inhabilitación, querellas, condenas futuras, ponen a un ministro de Interior a crear pruebas falsas. Todo para que el ‘procés ‘ se desarrolle en un entorno complicado. Además sabemos que carece de escrúpulos para, cuando le conviene, crear pruebas o informes o números de cuentas corrientes. Es bien posible que el Estado haya filtrado ese supuesto documento que hace referencia a la ley de transitoriedad que no se corresponde con lo que nosotros estamos haciendo que tan solo es garantizar las condiciones jurídicas del referéndum para que sea reconocido internacionalmente.

–Siguiendo con el documento de esta semana, la primera reacción del Govern no fue negar la veracidad del documento, sino apuntar que estaba “desactualizado”. Y por tanto, en tanto no haya otro documento que rectifique al que se había dado por bueno, pero antiguo, la última versión es esta.

–Lo diré de otro modo. Si alguien dijo que este documento no estaba actualizado fue una expresión que no se ajustaba a la realidad. Es un documento que no se corresponde con los documentos con los que trabaja el Govern.

–Uno de los aspectos del documento que más polvareda ha levantado es el eventual estatus que tendría el castellano en una república catalana.

–Este es el mejor de los argumentos que demuestran que este documento es imposible que sea del Govern. Porque nuestro compromiso es el del respeto y el mantenimiento de todos los derechos, también los lingüísticos. La posición de ERC y la mía es de una claridad meridiana, mantenida sostenidamente en el tiempo desde hace muchos años, y es que el castellano será una lengua que no perderá ninguno de los derechos de los que goza en la Catalunya autonómica.

–Por tanto, será cooficial.

–Por tanto, estoy seguro que la ciudadanía señalará en el proceso constituyente que debe tener la misma categoría que en la actualidad. Yo siempre me he expresado en términos de cooficialidad. La gran diferencia es que se pasará de un estado que juega contra el catalán a uno que juega a favor. Y la república será garante de que se pueda acceder  la administración en castellano. Igual que será garante de los derechos de los occitanoparlantes, en tanto que también será oficial. En educación deseamos que el catalán y el castellano sean acompañados por el inglés y por una cuarta lengua, quinta contando el occitano.

–¿Han encontrado ya a alguien que capitanee la campaña del 'no'? De momento es una plaza vacante.

–A nosotros no nos corresponde encontrar a los que impulsen esa campaña. Aunque celebraríamos que hubiera alguien. Porque nos sentimos muy cercanos a los que quieren votar ‘no’. Los siento de los míos, porque con ellos compartimos el anhelo de votar, el anhelo democrático, y solo nos diferencia la papeleta que introduciríamos.

"El PP usa el ‘procés’ para tapar su corrupción. Si alguien pretende lo mismo en Catalunya, nos tendrá en contra"

–¿A cuánto está la Generalitat de poder recaudar todos los impuestos en Catalunya?

–¿Pero el horizonte temporal de asunción de las nuevas responsabilidades es coherente con el del referéndum?

–Es un horizonte temporal coherente con el convencimiento de que las responsabilidades económicas son compartidas con todos, que hay unas reputaciones cruzadas, no solo con España, sino también con el conjunto de la comunidad internacional y con los operadores públicos y privados. Porque los tenedores de deuda del Reino de España son privados. Estamos en ese horizonte que corresponde a la voluntad de ejercer con plenitud las responsabilidades que nos corresponden. Y si alguien quisiera impedir  que ejerciéramos esa plena responsabilidad en el fondo se estaría daño a él mismo.

–¿Usted planifica por encargo del’president’ el referéndum. Ha contado con la lealtad y solidaridad de los ‘consellers’ del PDECat?

–Estoy convencido de que sí. Es un compromiso compartido.

–¿Se muerde la lengua en los asuntos de corrupción de CDC?

–Nuestra posición es clarísima, estamos en contra de cualquier tipo de corrupción. Hemos empleado expresiones muy contundentes, hemos dicho que nos da asco. Y no solo lo que decimos, lo que hacemos. Somos el partido más antiguo de Catalunya y con una limpieza absoluta desde hace 86 años.

–¿En nombre del referéndum les han impuesto alguna vez el silencio sobre estas cuestiones?

–El mejor servicio que podemos hacer al referéndum, al país y a su gente es eliminar cualquier viso de corrupción e imposibilitarla en el futuro. No podemos hacer un nuevo estado inmoral e ineficiente. La corrupción y nosotros estamos en guerra abierta. Y la vamos ganando.

–Hay quien ha construido el binomio independentismo-corrupción. Interponer una querella contra excargos de CDC por el ‘caso 3%’, como ha hecho la CUP, es la mejor manera de romper esa identificación?

–Cada una de las decisiones que tomamos demuestran que vamos contra la corrupción. Cualquier medida que tomen otros para atajar la corrupción cuentan con nuestra simpatía. La independencia ha sido usada como cortina de humo para tapar la corrupción por parte del PP, que tiene decenas de casos y centenares de cargos imputados y condenados.

"Ejerceremos todas las responsabilidades económicas y si alguien lo impide se hará daño a él mismo"

–Nosotros trabajamos para asumir todas las responsabilidades que nos correspondan ahora y en el futuro, de acuerdo a lo que decida la ciudadanía.

–Y en Catalunya no ha habido nadie que haya levantado una cortina de humo homóloga?

–Si alguien tiene esa tentación sabe que nos hallára absolutamente en contra. Sin duda.

–¿De aquí a octubre veremos y viviremos cosas que nunca habríamos creído antes?

–Yo estoy en política para hacer la república. Y haré lo posible para que la situación en octubre sea diametralmente opuesta a la actual.

–¿Hay riesgo de que en seis meses toda una generación de políticos independentistas se vaya para casa?

–Seguro que España hará lo posible para inhabilitarnos. Y como ya lo damos por descontado lo que nos toca es hacer lo posible para conseguir lo contrario. Y lo conseguiremos. Mi papel y mi futuro en este ‘procés’ es irrelevante comparado con el propio ‘procés’. 

0 Comentarios
cargando