LA LACRA DE LA CORRUPCIÓN

El PP deja caer al presidente de Murcia para conservar el poder

Pedro Antonio Sánchez presenta su dimisión como un "sacrificio" necesario para evitar un tripartito "nefasto"

El barón seguirá como líder regional, diputado autonómico y Fernando López Miras le relevará al frente del Ejecutivo

Pedro Antonio Sánchez ha presentado esta mañana su dimisión al frente del gobierno regional. / EFE / MARCIAL GUILLEN / ATLAS VÍDEO

Pedro Antonio Sánchez ha presentado esta mañana su dimisión al frente del gobierno regional.
El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, acompañado por el portavoz del grupo parlamentario popular en la Asamblea de Regional de Murcia, Víctor Martínez (derecha), y el secretario de organización del partido en Murcia, Fernado López Miras (izquierda), este lunes durante la reunión del comité ejecutivo del PP.

/

Se lee en minutos

El PP cede y Ciudadanos se apunta el tanto. Así se zanjó este martes la pugna entre ambos partidos por la corrupción con Murcia como escenario principal de la batalla. Los populares dejaron caer, con mucho dolor, al presidente autonómico, Pedro Antonio Sánchez, y C's dio la bienvenida a su sucesor, el joven coordinador del PP regional, Fernando López Miras (de 33 años) y rehusó conformar un Gobierno alternativo con PSOE y Podemos.

Ambos partidos se jugaban mucho. Los populares, su defensa numantina de la presunción de inocencia y no crear el precedente de que no arropan a sus cargos ante el presunto acoso de la oposición en los tribunales y, los naranjas, demostrar que sus votos sirven para cambiar las instituciones. Al final, los populares, dependientes del apoyo de C’s tanto en Murcia como en Madrid, dieron un paso atrás.

La decisión del juez de la 'Púnica', Eloy Velasco, de atribuir el lunes tres nuevos delitos a Sánchez, que se suman su imputación por el 'caso Auditorio', fue el detonante. El PP comprendió que, ante el cerco judicial, los argumentos para convencer a Ciudadanos de que no apoyara la moción de censura presentada por el PSOE y cuyo debate comenzaba el miércoles se desvanecían. Y decidieron reclamar a Sánchez su dimisión.

UNA SALIDA PACTADA

El propio Mariano Rajoy habló con él y, junto al coordinador del PP, Fernando Martínez-Maillo, negociaron las condiciones de una salida pactada y a la que Sánchez no se resistió, como había hecho hasta la fecha. Acordaron que continuará como diputado -lo que le permite el privilegio de seguir siendo investigado por el Tribunal Superior de Justicia de Murcia- y al frente del PP regional, lo que le abre la puerta a repetir como cabeza de cartel, en el caso de que los jueces archiven las causas que tiene pendientes.

Sánchez 'vendió' su dimisión como un "sacrificio" para "salvar" a Murcia de las "consecuencias nefastas de un tripartito". Y aseguró que decidió dar el paso atrás cuando el lunes por la noche, después de que el PSOE y Podemos aprobaran el programa que plantearían en la moción, tuvo la "certeza" de que C’s se sumaría a ambos partidos para derrocarle y conformar un tripartito.

MAILLO ARROPÓ A SÁNCHEZ

Y Maillo, que se desplazó hasta Murcia, bendijo el argumento y arropó en todo momento a un dirigente que definió como un "hombre bueno". En el PP, y particularmente en la conciencia de Rajoy, pesa mucho la soledad en al que murió Rita Barberá y sus órdenes son no repetir los errores pasados.

De ahí que su número tres en el PP agradeciera a Sánchez su "generosidad", se revolviera contra "los justicieros" que no son "justos" y, sabedor de que el PP murciano estaba dispuesto a apoyar a su líder hasta el final, pidió a los suyos transformar la "rabia por la injusticia" en energía cara a las elecciones del 2019.

Tras el paso atrás, el PSOE retiró la moción y emplazó a C’s a negociar un Gobierno alternativo, pero los naranjas se negaron.

LA NUEVA NEGOCIACIÓN

Te puede interesar

El portavoz de C's en Murcia, Miguel Sánchez, consideró que López Miras cumple la condición de estar "limpio", pero adelantó que pedirá renegociar el pacto de investidura en lo que afecta de a los imputados, para tratar de evitar nuevos choques con el PP. Y eso que el posible sucesor de Sánchez no escondió su deseo de que el próximo gobierno regional siga contando con el "impulso" de su antecesor, al que definió como un "referente".

Cuarto presidente que dimite en Murcia

Pedro Antonio Sánchez es el cuarto presidente autonómico de Murcia que dimite. Andrés Hernández Ros fue, tras la aprobación del Estatuto, el primer presidente electo de la comunidad y ostentó el cargo apenas dos años, de julio de 1982 a abril de 1984, cuando abandonó el mismo día en el que se registró una moción de censura. Le sucedió al también socialista Carlos Collado, quien prolongó su mandato desde abril de 1984 hasta mayo de 1993. El popular Ramón Luis Valcárcel, tras 19 años al frente del Ejecutivo regional, presentó su dimisión en el 2014 para ser eurodiputado. Hasta el momento, Murcia ha estado gobernada por tres presidentes socialistas, Ros, Collado y María Antonia Martínez, y tres del PP: Valcárcel, Alberto Garre, cuyo mandato apenas se prolongó año y medio desde abril del 2014 hasta julio del 2015, y Pedro Antonio Sánchez.