04 abr 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA AL EXPRESIDENTE DEL GOBIERNO

José Luis Rodríguez Zapatero: "Me he partido la cara por defender a Catalunya"

Neus Tomàs

Entrevista al expresidente del Gobierno. / EL PERIÓDICO

José Luis Rodríguez Zapatero dice que lo mejor de ser expresidente es haber sido presidente. Se emociona al recordar a sus amigos José Antonio Alonso y Carme Chacón. El último mensaje que ella le envió fue para felicitarse de que en el multitudinario acto que Susana Díaz protagonizó en Madrid se hubiese reconocido el papel que Zapatero jugó para lograr el fin de ETA.    

-Puede que una parte de la militancia socialista se sorprenda de ver que en el proceso de primarias del PSOE usted ha abandonado la prudencia y ha decidido tomar parte por Susana Díaz. ¿Por qué? 
-Hace ya varios años que dejé la secretaría general de partido, en el congreso de Sevilla adopté una posición de neutralidad, pero en las últimas primarias apoyé a Pedro Sánchez y todo el mundo lo sabe. Y ahora apoyo a Susana Díaz por una profunda convicción. Estamos en unas primarias trascendentes porque venimos del peor resultado electoral en la historia del PSOE. Estamos en un momento muy muy importante.

-¿A qué responde el cambio, dejar de apoyar a Pedro Sánchez para apostar por Díaz?
-Siempre tuve la mejor opinión de Susana Díaz, cuando empezó sus primeros pasos como presidenta de la Junta de Andalucía y luego ya revalidados en su victoria electoral. Junto a ello, valoro de una manera muy especial su línea de coherencia. Ella ha defendido la tarea histórica del PSOE tal como es, con sus momentos difíciles, con sus victorias que han sido mayoría, por cierto, y con sus derrotas. Y eso me parece coherencia.  Además, no lo dejo de reconocer, a nadie le extrañará que para mí sería positivo que pueda haber por primera vez una mujer secretaria general del partido y presidenta del Gobierno.

"Susana Díaz gana elecciones y defiende la tarea histórica del PSOE tal como es. Eso 
es coherencia"

-Aclárame esto de que en Catalunya hay prejuicios hacia ella por ser mujer y andaluza.
-He leído comentarios por el hecho de ser mujer andaluza. En general hay un prejuicio contra las mujeres, les cuesta mucho más la tarea política. Prueba de ello es que nunca hemos tenido una presidenta del Gobierno de España, y si no me equivoco tampoco una presidenta de la Generalitat. Hay de decirlo. Dos, su condición de andaluza lo hemos oído muchas veces, de Triana, su acento andaluz...en fin. Me produce el mismo rechazo que cuando se hacían prejuicios contra los catalanes. Yo me he partido la cara frente a mucha gente por defender a Catalunyaporque pienso que es fundamental que tengamos un respeto a la identidad. Entonces, cuando oigo alguna cosa prejuiciosa por la condición de andaluza no me gusta al igual que cuando la oigo por la condición de catalán o de catalana. Es el mismo razonamiento. 

-Pero aquí ha habido un presidente de origen andaluz, que fue José Montilla, y ahora la jefa de la oposición es una mujer, Inés Arrimadas.
-Pues pregúntenle a José Montilla. No es aquí o allí, es en general. He querido hacer un llamamiento para decir que igual que algunos defendimos que no podía haber prejuicios por ser catalán, ni por lo catalán, no lo hagamos ni en Catalunya ni en ningún sitio por ser andaluz.

-No le será fácil convencer a la militancia del PSC de las virtudes de Díaz. A lo mejor ella ha contribuido a que este sea un territorio sanchista
-Este tiempo de debate y de primarias sirve para clarificar. ¿Qué es lo que no ha hecho bien Susana Díaz? Lo que ha hecho es ganar elecciones. Ha ganado las únicas elecciones a la que se ha presentado y ha sido siempre una persona coherente con el PSOE. Por eso estoy aquí, para hacer un debate con los militantes. Cuando se llega a una situación de 85 escaños es normal que se planteen alternativas. Lo extraño es que no las hubieran. ¿Es normal que sea alguien que ha ganado elecciones? Pues es bastante normal. Que además representa una federación tan fuerte como Andalucía, es bastante normal.

