21 sep 2020

Ir a contenido

Podemos debate si registra la moción antes o después de que el PSOE tenga nuevo líder

La idea inicial es formalizarla del 16 al 18 de mayo, pero algunos dirigentes morados y alianzas piden esperar a los socialistas

La dirección del partido decidirá fecha de presentación y candidato a presidencia del Gobierno en la ejecutiva del próximo lunes

Iolanda Mármol

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón discuten en el hemiciclo del Congreso, el pasado 4 de abril.

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón discuten en el hemiciclo del Congreso, el pasado 4 de abril. / JOSÉ LUIS ROCA

La dirección de Podemos está dividida sobre si ha de esperar o no a que el PSOE tenga nuevo líder para registrar en el Congreso su anunciada moción de censura contra Mariano Rajoy. Hay miembros de la ejecutiva que ven imposible que obtenga apoyos suficientes y creen que han de formalizarla antes, mientras que otros dirigentes opinan que hay que esperar para no cerrar la última rendija abierta a un remoto pacto si Pedro Sánchez logra ganar las primarias socialistas, el 21 de mayo. La decisión se tomará en la ejecutiva morada el próximo lunes. 

Pablo Iglesias ha eludido hasta ahora confirmar la fecha y solo admite que será “en mayo”. La idea inicial, que Podemos traslada a sus interlocutores en las reuniones que está manteniendo para pedir apoyos a otros partidos y a la sociedad civil, es presentar la iniciativa entre el 16 y el 18 de mayo, justo antes de que se conozca quién es el nuevo jefe socialista. Sin embargo, este diario ha podido confirmar que su grupo de dirección tiene opiniones enfrentadas.

PACTAR Y EVITAR IMAGEN DE TRAMPA

Miembros de la dirección de los sectores pablista, errejonista y anticapitalista prefieren esperar a que el PSOE decida quién es su líder. Algunos defienden esta opción por la débil esperanza de que pueda salir adelante si hay un triunfo de Sánchez, máxime tras los datos de recogida de avales conocidos este jueves, que apuntan que el exsecretario general tiene una fuerza mayor de la augurada. En esta reflexión posibilista está que el propio PSOE registre una moción alternativa y llegar a un acuerdo. El artículo 113 de la Constitución establece que desde que se registra hasta el debate parlamentario habrá cinco días, en los primeros dos de los cuales cabe esa posibilidad de moción alternativa.

Otros podemistas están menos esperanzados en pactar, pero aún así, creen que hay que evitar la imagen de moción-trampa contra el PSOE que ha calado en la opinión pública. 

Diversos interlocutores (grupos políticos y de la sociedad civil) a los que Podemos ha pedido apoyo para la moción de censura confirman a El Periódico haber pedido que la moción se formalice después de las primarias socialistas, para buscar un acuerdo. Fuentes próximas a Iglesias lo niegan.

El secretario de Análisis Estratégico, Íñigo Errejón, dio por sentado este jueves que se esperará al PSOE. Explicó que la fecha de la manifestación convocada por Podemos en la Puerta del Sol (Madrid) en la que quiere exhibir el apoyo ciudadano a su iniciativa, el 20 de mayo, el partido estará "a las puertas de presentar la moción de censura”.

Otros miembros de la dirección, del sector pablista, confirman a este diario que ahora todo el trabajo está centrado en organizar esa movilización y que el registro formal de la moción tiene que ser la semana siguiente, cuando el PSOE ya tendrá nuevo líder. 

Esas opiniones enfrentadas llegarán a la ejecutiva morada el próximo lunes, donde también recogerán lo que hayan resuelto sus aliados, En Comú Podem, que este sábado por la tarde fijarán su posición. 

QUIÉN SE POSTULA A PRESIDENTE

En ambos encuentros se analizará también cuál es el mejor candidato alternativo a la presidencia del Gobierno, cuyo nombre ha de incluir obligatoriamente la moción cuando se registre en el Congreso. 

Aunque Iglesias insiste en que ahora no es el momento “de hablar de caras” algunos de los interlocutores con quienes ha conversado llegan a la conclusión de que será él mismo el candidato propuesto. El secretario general de Podemos ha recordado en varias ocasiones estos días que Felipe González salió fortalecido como líder de la moción de censura que registró hace 37 años, a pesar de haberla perdido en el debate parlamentario. 

Miembros de la dirección de Podemos y fuerzas aliadas opinan que el candidato ha de ser inexcusablemente Iglesias. 

Otros dirigentes morados opinan que la figura que más consenso despertaría es la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, como perfil independiente y transversal. Fuentes próximas a la edil confirman a El Periódico que no le han trasladado petición alguna. 

El segundo nombre sobre el que se especula si Iglesias no es candidato es Julio Rodríguez, el exJemad nombrado por Carme Chacón, como guiño al PSOE. Rodríguez estuvo presente en el mitin del 2 de Mayo en Madrid, junto a Iglesias y Errejón, y en los últimos días la dirección del partido ha vuelto a negociar su presencia en tertulias televisivas para proyectar su visibilidad. 

Su nombre, sin embargo, despierta recelos. Bildu, favorable a apoyar la moción, se cierra en banda a que un militar sea candidato y tampoco seduce a IU.