25 sep 2020

Ir a contenido

Podemos intenta acorralar al PSOE con una moción fallida contra Rajoy

Díaz y López creen que la iniciativa ataca al socialismo y puede beneficiar a Sánchez

Iglesias carece de apoyos y no anuncia candidato alternativo, pero seguirán adelante

IOLANDA MÁRMOL / MADRID

España está viviendo un estado de excepción democrático / JUAN MANUEL PRATS / VÍDEO: ATLAS

La moción de censura contra Mariano Rajoy nace muerta por la ausencia de apoyos parlamentarios, pero supone un torpedo en la línea de flotación de un PSOE descabezado y con las primarias a tres semanas en el horizonte. Si causa daños o no es algo a evaluar, pero los socialistas se revolvieron incómodos contra la maniobra de Podemos este jueves, convencidos de que la iniciativa busca atacarles en un momento de vulnerabilidad. El equipo de Susana Díaz va más allá y cree que, además, los morados intentan favorecer a Pedro Sánchez. El exsecretario general había pedido la dimisión del presidente del Gobierno justo antes de que los morados diesen a conocer su propuesta, este jueves. 

Pablo Iglesias

SECRETARIO GENERAL PODEMOS

"Estamos en un estado de excepción por el saqueo público y el comportamiento parásito del PP en las instituciones"

Cuando Pablo Iglesias compareció en el Congreso para anunciar su voluntad de llegar a pactos con el resto de partidos era consciente de las escasas posibilidades de éxito, pero también, del rédito político que puede obtener con este nuevo golpe de efecto ya que coloca a los socialistas, con los que se disputa el electorado, en la difícil tesitura de no participar en la destitución de Rajoy. 

Presentó una propuesta apenas esbozada. No detalló si se trata de una moción destinada a convocar nuevas elecciones o si plantearían un candidato alternativo para presidir el Gobierno, ni quién podría ser, teniendo en cuenta que los socialistas están pendientes de sus primarias el 21 de mayo. “Esto no va de nombres ni de caras”, zanjó el número uno de Podemos.

El PSOE salió enseguida a decir lo previsible: que no apoyará una moción de censura contra Rajoy porque no confía en Iglesias, a quien adjudica “mala fe y falta de rigor”, sino en otras fórmulas parlamentarias para acorralar al PP.  

PERDER PARA GANAR

El jefe podemista sabe bien que un partido sin secretario general difícilmente iba sumarse a una iniciativa esa trascendencia para tumbar al Gobierno, de modo que, en el cálculo entra perder la moción de censura cuando llegue al pleno -en las próximas semanas- a cambio de erigirse en el azote contra la trama. Iglesias no derroca a Rajoy, pero puede visibilizarse como líder de la oposición. 

Antonio Hernando 

PORTAVOZ DEL PSOE

"El señor Iglesias nos engañó hace un año. Ahora no nos va a engañar. La respuesta es no"

La maniobra enervó al PSOE, que la ve como un movimiento para dañar al proyecto socialista. El equipo de Díaz apunta, además, que existe entre los morados una “evidente voluntad de interferir” en las primarias y de favorecer a Sánchez. En su opinión, si Iglesias tuviese voluntad de sacar adelante la moción, primero hubiese negociado. Lo comparan con la escenificación del gobierno de coalición, hace un año. “Lo que quiere es desviar la atención y al final le hace un favor a la derecha, como se la hizo entonces, dejando a Rajoy porque lo que pretendía era hacer daño al PSOE”, criticó Díaz. 

López negó toda credibilidad a Podemos. “Cuando tuvo la oportunidad real de un cambio en España, Iglesias votó 'no' a un presidente socialista”, lamentó el exlehendakari. Sánchez se amparó en la falta de detalles del proyecto. “No puedo opinar sobre las cosas que no conozco”, zanjó.

MALESTAR EN EL CONGRESO

Entre el resto de partidos, malestar por la puesta en escena de los podemistas. Iglesias, el jefe de En Comú Podem, Xavier Domènech y el de IU, Alberto Garzón, comparecieron para explicar su propuesta y anunciaron que habían iniciado las conversaciones con el resto de dirigentes políticos. No adelantaron qué respuestas habían recibido. Los portavoces dejaron claro que denominar “conversación” al contacto que se había iniciado era algo de un entusiasmo hiperbólico.

José Manuel Villegas

VICESECRETARIO C'S

"No apoyaremos ningún número de circo. Los problemas de España no se solucionan haciendo presidente o vicepresidente a Iglesias"

Coincidieron en que solo habían recibido llamadas o mensajes quince minutos antes de que empezase la rueda de prensa. Iglesias y Domènech llamaron al presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, a Albert Rivera (C’s), Marta Pascal (PDECat), Oriol Junqueras (ERC) y Andoni Ortuzar (PNV). C’s se negó a participar en un “circo”.

Los partidos catalanes dejaron su apoyo o rechazo en el aire. Los republicanos lo condicionan a que se garantice la celebración del referéndum la segunda semana de septiembre. Los convergentes piden que les expliquen con detalle la hoja de ruta.  A Compromís, socios electorales de Iglesias, no les avisaron y se enteraron por la prensa. 

El golpe de efecto dio al PP y al Gobierno una tregua al desviar el foco de atención de la corrupción. Fuentes de los conservadores admiten cierto alivio al ver disminuida la presión mediática después de encadenar escándalos de corrupción durante las dos últimas semanas, informa Pilar Santos.

GONZÁLEZ EN LA RETINA

En Podemos están determinados a llevar la moción al pleno (les bastan sus 71 diputados, se necesitan 35) a sabiendas de que perderán y no podrán presentar otra hasta el nuevo periodo de sesiones. Será la tercera de la democracia. Las dos anteriores fracasaron, pero con resultado distinto. En 1980 Felipe González no derrocó a Adolfo Suárez, pero emergió como líder. Antonio Hernández Mancha, en cambio, se suicidó políticamente en 1987 justamente contra González.

Joan Tardà

PORTAVOZ ERC

"Siempre apoyaremos a una fuerza política que se comprometa a no poner impedimentos al referéndum en septiembre"

Iglesias conoce al milímetro los errores y aciertos del expresidente. Sabe bien que puede aprovechar una bala de oro contra su gran adversario, ahora débil, o fracasar en el intento. Pero si hay algo que ha demostrado es que asume el riesgo.