Ir a contenido

Rufián: "Me sorprende que se hable más de mí que de unos señores que conspiraron en su despacho"

Críticas generalizadas a las duras formas con las que el diputado de ERC se dirigió a De Alfonso y Fernández Díaz

Iglesias sale en defensa del republicano y lamenta que le usen como "cortina de humo" para "proteger" al ministro

Patricia Martín

Rufián, ha recordado que a él le llamaron gilipollas desde las filas del PP. / JOSÉ LUIS ROCA / VÍDEO ATLAS

El tono duro y áspero con el que el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, se expresó en la comisión de investigación por la llamada Operación Catalunya, especialmente contra el exdirector de la Oficina Antifrau, Daniel de Alfonso, al que calificó de "gánster", "gallo" o "mamporrero", ha despertado un reguero de críticas mientras el protagonista de la polémica se ha defendido asegurando que "igual se habla tanto" de él "para no hablar de lo que dijeron" el exministro Jorge Fernandez Díaz y De Alonso, quienes negaron haber espiado a partidos para favorecer al PP. El extitular del Interior, de hecho, se declaró víctima de una conspiración.

Rufián ha calificado de "previsible" que se hable más de las "formas" que de "quien conspirara". Pese a esta afirmación, también se ha mostrado "sorprendido" de que "se hable más de la corbata de no sé quien o de cómo habla no se cuanto que de unos señores que conspiraron en su despacho". Asimismo, ha recordado que a él algunos diputados le llamaron "gilipollas". 

Comparecencia de Rubalcaba

Pablo Iglesias ha adelantado este jueves que solicitará la comparecencia del exministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba en la comisión que investiga la 'Operación Catalunya' para que esclarezca la actuación de la Policía durante su mandato. El jefe podemista entiende que la información aportada por Fernández Díaz y de Alfonso hacen necesarias sus explicaciones. La propuesta tiene pocos visos de prosperar porque necesita el apoyo matoritario en la Mesa de la comisión

LAS CRÍTICAS

PP, PSOE, PDECat C's han reprochado a Rufián su estilo agrio. Así, el coordinador general de los populares, Fernando Martínez-Maillo, ha considerado su forma de expresarse "impropia de un parlamentario", del "deroro y del respeto". Su compañero de filas, Rafael Hernando, ha señalado que en el parlamento se debe debatir con "ideas" y no es necesario "caer en esa propagación de insultos tabernarios".

El portavoz del PP en el Congreso lamenta el estilo bronco de Rufián en la comisión de Fernández Díaz. / ATLAS VÍDEO

El diputado del PSOE, Antonio Trevín, en tono más suave, ha considerado que hay grupos parlamentarios que prefieren sonsacar a los comparecientes el mayor número de información mientras otros, en referencia a ERC, "prefieren otro tipo de estrategias" destinadas al "espectáculo". Por su parte, el diputado de Ciudanos Toni Cantó ha defendido que hay que "mantener ciertas formas", frente a los parlamentarios que prefieren el "show o la mala educación".  

Y el portavoz de PDECat Carles Campuzando ha recordado que "se puede ser duro sin tener que faltar el respeto a nadie". 

LOS DEFENSORES

Por contra, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, es de la tesis de Rufián. En su opinión, se pone el foco en el choque entre el diputado y De Alfonso para "poner una cortina de humo" y "proteger" a los comparecientes. "Lo grave es que el ministro del Interior mintiera y ordenara investigar a la oposición; lo que diga el señor Rufián, mire, cortina de humo".

En medio entre los críticos con el estilo del portavoz republicano y sus defensores se ha situado el coordinador general de IU, Alberto Garzón, quien ha reconocido que el "estilo" de Rufián no es el suyo pero ha dejado claro que respeta "las direrentes formas en que se hace política". "Cada uno es dueño de sus propios actos", ha sostenido. 

EN CATALUNYA

También en Catalunya los partidos se han pronunciado en torno al rifirrafe. La coordinadora general de PDECat, Marta Pascal, ha criticado que el Congreso se convierta en un "plató televisivo", mientras que ERC tanto en Madrid como en Barcelona ha cerrado filas con Rufián y ha compartido su criterio de que la polémica responde al intento de tapar lo manifestado en la comisión de investigación.