29 nov 2020

Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA DEL SOCIALISMO

Zapatero pide acabar con los "prejuicios" contra Díaz en Catalunya por ser mujer y andaluza

El expresidente considera que cuando hay una candidata se tiene en cuenta el origen

Tanto el exlíder del PSOE como Madina defienden en Barcelona la abstención a Rajoy

Roger Pascual

Zapatero pide acabar con los "prejuicios" contra Díaz en Catalunya por ser mujer y andaluza

FERRAN SENDRA

José Luis Rodríguez Zapatero ha viajado a Catalunyaterritorio sanchista, para pedir el voto para Susana Díaz. "El futuro para la cohesión territorial, especialmente afectada por la situación en Catalunya, es el liderazgo político de Díaz", ha sentenciado el expresidente del Gobierno, dispuesto a "deshacer prejuicios". "Aquí en Catalunya hay voces que han puesto encima de la mesa prejuicios sobre el proyecto de Susana Díaz", ha denunciado señalando que, como ocurrió con Carme Chacón, cuando hay una candidata se tiene en cuenta el origen.

"Qué casualidad, nunca lo oí esto de Felipe González, de Alfredo Pérez Rubalcaba o de mí", ha reflexionado. Mientras Zapatero se reunía con Miquel Iceta en la sede del PSC, en la planta baja el secretario de organización del PSC, Salvador Illa, le ha enmendado. "El PSC no tiene prejuicios contra nadie y en Catalunya, a estas alturas, nadie tiene prejuicios contra nadie", ha aseverado. "En Catalunya estamos orgullosos de haber tenido dos presidentes socialistas, uno de ellos de origen andaluz", ha recordado Carles Ruiz, alcalde de Viladecans y parte del equipo catalán de apoyo a Pedro Sánchez. Precisamente, Zapatero ha almorzado este lunes en Cornellà de Llobregat con el expresidente de la Generalitat José Montilla y varios alcaldes socialistas.

Tras la controvertida declaración, Zapatero ha reivindicado diálogo y pacto para resolver la situación en Catalunya, aparcando antagonismos y volviendo a la senda del malogrado Estatut. "La mayoría del Estatut se puede reencontrar en un nuevo proceso de acuerdo entre el Estado y las instituciones catalanas", ha dicho. 

Pese a que Sánchez reivindicó el sábado reconocer Catalunya como nación, como hacía el Estatut, Zapatero ha negado que la propuesta del exsecretario general sea la misma: "El Estatut llegó a una equilibrio inteligente: el preámbulo decía que el Parlament declaraba Catalunya como nación, pero el artículo primero establecía que Catalunya era una nacionalidad, porque este es el concepto constitucional. Más allá de nación o nacionalidad, lo prioritario es dialogar o pactar".  

Ha sido uno de los muchos dardos implícitos que ha lanzado a Sánchez. Sus halagos a Díaz le han servido para criticar a los que cambian de criterio según sopla el viento y que [como Sánchez] critican la obra de gobiernos socialistas anteriores. "Lo que no necesitamos es parecernos a proyectos que siempre terminan en la nada", ha rematado, en otra alusión a la voluntad de Sánchez de acercarse a Podemos, a los que "quieren quedarse" con el "espacio" socialista, ha dicho. Por la tarde, Zapatero y Eduardo Madina han dado una charla con militantes en la sede del PSC. 

EL 'NO ES NO' DE SÁNCHEZ

Madina, que perdió ante Sánchez las primarias del 2014, ha coincidido con Zapatero en las críticas a los bandazos sanchistas y en reclamar que un líder "no oscile en función de las olas o de las redes sociales". Ambos han glosado las virtudes de Díaz y le han echado un capote defendiendo la abstención a la investidura de Mariano Rajoy que, según el expresidente, "no fue por cariño a Rajoy, sino fruto de tener 85 escaños y no poder sumar [...]". "'No es no' no es un proyecto político", ha rematado.

El discreto encuentro de Díaz en L'Hospitalet

Susana Díaz visitará este miércoles Barcelona en su primer acto público de campaña en Catalunya. Pero la presidenta andaluza ha estado ya dos veces este mes en la capital catalana. La semana pasada asistió al homenaje ciudadano a Carme Chacón. Y el pasado día 6 se reunió con 300 militantes y activistas en la sede del PSC. Antes de ese encuentro tuvo otro más discreto en L'Hospitalet, feudo de Núria Marin, pero sin la presencia de la alcaldesa. Fue en el restaurante La Flama de la localidad, en una cita organizada por Matías Carnero, presidente del comité de empresa de Seat, con sindicalistas y militantes.