Ir a contenido

COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN EN EL CONGRESO

Fernández Díaz alega ser víctima de una conspiración

El exministro del Interior afirma que la Policía le propuso la reunión con el exjefe Antifrau

De Alfonso y Rufián se enzarzan en una bronca con insultos por la 'operación Cataluña'

Iolanda Mármol Ángeles Vázquez

El hombre que podía dar respuesta a todas las preguntas que se plantean sobre la 'operación Cataluña' y si se destinaron medios de Interior a investigar a los partidos independentistas, el exministro Jorge Fernández Díaz, se negó a darlas. Optó por vestirse de víctima y mostrarse ofendido ante cualquier duda sobre actuaciones policiales irregulares que pudieran deducirse de los encuentros que mantuvo con el que era director de la Oficina Antifrau de Catalunya, Daniel de Alfonso.

Ambos negaron en la comisión de investigación del Congreso haber espiado a partidos para favorecer al PP. Alegaron que no han escuchado unas grabaciones que consideran "manipuladas" y se revolvieron ante las preguntas más incisivas, lo que desembocó en varias broncas. También explicaron que ninguno de ellos pidió reunirse con el otro en octubre de 2014. Fernández Díaz señaló al exdirector adjunto operativo de la Policía Eugenio Pino como quien le propuso el encuentro.

El exministro, que lamentó que se le haya "condenado" antes de juzgarle, aseguró que "la única conspiración" que se ha producido es la publicación de fragmentos de unas grabaciones para alterar los resultados de las elecciones generales del 26-J. "Lo de policía política es ofensivo para la Policía y para mí", negó, tajante. Irritado por el interrogatorio, hizo referencia a su enfermedad y trató con desdén al portavoz del PDECatSergi Miquel, a quien llamó "aprendiz" porque sus preguntas eran "ofensas".

Buena parte de la comparecencia versó sobre si en esas conversaciones decía "la fiscalía lo afina", o "la fiscalía a fin ah". Fernández Díaz negó haber tratado de incidir en el ministerio público y retó al portavoz de ERCGabriel Rufián, a un dictamen pericial para aclararlo, porque "hay que estar en Catalunya para ver cuánto se ha utilizado eso", se quejó. Sus palabras fueron recibidas con aplausos por los diputados del PP, lo que llevó a los portavoces de otros grupos a solicitar al presidente de la comisión que calmase "a los 'hooligans'".

TRIAS Y PUJOL

Aunque la supuesta cuenta en Suiza del exalcalde de Barcelona Xavier Trias y el 'pendrive' perdido y apartado del 'caso Pujol' sobrevolaron el Congreso, poco se aportó al respecto que no se supiera. Más allá de que De Alfonso admitiera que José Ángel Fuentes Gago, hombre de confianza de Pino, le acompañó al ministerio. También dio a entender que fue este inspector quien le enseñó "un pantallazo" con números de cuentas, entre las que estaría la atribuida a Trías, con el que él no hizo nada. En su turno, el ministro optó por remitirse al auto del Tribunal Supremo que archivó la querella del exalcalde al no poder atribuirles la filtración, ya que el documento habría pasado "por varias manos".

De Alfonso también negó la existencia de una policía política y de la 'operación Cataluña', así como saber quién es el responsable de las escuchas, más allá de que era alguien "de dentro". Rehusó "tirar de la manta" con información comprometida. "Me han matado una vez, pero no me dejaré matar más", espetó a los portavoces que le interrogaron. Su comparecencia fue tensa y terminó en bronca con los modos ásperos de Rufián, quien le tildó de "gallo" y acabó parafraseando a David Fernández (CUP) cuando respondió a Rodrigo Rato con un "hasta luego, gánster, nos vemos en el infierno".

GENERAR EMPATÍA

El exjefe de Antifrau, igual que Fernández Díaz, admitió la forma "absolutamente inadecuada" de la conversación que mantuvieron, pero la atribuyó a la necesidad de generar empatía. "¿Por qué entonces advirtió en el Parlament de que no descartaba tirar de la manta?", le preguntó Xavier Domènech, el líder de En Comú Podem. De Alfonso no se movió de ahí: "Lo mejor para el país es que las cosas se solucionen, pero no a costa de lo que yo sepa, que siempre será un secreto".

"Me gané la confianza de todos los grupos políticos, pero jamás recibí órdenes. ¿Que hubo intentos? Sí, de mucha gente", afirmó. "Se la ganó más de unos que de otros", le respondió el portavoz de PDECat. Entre sus contactos, advirtió a Domènech, estaba también el secretario general de Podem Catalunya, Albano Dante Fachin. Dardo envenenado.

Daniel De Alfonso en su comparecencia en el Congreso. / JUAN MANUEL PRATS

Daniel De Alfonso en su comparecencia en el Congreso.
El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz.

/

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.