-¿Tiene alguna idea de cómo recuperar los votos perdidos?
-Lo primero que hay que hacer es defender quién eres y lo que has hecho. Porque eso es convicción. Reconociendo errores por supuesto, pero tienes que afirmar grandes principios. Nuestra vocación europeísta, nuestra apuesta inequívoca por la democracia representativa, nuestro carácter reformista del proyecto político, nuestro compromiso esencial con la cohesión social y lo que representa una visión amplia de la convivencia.Una visión plural, diversa, integradora, del conjunto de España. Y en particular a un diálogo que en mi opinión es imprescindible en estos momentos con Catalunya. 

"Igual que dije que no debe haber prejuicios por ser catalán, no lo hagamos en ningún sitio por ser andaluz"

-Luego hablaremos de Catalunya, pero viendo cómo aflora y de qué manera la corrupción en el PP, entiende que hayan militantes aún indignados porque gracias al PSOE el PP sigue en el poder?
-No, gracias al PSOE no, gracias a que el PP ganó las elecciones y nosotros tuvimos 85 escaños y no teníamos forma de hacer una mayoría. La prueba de que no había forma es que estuvimos ocho meses esperando. Ocho meses intentándolo. Podría ser otra vez repetición electoral y todo apuntaba a que había un resultado algo mejor para el PP. Estos son los datos objetivos. En el año 2003 dije que solo sería presidente del Gobierno si era el más votado. Todo el mundo se acordará. Bueno, era una apuesta. Sí, porque podría haber quedado segundo sumando con PNV, CiU, ERC, pero creo que para ganar el liderazgo del país, para presidir un gobierno, o un ayuntamiento o una comunidad autónoma, es muy conveniente ganar.

-¿Si no hubo un gobierno alternativo es por culpa de Pablo Iglesias?
-Despersonalicemos. El resultado fue el que fue. Yo hablo de objetivar políticamente. ¿Sumar Ciudadanos y Podemos? No hace falta ser un analista de primera para saber que eso era casi imposible, o casi imposible, porque son proyectos muy antagónicos. 

-Quien decidió sumar a Ciudadanos y Podemos fue el candidato del PSOE.
-Pero era imposible. Yo siempre lo vi imposible.  Que se intentara, bueno, bien. Pero en ocho meses... Uno oye a Rivera, uno oye a Iglesias y dice: ¿esto va a poder sustentar una mayoría que tú tienes con 90 escaños? Una cosa es lo que uno desea y otra es las cosas que  en política podemos producir y otras que no. Yo tuve 164 y 169 escaños, y sudé la camiseta con Convergència, con Esquerra, con el PNV. Y no había esa polarización digamos política que hay ahora en el Parlamento.

-Parece complicado forjar una alternativa de izquierdas si los que tienen que hacerlo son Díaz e Iglesias, agua y aceite. 
-Vuelvo a decir que hay que superar los prejuicios. Aquí la clave es ganar las elecciones. Todo lo que no sea ganar pondrá en dificultades al PSOE. Vamos a hablar claro. Yo he estado allí. Es el Congreso de los Diputados, no es, con todos mis respetos una comunidad autónoma u otra cosa. Allí cada semana se votan temas fundamentales, decisivos. Decisivo es ganar, porque ganar te da la autoridad del liderazgo, te permite dialogar con varios frentes. No podemos anticipar lo que va a suceder pero un PSOE en forma suele ser un PSOE que gana.

"¿Sumar Ciudadanos y Podemos? No hay que ser un analista de primera para saber que era 
casi imposible"

-¿Cuál es la lección que las elecciones francesas han dado al socialismo?
-Muy claro, que no se puede uno desdibujar, que hay que mantener firme las convicciones, que si has hecho una tarea de gobierno hay que defenderla. Y que claro, cuando la mitad de un partido, la mitad de un gobierno, que define una cosa y la mitad otra, y al final… coherencia. Consistencia, coherencia.

