Ir a contenido

El Parlament reprueba el nombramiento de Vicent Sanchis como director de TV-3

Todos los grupos salvo JxSí rechazan la designación y piden también la dimisión de la presidenta en funciones de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals, Núria Llorach

Rafa Julve

El director de TV-3, Vicent Sanchis, y la presidenta en funciones de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals, Núria Llorach.

El director de TV-3, Vicent Sanchis, y la presidenta en funciones de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals, Núria Llorach. / ALBERT BERTRAN

El 'Telenotícies migdia' ha recogido la noticia en el minuto 8.45 y le ha dedicado 45 segundos. El Parlament ha reprobado este jueves el nombramiento del nuevo director de TV3Vicent Sanchis, con los votos de todos los grupos salvo Junts pel Sí (73 a favor y 60 en contra). La Cámara también ha solicitado la dimisión de la presidenta en funciones de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), Núria Llorach.

La oposición considera que ambos cargos son un claro ejemplo de la politización de los medios de comunicación públicos, en este caso, para favorecer y difundir postulados favorables a la antigua Convergència. La CCMA se reunirá próximamente para analizar la decisión del Parlament, aunque no son pocas las ocasiones en las que una moción como esta ha sido desoída por el Govern. 

La votación se ha producido a raíz de una texto de Catalunya Sí que es Pot en la que se solicitaba la reprobación del director de TV3 y se instaba a la CCMA a "reconsiderar su nombramiento". La diputada que ha defendido el texto, Jéssica Albiach, quien ya acusó en marzo a Sanchis de que en alguno de sus artículos criticara que TV3 era "poco representativa de la función nacionalista" y calificara de "burros" y "neofalangistas" a su partido y a la CUP, ha ampliado el foco y ha recordado que los trabajadores, sindicatos, el Col·legi de Periodistes y hasta exdirectivos de la CCMA han lamentado la "politización de los medios públicos".

"A alguien se le ha ido la mano", le ha respondido el diputado de JxSí Jordi Cuminal, quien ha criticado a los sindicatos por "pisar el acelerador". El representante nacionalista ha insistido en que la elección de Sanchis se ajusta a una ley que el resto de grupos no han cuestionado e incluso ha acusado a los otros partidos de querer saltarse el reglamento del Parlament al reprobar la elección de un cargo que no es político. Ha insistido además en que la reprobación solo se hace porque el director de TV3 no piensa como la oposición, a la que ha acusado de hacer "listas de buenos y malos periodistas". "Esta moción es un veto político. Es la cacicada más grande que se ha hecho nunca en la CCMA", ha espetado levantando aplausos solo en parte de su grupo (algunos diputados de ERC han permanecido inmóviles).

LISTAS DE BUENOS Y MALOS

Sobre listas de buenos y malos también ha hablado Fernando de Páramo (Ciutadans), pero lo ha hecho para recordarle a Cuminal que ha sido el Govern quien ha hecho este tipo de listas. Contundente, el diputado del partido naranja ha acusado al Ejecutivo de JxSí de convertir TV3 en el "brazo político del 'procés'" y le ha recriminado que nombrara a Sanchis porque cumple con tres requisitos: "Ser un fanático de la independencia, odiar e insultar a Ciutadans y ser un señor que ha vivido muy bien con la vieja CDC del 4%".

Sin querer adentrarse tanto en el perfil ideológico, el socialista David Pérez ha incidido en que el nombramiento de Sanchis se llevó a cabo sin cumplir la ley, porque esta reclama que estas decisiones se tomen por consenso, y esa ha sido más o menos la razón que ha esgrimido también el cupero Albert Botran. Según el diputado anticapitalista, la forma de actuar del Govern y de la CCMA no ha hecho más que aumentar el "desprestigio de los medios" porque "levanta suspicacias" y representa un "menosprecio a los grupos parlamentarios", ya que la designación del nuevo director de TV-3 no fue planteada a la Cámara catalana.

La diputada del PPC Esperanza García también ha optado por una dura intervención, en la que ha calificado el nombramiento de Sanchis como "la última vuelta de tuerca" de un Govern que tomó la decisión de colocarlo al frente de la televisión pública justo cuando TV3 empezaba a hacer un amplio despliegue del 'caso Palau' al margen de las notas de prensa que envia el Ejecutivo independentista. "Creer que se puede ser catalán y español es una rareza criminalizada en los medios públicos", ha proclamado la parlamentaria popular.