Ir a contenido

CORRUPCIÓN.CAT

Jordi Pujol Ferrusola, ante el juez: "Tengo problemas para vivir"

Asegura que el embargo de sus cuentas le obliga a depender del dinero que le devuelve su socio galo

El primogénito del 'expresident' compara uno de sus negocios fallidos con 'La escopeta nacional'

Á. VÁZQUEZ / I. URQUIA / P. MARTÍN / F. MASREAL

Jordi Pujol Ferrusola entra en la Audiencia Nacional en abril del 2017.

Jordi Pujol Ferrusola entra en la Audiencia Nacional en abril del 2017. / JOSE LUIS ROCA

Jordi Pujol Ferrusola dedicó el pasado martes gran parte del interrogatorio que prestó ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata a detallar sus inversiones fallidas y a explicar que desde que en octubre del 2015 se le embargaron sus cuentas tiene "problemas para vivir". Una situación que ha solucionado con el acuerdo privado que firmó ante notario con su socio en Francia, Francis Gendre, para ampliarle un préstamo de 500.000 euros que le había hecho y que le va devolviendo a razón de 10.000 euros al mes, "en partidas de 2.000, 2.200 euros en efectivo".

Se trata de uno de los préstamos que los investigadores consideran ficticios con los que el primogénito habría ayudado a desviar casi 30 millones de euros de España desde que en 2012 empezó el 'caso Pujol'. Ante el juez sostuvo que "gracias" a que le está pagando "estos rendimientos" está "viviendo de este dinero".

Sostuvo que Gendre le pidió 1,5 millones y que como ya estaba siendo investigado por la Audiencia Nacional intentó evitarlo, con un interés muy alto y dándole menos. Ante el embargo de sus cuentas le propuso ampliar "un alargamiento del préstamo", del que es garantía la casa de Gendre, porque lo que necesita "es dinero para vivir". Aseguró que el francés solo le ha pagado 14.000 de los 40.000 que le debe, pero sigue pensando que le pagará y no como otras personas que ahora ni siquiera le cogen el teléfono.

También confía en que el empresario mexicano Carlos Riva Palacio, con el que hizo varios negocios fallidos con Avanti y Ancor, le devuelva el dinero que le prestó para invertir en casinos. Fue por uno de esos proyectos, por el que, para ser más elocuente de lo que le pasó, se remitió a la película 'La escopeta nacional', de Luis García Berlanga, en la que un fabricante catalán de interfonos viaja a Madrid para vender su producto y termina pagando él la "cacería y la fiesta...". La inversión tecnológica de la que se trataba con una 'startup' se desmontó con "dos preguntas" del directivo de una televisión mexicana a la que se la ofrecieron y culminó con el divorcio de su mujer, Mercé Gironès. A su vuelta a Barcelona, él ya no volvió al domicilio conyugal y ella se fue de viaje con los niños.

La teniente fiscal anticorrupción, Belén Suárez, fue muy incisiva con el "dinamizador económico" sobre su éxito empresarial, que prácticaments solo solo se produjo con los eucaliptos de crecimiento rápido para biocombustible y el proyecto urbanístico Azul de Cortés en México, que no llegó a consumarse. Según el último informe fiscal aportado al juzgado, con este proyecto turístico, su amigo personal, el expresidente de Isolux Corsán Luis Delso, "le compró su participación, permitiéndole obtener una plusvalía de 13.919.748 euros". Anticorrupción considera la operación "un ardid".

DE ANDORRA PARA EVITAR A SU EXMUJER

Pujol Ferrusola explicó que 290.000 dólares que pagó a Riva Palacio salieron de Andorra para ocultárselos a su mujer, que siempre había sido contraria a la inversión con el mexicano. La fiscala le repreguntó que cómo se lo iba a ocultar si Gironés también sabía de sus cuentas en Andorra, a lo que Pujol respondió que ella sólo sabía de la existencia de la número 84248, no del resto.

En cuanto al dinero en Andorra de toda la familia, de cuya gestión volvió a admitir que se ocupaba él, insistió en que se depositó allí porque tenían "un banco de confianza" y consideraban que "aquello tenía que seguir siendo opaco". Recordó el golpe de Estado para justificar "la profecía" del abuelo Florenci sobre la inestabilidad política que podía acarrear la actividad del padre y terminó por reconocer que no tiene ninguna prueba de esa herencia. A la pregunta de si "sabían que tenían que pagar impuestos" por esos fondos, Pujol Ferrusola no dudó: "Claro, por eso mis hermanos, en un momento determinado, unos deciden hacer una [declaración] complementaria en el 2012 y otros deciden que no".

El primogénito del clan Pujol refrendó la versión que ofreció su hermano Oriol ante el juez y explicó que le dio "un millón, su parte, porque quería hacer carrera política", que se frenó por el 'caso de las ITV', y que su madre, Marta Ferrusola, sacó de Andorra su dinero y lo ingresó en la misma sociedad panamena, Kopeland Foundation, para "protegerla", porque "ya no estaba para esos trotes".