17 feb 2020

Ir a contenido

Rajoy defiende a Moix a capa y espada por su "independencia"

El PSOE advierte al PP de que está "acorralado" por la corrupción y pide la dimisión de Catalá

Iglesias reivindica la moción de censura aunque el presidente "tenga atados" los votos para que no prospere

Iolanda Mármol

Mariano Rajoy en la sesión de control al Gobierno.

Mariano Rajoy en la sesión de control al Gobierno. / JOSÉ LUIS ROCA

Mariano Rajoy ha defendido a capa y espada la actuación del fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, este miércoles en la sesión de control al Gobierno del Congreso. Preguntado por PSOE y Unidos Podemos respecto a los casos de corrupción, el presidente ha aplaudido la “independencia absoluta de la fiscalía” y ha eximido a Moix de las críticas que cuestionan su neutralidad. “Es un profesional de una amplia y exitosa trayectoria que actúa con independencia y personalidad”, ha defendido, lo que le ha valido una sonora ovación de los diputados populares en el hemiciclo. 

Rajoy ha aprovechado su respuesta parlamentaria para cargar contra los portavoces de PSOE y Podemos que le han preguntado por los casos de corrupción del PP y la actuación del ministerio público. Al socialista Antonio Hernando le ha acusado de poner sobre la mesa estos casos por intereses partidistas en un contexto de primarias en el PSOE; a Pablo Iglesias le ha afeado que propusiese a Pedro Sánchez un pacto gubernamental en el que reclamaba que los jueces y fiscales estuvieran comprometidos con el “Gobierno del cambio”.

“En unos días va a venir declarar en comisión y no se va a poder escaquear con el ‘y tú más’. Usted está acorralado por la corrupción de su partido, señor Rajoy”, ha reprochado el portavoz socialista. 

Iglesias ha ratificado que su grupo presentará una moción de censura contra el presidente, “no por diferencias ideológicas”, sino para evitar la escalada de corrupción. El jefe podemista ha señalado su intención de registrar la inciativa aunque Rajoy “tenga atados” los votos de Ciudadanos, PNV y el PSOE “que ni está ni se le espera”, ha terminado.

El PSOE ha pedido la dimisión del ministro de Justicia, Rafael Catalá y ha anunciado que si no lo hace reclamará su reprobación en el Congreso. El ministro ha defensido su actuación y la de Moix, y ha acusado a la oposición de dar pábulo a "insidias". Ha recordado que tiene "la confianza del presidente" y que, por lo tanto, seguirá al frente del departamento de Justicia. 

Después los socialistas han continuado con su ofensiva y en una interpelación al ministro -que anticipa el posible tono de la comparecencia que este hará esta tarde en comisión- le han acusado de ser el "brazo armado" de la presunta "estrategia diseñada por Rajoy" para protegerse de la lucha contra la corrupción. Él se ha revuelto contra las "mentiras y las teorías conspirativas" y ha acusado al principal partido de la oposición de "intoxicar y destruir" a sabiendas de que esta decisión puede perjudicar al prestigio de la fiscalía. Asimismo ha dejado caer que él no era mantenía una amistad con Ignacio González pero sí Susana Díaz o el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández.    

ZOIDO SE DEFIENDE

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha cuestionado las implicaciones del informe de la fiscalía Anticorrupción conocido este martes en el que evidencia sus sospechas de que su departamento dio el 'chivatazo' a Ignacio González, expresidente de Madrid detenido.

"El escrito de ayer no cambia nada, ni el secretario de Estado [de Seguridad, José Antonio Nieto] ni yo  tenemos absolutamente nada" ha defendido Zoido. El ministro también ha asegurado que este no le informó previamente de la reunión que mantuvo con González. "No me dijo que se iba a reunir", ha respondido en la sesión de control, a preguntas del PSOE.