Ir a contenido

CORRUPCION.CAT

Millet entregaba sobres "cerrados, gruesos y que pesaban" al extesorero de CDC

La secretaria del expresidente del Palau declara que eran habituales los contactos de su jefe con el que era responsable de finanzas de Convergència

El misterioso sobre, según ha relatado la testigo, lo guardaba ella en una caja fuerte y se lo daba al extesorero cuando acudía al auditorio barcelonés

J. G. Albalat

Elisabeth Barberà acaba la declaración entre llantos. / ALBERT BERTRAN / VÍDEO ACN

La que fuera durante 35 años secretaria de Félix Millet en el Palau de la Música, Elisabeth Barberá, ha declarado este miércoles en el juicio por el saqueo de la entidad que el máximo responsable del auditorio le daba "sobres cerrados, gruesos y que pesaban" para que lo guardara en una caja fuerte para dárselo al extesorero de CDC y de la fundación Trias Fargas (ahora Catdem) Carles Torrent, fallecido en el 2005. Eso sí, no ha podido precisar si había o no dinero dentro, porque estaba cerrado, aunque si que el sobre era de "tipo americano o de medio folio". La testigo ha añadido que cuando iba el exresponsable de finanzas convergente al Palau se reunía con Millet y en alguna ocasión le decía que le entregara el sobre que antes había guardado en la caja fuerte para darselo al extesorero. Esas citas las anotaba ella en la agenda. "Todas las reuniones de Millet están en la agenda y lo que había en su caja fuerte de la tercera planta del Palau está rigurosamente apuntado", ha sostenido.

La exempleada ha reconocido que documentos donde aparece el nombre de Carles Torrent, así como otros donde se especificaban comisiones y obras públicas, como la de Ciutat de la Justícia y la línea 9 del metro, lo hicieron alguna de las tres secretarias que tenía Millet. "El formato es el nuestro", ha especificado. "Le tengo que decir la verdad, un sobre cerrado y no le puedo decir lo que han dentro", ha contestado al fiscal Emilio Sánchez Ulled, que ha sometido a la extrabajadora a un intenso interrogatorio, con exposición de decenas de documentos. Algunos de estos papeles han sido reconocidos por la testigo  y otros no. Y sobre un libro de contabilidad intervenido ha dicho que "era el guión económico de la vida del señor Millet".

Barberá también ha explicado que Millet les dictaba o daba notas para que las escribieran en el ordenador, ya que el expresidente no escribía nada  en las computadoras. "Por Dios", ha exclamado la exsecretaria ante la pregunta del fiscal sobre si el expresidente del auditorio utilizaba el ordenador. El fiscal le ha preguntado también si sospechó de que en un mismo documento del Palau aparecieran referencias a Ferrovial, Generalitat, obra pública ajudicada y porcentajes. "No cuadraba mucho, pero no estábamos allí para juzgar lo que s ehacía ha alegado.

La testigo ha precisado que era "habitual" que el saqueador confeso llamara y mandara "notas y mensajes" a Torrent, al que recordaba "perfectamente", ya que ella misma redactó varias cartas para él, dictadas por Millet, y porque su nombre figuraba en varios documentos internos, en los que se hacía referencia a Ferrovial y a obras públicas como la Ciutat de la Justicia.

En su confesión del pasado 8 de marzo, cuando Millet incriminó a CDC directamente en el supuesto cobro de comisiones por parte de Ferrovial a cambio de la adjudicación de obra pública, el exresponsable del auditorio aseguró que hizo pagos en pagos en efectivo a Torrent cuando se reunía con él. Su mano derecha en el auditorio, Jordi Montull, por su parte, admitió que hacía lo mismo con Daniel Osácar, que también se sienta en el banquillo de los acusados y ha negado este extremo.

LLAMADAS A CDC

A la exsecretaria ha podido ver de nuevo todas las agendas, donde aparecen los encuentros y apuntes sobre el pago de facturas de empresas proveedoras del Palau y de CDC, así como documentos sobre supuestas comisiones. "Al señor Torrent le llamamos siempre a la sede de CDC". La exsecretaria ha afirmado que no recordaba el nombre de Daniel Osácar, el sustituto de Torrent al frenfe de las finanzas del partido tras su fallecimiento.

De hecho, Millet aseguró ante el tribunal en su declaración del 8 de marzo que apenas vió a Osácar, ya que quien se relacionaba con él era su mano derecha, el también acusado Jordi Montull, que al día siguiente del interrogatorio del expresidente del Pala admitió que a partir del 2005 fue él quien se encargó d ehacer llevgar las supuestas mordidas de Ferrovial a CDC en metálico: "Yo tenía el dinero en un sobre a punto, él (Osácar) venía, contabla el dinero, lo recogía y se lo llevaba"

En este mismo sentido, una de las secretarias de Jordi Montull ha concretado en la sesión de este miércoles que sí había visto a Osácar en el Palau "un par de veces" y que se reunía con su jefel. Al ser preguntada por si vió al extesorero convergente salir de esos encuentros con un sobre, la testigo ha afirmado: "No me fiajaba en lo que llevaba en la mano" el extesorero de CDC, ha insistido.

Montull retiró 184.000 euros de golpe con un talón al portador

En el juicio también ha declarado este miércoles Juan Carlos Pérez, que era director de una oficina de Caja Madrid-Bankia en vía Leitana, que ha reconocido en una ocasión Jordi Montull fue a cobrar en efectivo un cheque por valor de 184.759 euros en el año 2007, aunque ha afirmado que él no supervisó esta operación porque ese día no estaba en las dependencias de la entidad. “Si lo tuviera que revisar todo, tendría que dormir en la oficina”, ha recalcado.

Ante la insistencia del fiscal y de la presidenta del tribunal el testigo ha detallado que les advirtieron el día antes de que se iba a efectuar este reintegro y que el cajero que se encargó de la transacción no comprobó la identidad de la persona que fue a cobrar. Tras una investigación interna, ha explicado, comprobaron que se había consignado, pero sólo en el sistema informático, que el reintegro lo hizo Montull. No apareció su DNI. “¿Por qué no se le  identificó?”, se le preguntó al testigo. Este contestó: “por negligencia”.

0 Comentarios
cargando