El PNV da oxígeno a Rajoy con las cuentas pese a la corrupción

Los nacionalistas niegan tener un pacto con el PP pero evitan vetar los Presupuestos

El presidente medió ante el grupo vasco para desbloquear "asuntos importantes"

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban. 

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban.  / EFE / Javier Lizon

2
Se lee en minutos

Aunque podría pensarse que el lodazal de la corrupción le dificultaría las negociaciones, el Gobierno ha recibido este viernes un balón de oxígeno cara a salvar los Presupuestos del 2017. Tras la mediación del propio presidente Mariano Rajoy, el PNV ha descartado la enmienda a la totalidad de las cuentas, puntualizando que eso no significa todavía que vaya a apoyar el proyecto el próximo jueves, cuando en el Congreso votará su admisión a trámite.

El portavoz del grupo nacionalista vasco, Aitor Esteban, ha aclarado que el acuerdo no está cerrado y no ha descartado votar a favor de las enmiendas a la totalidad de otros grupos, lo que supondría que las cuentas no saliesen adelante. No obstante, el desbloqueo de este viernes permite pensar que finalmente el PNV votará junto con el PP, Ciudadanos, la diputada de Coalición Canaria Ana Oramas, y los socios electorales del PP, lo que suman 175 diputados, el mismo número que, en teoría, sumará la oposición.

El PSOE, Podemos, ERC y el PDECat sí han presentado enmiendas a la totalidad, y en caso de empate a 175, estas no prosperarían y los Presupuestos seguirían su camino en la Cámara baja.

PACTO MÁS QUE PROBABLE

"Las últimas 48 horas han sido de locura y van a seguir siéndolo", ha reconocido Esteban en rueda de prensa. El peneuvista ha dado un dato clave que anticipa que el pacto es más que probable: ha explicado que la "implicación directa y el impulso" del presidente del Gobierno, que habló dos veces con el líder del PNV, Andoni Ortuzar, ha permitido "desbloquear" en el último momento "asuntos importantes y ha sentado la base del acuerdo".

Si las cuentas superan una votación tan ajustada, que requiere que no haya ausencias ni fallos, el Gobierno aún no podrá respirar tranquilo. Para la votación definitiva del Presupuesto requiere de un voto más que el bloque contrario. Para ello, el Ejecutivo cuenta con no perder respaldos por el camino y granjearse el apoyo del parlamentario de Nueva Canarias, Francisco Quevedo, socio electoral del PSOE pero que ha manifestado su intención de participar en la negociación.

El PNV había anunciado que tenía preparada una enmienda a la totalidad, en previsión de que no hubiera avances y Hacienda no cediera a sus exigencias. El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, afirmó el jueves que las posturas entre el Gobierno central y vasco en la negociación sobre el cupo "no estaban lo suficientemente cerca", pero ya avanzó que este tipo de acuerdos "se deciden en el último momento".

COMPROMISO CON EL CUPO

Noticias relacionadas

Sobre la negociación del cupo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha reafirmado el compromiso del Ejecutivo central con la renovación de la ley quinquenal que establece la aportación de Euskadi a la Hacienda estatal porque “es la obligación” de ambos gobiernos y de los respectivos parlamentos. Así, el quinquenio está vencido y “es una anormalidad que no se haya renovado”, ha subrayado Montoro.

Pensando ya en la votación definitiva de las cuentas, el portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo, ha reclamado al PSOE, pero sobre todo a Ciudadanos, "partidos de gobierno", que se dejen de "sobreactuaciones" y no mezclen la negociación de los Presupuestos con los escándalos de corrupción que están afectando al PP. Y ha lanzado un dardo fácil a Podemos al recordarle que ha pasado de prometer "asaltar los cielos" a hacer un "mero brindis al sol" con su moción de censura.