14 jul 2020

Ir a contenido

EL SAQUEO DE UNA INSTITUCIÓN

El Ayuntamiento de BCN quema el último cartucho para que se acuse a CDC en el 'caso Palau'

El consistorio propondrá de nuevo que el consorcio de la entidad modifique la acusación y se incluya al partido nacionalista

Los representantes del Ministerio de Cultura y del Orfeó Català son decisivos, aunque los jueces deberán después aceptar el cambio

J. G. Albalat

Millet junto a Montull, en el centro, y la hija de este, en el juicio del caso Palau.

Millet junto a Montull, en el centro, y la hija de este, en el juicio del caso Palau. / ACN / VIOLETA GOMÀ

Las espadas vuelven a estar en alto. El Ayuntamiento de Barcelona quemará este martes su último cartucho para que el Consorci del Palau de la Música, un órgano en el que participan las administraciones y la asociación Orfeó Català (una de las entidades que gestionan el auditorio), cambie de criterio y acuse finalmente a CDC por el presunto cobro de comisiones desembolsadas por Ferrovial y supuestamente camufladas en patrocinios.

La propuesta que el equipo municipal llevará a la reunión del consorcio es que dicho organismo se adhiera a la petición de la fiscalía que reclama para la formación política el decomiso (dinero que iría a parar al Estado) de 6,6 millones de euros, a la vez que reclama ocho años de prisión al que fuera gerente de ConvergènciaDaniel Osácar.

12 MIEMBROS

El teniente de alcalde Jaume Asens y el gerente de recursos del ayuntamiento, Joan Llinares, serán los que defiendan la propuesta de acusar a CDC. El consistorio ya lo intentó en la última reunión del consorcio, pero no lo consiguió al no lograr los votos suficientes. El órgano de dirección del consorcio está compuesto por tres representantes de la Generalitat, dos del Ayuntamiento de Barcelona, dos del Ministerio de Cultura y cinco del Orfeó Català. En total: 12 miembros. En caso de empate, el voto de calidad lo tiene el presidente de la entidad, que en estos momentos es Carles Puigdemont.

En la anterior reunión del consorcio, la propuesta del ayuntamiento salió derrotada. El voto de los dos representantes del Govern de Junts pel Sí fueron clave para evitar que se acusara al partido nacionalista. Los representantes del Ministerio de Cultura no acudieron a la cita --esta vez sí que lo harán-- y la mayoría de los del Orfeó Català, con su presidenta Mariona Carulla a la cabeza, votaron en contra.

TENSIÓN ENTRE LOS SOCIOS DEL GOVERN

La tensión ha llegado a los socios del Govern. El PDECat y ERC discrepan. La coordinadora del primer partido, Marta Pascal, ha descartado que la Generalitat tenga que acusar a CDC, mientras que la secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha reclamado al Ejecutivo catalán que reconsidere su postura. Este tira y afloja se podría revivir este martes en el Consell Executiu, que se celebrará horas antes que la reunión del consorcio.

Sin embargo, la pretensión del ayuntamiento tiene que salvar otro escollo. El fiscal y las acusaciones, entre ellas las del consorcio, comunicaron el 17 de mayo al tribunal las penas definitivas que piden. Ni el Palau de la Música ni el consorcio, cuyo abogado es de la Generalitat, solicitaron que se condenara a CDC. Y en estos momentos del juicio una modificación es discutible. No hay precedentes. Un dato relevante, según fuentes jurídicas, es que los abogados del Palau de la Música se reunieron antes del juicio con los testigos de la entidad para recordarles que ellos no acusaban a CDC.