19 sep 2020

Ir a contenido

EL ÓRDAGO SOBERANISTA

Puigdemont no se plantea la declaración unilateral de independencia

El entorno del 'president' sostiene que la DUI no está en los planes del Govern

El objetivo del Ejecutivo catalán sigue pasando por el "referéndum o referéndum"

Fidel Masreal

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en la inauguracion de la nueva estación de autobuses de Girona, el pasado viernes.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en la inauguracion de la nueva estación de autobuses de Girona, el pasado viernes. / EFE / ROBIN TOWNSEND

No existe una "carpeta DUI" sobre la mesa del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Así lo confirman fuentes cercanas al jefe del Govern al respecto de un debate reabierto hace unos días cuando el vicepresidente, Oriol Junqueras, recordaba que el programa electoral de Junts pel Sí prevé la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) en un caso extremo de bloqueo del proceso soberanista por parte del Estado.

Las fuentes consultadas sostienen que el 'president' y el Govern trabajan, como en los últimos meses, con una única carpeta, la del "referéndum o referéndum". Y bromean: "No se ha hablado de 'referenDUIm' sino de referéndum". Pese a que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha aprobado una hoja de ruta que prevé la DUI bajo determinadas circunstancias, en el Palau de la Generalitat no se trabaja por el momento en este escenario.

Tampoco el líder de la ANC, Jordi Sànchez, quiere dar trascendencia al documento avalado casi unánimamente por su organización y sostiene que la DUI es una posibilidad muy remota. En este sentido, Sànchez apunta que, aunque se proclamara la independencia, sería necesario ratificarla igualmente en un referéndum.

EL OBJETIVO ESTRATÉGICO

Diluir la idea de la DUI responde al interés máximo del Govern y de Junts pel Sí de tratar de convencer a los indecisos o descreídos de que el referéndum sí se llevará a cabo pese a las advertencias del Gobierno del PP, que insiste reiteradamente en que la consulta soberanista no tendrá lugar. La última negativa del presidente del Ejecutivo central, Mariano Rajoy, llegó el pasado 29 de abril, al mismo tiempo que Puigdemont volvía a tenderle la mano para negociar la consulta. 

Tampoco el partido de Puigdemont, el PDECat, se plantea llevar adelante una medida tan contundente como una DUI. Al contrario, en la dirección del partido posconvergente se insiste en que la hoja de ruta pasa por el referéndum. Y, en todo caso, algunas fuentes del PDECat sugieren en privado la alternativa: si la consulta no llega a celebrarse, no sería otra que la convocatoria de unas elecciones plebiscitarias. Y en esta ocasión, se apostaría por lograr no solo una mayoría absoluta de diputados, sino también de votos para emprender el camino de la independencia.

Hasta ERC sostiene que la referencia de Junqueras, en un reciente debate público, a la DUI solo respondía a la pregunta del economista Xavier Sala i Martín respecto a la existencia de esta opción en el programa electoral. Junqueras lo confirmó sin tener especial interés en destacarlo o darle especial relevancia a esta cuestión.

UNA VIEJA POLÉMICA

Cabe recordar que el programa electoral con el que JxSí concurrió a las elecciones del 27-S del 2015 sí preveía una declaración de independencia en la hoja de ruta soberanista. Fue el propio Puigdemont quien, en una de las primeras entrevistas concedidas tras ser elegido 'president', negó que el programa hablara de una DUI. Esquerra tuvo que corregirle, pero finalmente la polémica se saldó afirmando que se trata en todo caso de una "declaración de intenciones".

Fue incluso la CUP la que la misma noche electoral asumió que el resultado obtenido por el independentismo era una derrota del plebiscito. El entonces cabeza de lista, Antonio Baños, afirmó ya entonces que no estaba legitimada una declaración unilateral de independencia: "La declaración unilateral iba ligada al plebicitio. No se ha ganado, no hay proclamación", afirmó.

Dicho todo lo cual, la incertidumbre que preside los próximos meses hace que los actores implicados afirmen que "cada cosa a su tiempo" respecto a los giros que pueden producirse en función de la actuación del Gobierno de Mariano Rajoy. En todo caso, la intención actual comentada en Palau es la de forzar al máximo la maquinaria del referéndum.