Ir a contenido

LAS CONFLUENCIAS DE IZQUIERDA

Los 'comuns', ante el reto fallido del PSUC e ICV

La izquierda alternativa no ha vuelto a acercarse, ni de lejos, a los 25 diputados 'psuqueros' de las elecciones catalanas de 1980

Roger Pascual

RICARD FADRIQUE

Los 'comuns', ante el reto fallido del PSUC e ICV
Santiago Carrillo con Jordi Solé Tura y miembros de la dirección del PSUC.
El exlíder de ICV Rafael Ribó junto a Joan Coscubiela (actual portavoz de Catalunya Sí que es Pot en el Parlament) durante la campaña electoral catalana de 1999.
Ada Colau y Xavier Domènech, en un acto en las Cotxeres de Sants, el pasado enero.

/

Cuatro partidos deciden aparcar sus diferencias para crear un frente de izquierdas. ¿Les suena la historia? 80 años antes de que Barcelona en Comú, Iniciativa, EUiA y Podem intentaran confluir, la Federación Catalana del PSOE, el Partido Comunista de Catalunya, la Unió Socialista de Catalunya de Joan Comorera, y el Partit Català Proletari crearon el PSUC. La unidad de la lucha antifranquista se rompió en democracia y, tras varias escisiones, el río 'psuquero' desembocó en Iniciativa. Treinta años después del nacimiento de los 'ecosocialistas', los 'comuns' afrontan desde este sábado, en su asamblea fundacional, el reto fallido de sus dos predecesores: convertirse en el partido hegemónico en Catalunya.

El PSUC fue tercero en las primeras elecciones al Parlament en 1980, con 25 escaños, cifra a la que ni los 'psuqueros' ni sus herederos han logrado acercarse mínimamente. Enfrascado en peleas internas, 'El Partido' de la resistencia antifranquista se desplomó cuatro años después hasta los 6 diputados y lo máximo que ha logrado Iniciativa fue un tercer puesto en 1988 (9 diputados, capitaneados por Rafael Ribó) y los 13 escaños que obtuvo en el 2012 con Joan Herrera como jefe de filas. Barcelona en Comú, después de conquistar la capital catalana en la primavera del 2015, prefirió no sumarse a la coalición de Catalunya Sí que Es Pot en las plebiscitarias de otoño. Pero la izquierda alternativa tuvo un subidón de autoestima con el doblete catalán de En Comú Podem en las elecciones generales del 20-D y el 26-J. La doble victoria electoral animó a los 'comuns' a pasar de marca electoral a confluencia estable. 

Las encuestas sitúan al nuevo espacio político aún lejos del récord del PSUC, aunque que el último barómetro del CEO ya le da 19 diputados y la tercera plaza en las próximas elecciones catalanas. De todos formas, el objetivo de los 'comuns' va mucho más allá de la siguiente cita electoral, ya que aspiran a ser la alternativa de país a medio plazo. A la espera de que Podem termine subiéndose al arca de Ada Colau, los viejos rockeros del PSUC y de Iniciativa están muy ilusionados. Veteranos como Jaume Bosch y Jordi Guillot, dos referentes de ambas formaciones, asisten a la asamblea de este sábado desbordantes de optimismo.

"No se gana en cuatro días, hay que construir un proyecto con perseverancia, paciencia e ilusión, pero a las próximas elecciones en Catalunya los 'comuns' tienen que salir a superar los 25 diputados del PSUC de Benet", sentencia Bosch. Si Johan Cruyff consiguió transformar el ADN del Barça, el exlíder de Iniciativa asegura que el 15-M ha cambiado la mentalidad de la izquierda alternativa. "Lo que más me gusta de Iglesias y Colau es que salen a ganar y esto es superatractivo. Eso es lo que le faltaba en los últimos años a Iniciativa, que se había conformado, en unos momentos en los que la izquierda tradicional, entre los que yo me cuento, estábamos un poco perdidos. Si no partes de la base de que sales a ganar, te acabas convirtiendo en algo residual", asegura Guillot. 

Tanto Guillot como Bosch defienden que igual que el PSUC e ICV jugaron papeles claves en sus momentos históricos, ahora es la hora de que los 'comuns' den el salto adelante. Pese a haber amado sus siglas, no sienten nostalgia al abandonarlas para dar un salto adelante al que están convencidos que Podem se sumará. "Al final Podem acabará confluyendo; estos problemas de crecimiento son solo pequeños accidentes. Va con estos procesos complejos en los que se encuentra gente de diversas procedencias", apunta Guillot. El portavoz del PSUC en 1984 destaca que a Xavier Domènech, arquitecto de los 'comuns', le servirá de mucho ser licenciado en Historia. "Además de su talante conciliador, un historiador como él sabrá reconocer los errores y aciertos del pasado". Y es que, como decía George Santayana, "aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo".

0 Comentarios
cargando