-¿Echa algo que de menos?
-Del poder nada. Yo seré siempre un apasionado de la política, lo he sido toda mi vida, pero una cosa es la política y otra el poder. Sigo la política, leo sobre reflexión política, ensayo político y todo lo que puedo aportar desde la prudencia que me gusta mantener, sobre todo en los temas principales del país. Hombre, no le oculto que repaso muy a menudo los momentos. Si hubiera hecho esto así… Si no lo hubiera hecho. 

-¿Ha dicho que no a muchos consejos de administración?
-No. No soy ni dogmático. No presumo de nada y tampoco ataco a nadie. Tengo una posición aconfesional, un poco laica.

-Catalunya. ¿Usted defiende que la solución es volver al Estatuto? 
-La solución es partir del Estatut. Porque es ahí donde nos bifurcamos. Recordemos, no fue hace tantos años. Diez años en la historia de Catalunya, que para algunos son 300 de debate. Había un acuerdo sobre el Estatut, y además refrendado por el pueblo de Catalunya. Era una sentencia que yo no compartí, ni comparto, y eso nos divide. 

-Se está saltando un episodio, el rodillo de Alfonso Guerra.
-¿Qué tiene que ver el rodillo?

-Fue uno de los elementos que en Catalunya provocó más malestar.
-Lo que es el sesgo retrospectivo. Cómo pensamos que hemos vivido cosas que no hemos vivido. Lo que pasó es que el Estatut fue aprobado mayoritariamente. Dos años después, en el 2008 el PSOE tuvo el mejor resultado de la historia en Catalunya. Por tanto, me parece impresionante algunas de las cosas que oigo cuando nos retrotraemos al debate del proceso del Estatut. Prueba de ello es que el Tribunal Constitucional cuestionó algunos puntos. El Estatut fue el mayor esfuerzo de autogobierno dentro de la Constitución que hemos tenido.  ¿Tuvo el respaldo de Catalunya? Pues si el respaldo se mide por respaldo electoral 2008 fue espectacular. Nos acordaremos de ello. Siempre me ha llamado mucho la atención esta reflexión. No, porque usted había dicho en un mitin aquí famoso que apoyaré y tal… Pero si eso fue en el 2003. En el 2008, la gente nos dio un respaldo, y sin duda alguna, el resultado electoral del 2008 en Catalunya tuvo que ver mucho con el Estatut y con la apuesta que yo había hecho por Catalunya.

-También existe la reclamación de una mejora de las infraestructuras. 
-Nosotros hicimos un gran esfuerzo con la alta velocidad y con El Prat. Queda un tema muy importante que es el corredor mediterráneo. Hicimos otros grandes esfuerzos, por ejemplo la consecución del Mobile World Congress, que fue para Barcelona impresionante. Yo quiero reivindicar a Miguel Sebastián, ministro de Industria, que fue el que consiguió que Barcelona fuera sede del Mobile World Congress.

"Repaso muy a menudo los momentos. Si hubiera hecho esto así...Si no lo hubiera hecho" 

-Hay un porcentaje que no se mueve, punto arriba, punto abajo, y es ese 70% de catalanes que está a favor del referéndum, aunque sea para decir que no. ¿Qué les responde?
-En las cuestiones trascendentales de la convivencia, Catalunya-España, Catalunya-Europa, España-Catalunya-Europa, el referéndum es un mal expediente. Es el peor mecanismo. Como tenemos tan comprobado. ¿Por qué? Porque esto se resuelve con acuerdos. Es el pacto de la convivencia. Los referéndums dividen, a veces artificialmente, y dividen apasionadamente. Es como si a uno le fuera la vida entre votar sí y votar no. Porque es como si uno vota lo que es. Soy catalán o no soy catalán. Y luego sucede que en los referéndums, normalmente el que pierde quiere la revancha. Como ha pasado en Escocia. En Escocia salió el no y ya están los del sí pidiendo un segundo referéndum. En Quebec hubo dos. 

-Bueno, en Escocia se ha colado el 'Brexit' por el medio.
-Sí, bueno, estaba ya. Es que es normal. Pero, además, normalmente estos suelen ser resultados ajustados…Quebec han hecho dos y no sirvió para nada. ¿De acuerdo? Vamos a ver qué pasa en Escocia. Es que lo que hay que hacer es sentarse a llegar a un acuerdo político.