27 oct 2020

Ir a contenido

LA LACRA DE LA CORRUPCIÓN

El supuesto chantaje por la caja b eleva la presión contra Rajoy

En los próximos días el líder del PP sabrá cuándo declarará por Gürtel, verá cómo se vota la reprobación a Catalá y conocerá parte del sumario del 'caso Lezo'

Pilar Santos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. / ARCHIVO

Mariano Rajoy puso rumbo este viernes a China. 9.000 kilómetros de distancia entre Pekín y Madrid con los que no conseguirá olvidar todo lo que le espera a su vuelta. El presidente chino, Xi Jinping, le ha invitado a participar en un foro económico sobre la denominada Nueva Ruta de la Seda, un proyecto de infraestructuras y comunicaciones que el régimen quiere impulsar para mejorar la conexión del país con sus socios. Junto al jefe del Ejecutivo español estarán los dirigentes de Italia, Rusia, Turquía, Argentina, Chile, Pakistán... Rajoy intentará sacar pecho de la leve recuperación de la economía española, una mejoría que contrasta con su situación al frente del Gobierno y del PP.

Este viernes se supo que, supuestamente, Rajoy fue chantajeado por el empresario y periodista Julio Ariza con una grabación que probaría la caja b del PP, según publicó 'El Español'. El episodio está recogido en el sumario del 'caso Lezo', por el que está encarcelado el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. Fue precisamente el exlíder del PP madrileño el que, en una conversación con Eduardo Zaplana grabada por la Guardia Civil, revela la historia. Ariza, presidente del Grupo Intereconomía, confirmó la existencia de esa grabación (de audio, no de vídeo), pero negó horas después de conocerse la noticia de que extorsionara al presidente del Gobierno. El periodista, que amenazó con querellarse contra González, afirmó que en el audio un empresario cuenta cómo estuvo en una reunión en la sede de Álvaro Lapuerta, tesorero del PP, y "le pidieron dinero", pero que no lo pudo contrastar y por eso no lo publicó.

DESMENTIDO DEL GOBIERNO

"El presidente rechaza rotundamente que haya sido sometido a ningún tipo de chantaje", exclamó el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. Así se lo dijo el jefe del Ejecutivo poco antes de que el también titular de Educación tuviera que comparecer ante los periodistas. El presidente salió pronto de la reunión del Gabinete para viajar a Barcelona pero telefoneó a Méndez de Vigo para hablar del asunto. 

Según el ministro portavoz, cualquiera que conozca a Rajoy sabe que "no se le puede chantajear" ni someterle "a ninguna presión". A este respecto, recordó que el líder del PP se resistió a pedir el rescate de la economía española en 2012 pese a que algunos poderosos dirigentes europeos se lo reclamaban. "Cualquiera que le conozca sabe que al presidente no se le puede chantajear ni influir de esa manera", remachó. Méndez de Vigo también estaba al corriente del desmentido que Ariza había hecho una hora antes en varios medios de comunicación y lo destacó ante la prensa.

DETALLES DE LA SUPUESTA FINANCIACIÓN IRREGULAR

Este último capítulo del 'caso Lezo' redunda en las sospechas de financiación irregular del PP pocos días antes de que se levante parcialmente el secreto sobre la investigación de esta operación y también se conozcan los detalles de las cuentas del PP madrileño del 'caso Púnica'.

Además, Rajoy verá en la próxima semana cómo el Congreso vota la reprobación del ministro de Justicia, Rafael Catalá, por sus supuestas injerencias en la Operación Lezo. Sería el tercer ministro en ser censurado (después de la socialista Magdalena Álvarez y el popular Jorge Fernández Díaz). También se someterán a esa posible censura el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, y el fiscal anticorrupción, Manuel Moix, por su implicación en este escándalo.

Pero los quebraderos de cabeza y la presión a Rajoy no se quedan ahí. Él mismo será llamado a declarar a la comisión de investigación del Congreso para fiscalizar la financiación irregular del PP (puede que más tarde de lo que se preveía tras el pacto con el PSOE sobre la presidencia) y también conocerá próximamente cuándo deberá declarar, por videoconferencia, en el 'caso Gürtel'.  

El presidente del Gobierno tiene hasta el martes para aprovechar el paréntesis en China. A su vuelta le espera, como mínimo, todo esto.