El PSOE enfila la hora de la verdad

Sánchez busca el cuerpo a cuerpo con Díaz y sugiere a López que retire su candidatura a las primarias

El exlendakari replica que continuará hasta el final y pide apostar por la paz interna

Susana Díaz, Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en septiembre del 2015.

Susana Díaz, Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en septiembre del 2015. / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

El PSOE llega a su hora de la verdad con los equipos de Susana Díaz y Pedro Sánchez terminando de cavar las trincheras desde las que se disputan la secretaría general de un partido desgarrado por una crisis interna, tan orgánica como emocional, que arriesga en el 39º Congreso Federal su hegemonía histórica en la izquierda española.

Pedro Sánchez

EXSECRETARIO GenerAL

"El PSOE se está jugando si quiere ser la primera fuerza política del país o la tercera"

La polarización entre ambos por alzarse con el liderazgo es tan intensa que desplaza al tercero en liza, Patxi López, a los márgenes del campo de batalla, más como un ‘casco azul’ promotor de la paz utópica que como un adversario real. Las posiciones de partida se evidenciaron este lunes, cuando se abrió el plazo para formalizar las precandidaturas a las primarias: el equipo de Sánchez pidió al exlendakari que dé un paso atrás para recoger así el voto útil de los que denuestan a Díaz como marca del ‘establishment’. La sugerencia dolió a López por el “desprecio” y su respuesta fue inequívoca. Ni se marcha ni da por perdida la contienda, porque confía en que una militancia silenciosa dé un vuelco a los pronósticos que auguran la victoria de la líder andaluza cuando aflore el “voto oculto”, el próximo 21 de mayo. 

CONTRAPROGRAMACIÓN EN EL RING

Con López luchando por no quedar fuera del ring, Díaz y Sánchez entablan este martes el cuerpo a cuerpo con dos mítines casi contraprogramados, en Alcalá de Henares y Guadalajara respectivamente, en los que medirán músculo. Si albergan alguna voluntad tibia de integrar a sus adversarios no dan muestras entusiastas de ello, y más allá de vaguedades pronunciadas al aire, mantienen los sables en alto y los rencores calientes. Es más, sus equipos están sumergidos en una campaña sucia que puede inclinar la balanza del liderazgo, pero ahonda en la fractura del socialismo.

Susana Díaz

PRECANDIDATA A SECRETARIA GRAL.

"Queremos un partido ganador, tolerante, respetuoso y en condiciones de hacerse cargo de este país"

Sánchez lucha por demostrar que el PSOE asiste a la batalla entre David y Goliat para instalar en el imaginario colectivo que los militantes se han puesto de su lado contra la candidata de los poderes fácticos del siglo pasado. Su equipo habla de “clientelismo” como “forma de corrupción” y advierte de que esa “capacidad intimidatoria” no tiene nada que hacer contra el candidato de la “decencia” que ilusiona a los afiliados. Blanden, además, estadísticas para demostrarlo: de los 137.000€ recaudados, el 80% son de cuantías inferiores a 50€. Si pierde, advirtieron sus colaboradores este lunes, Sánchez no se presentará para competir como candidato a las próximas elecciones generales. 

LA GUERRA DE LOS AVALES

Díaz (100.000 euros recaudados) pone en escena un discurso de compañerismo al pedir que no haya crtíticas internas porque lo relevante es hacer “un partido ganador, tolerante respetuoso y reformista”, pero sus movimientos tácticos demuestran que va a luchar por cada uno de los votos. El primer golpe lo asestará en un trámite burocrático, “la guerra de los avales”, con el que pretende demostrar su capacidad arrasadora y definir la ‘pole position’ de la campaña. Confía obtener una cifra superior abrumadora de respaldos, mientras que Sánchez y López descartan entrar en esa lucha, conscientes de que la andaluza lo tiene fácil para ganar ese partido por goleada y confían en los otros recodos más ventajosos de la contienda.

Patxi López

PRECANDIDATO A SECRETARIO GRAL

"Quiero concordia. Para integrar hace falta más valor que para sembrar el enfrentamiento"

López (22.000 euros recaudados), en el manual de candidato a la zaga, reclama que haya múltiples debates, el partido organiza solo uno, e incide en la reconciliación como principal baza. Los suyos esperan que tras el “calentón emocional” que supuso la jornada negra del 1 de octubre en la que Sánchez fue apartado como secretario general, los militantes tengan mirada larga y apuesten por la pacificación, no por la venganza. “Quiero concordia. Sé que para integrar hace falta mucho más valor que para sembrar el enfrentamiento. Es momento de ser generosos y poner al PSOE por encima de cualquier interés personal. Usarla para enfrentar unos militantes con otros es suicida”, sostiene el exlehendakari.

PLURINACIONALIDAD SÍ O NO

Te puede interesar

Sánchez arranca su precampaña sin olvidar su abrupta salida. Busca sacar ventaja con su apuesta por una alianza con Podemos, el partido causante de su sangría, y con guiños a Catalunya, como su defensa -aunque ambigua- del concepto de “plurinacionalidad” que incluyó en la presentación de su programa en Madrid.

Ese borrador está ahora siendo enmendado con propuestas y este lunes sus colaboradores no garantizaron ni que se mantenga el término ni que se suprima. Se limitaron a explicar que puede haber una “posición matizada” sobre la cuestión territorial.