Ir a contenido

Iceta, Navarro y Rubalcaba, un tridente para parar el "penalti" independentista

El primer secretario del PSC presenta 'La tercera vía' para "fastidiar a los del patria o muerte"

"Los pueblos no se suicidan fácilmente si no son británicos", dice el exlíder del PSOE

Roger Pascual

Navarro, Iceta y Rubalcaba, en la librería Alibri. / JOAN PUIG

Navarro, Iceta y Rubalcaba, en la librería Alibri.
El líder del PSC, Miquel Iceta.

/

Un tridente para parar "el penalti" independentista. Alfredo Pérez Rubalcaba y Pere Navarro han querido flanquear a Miquel Iceta en la presentación del libro 'La tercera vía', en el que el primer secretario del PSC dibuja los "puentes para llegar a un acuerdo" para Catalunya. Con su proverbial socarronería, el primer secretario del PSC espera que, además de para invitar a la reflexión y a la búsqueda de acuerdos, su obra sirva para "fastidiar a los del 'patria o muerte'" y para que Catalunya no se juegue su futuro a un solo penalti.

"La tercera vía ya no es una línea débil ni delgada y con el tiempo será la mayoritaria", ha sentenciado Navarro. Los antiguos líderes del PSC y del PSOE han alabado el papel crucial de Iceta en el pacto que alumbró la declaración de Granada, que han vuelto a reivindicar como hoja de ruta para renovar el pacto territorial y encontrar un encaje de Catalunya en España. "Os queremos tanto que estamos dispuestos a revisar nuestra Constitución, nuestra norma básica de convivencia. Este es el mensaje político de la reforma constitucional", ha señalado Rubalcaba, que ha contrapuesto esta apuesta al mensaje que supuso el portazo del Tribunal Constitucional (TC) a la reforma del Estatut.

El exjefe del PSOE ha alabado el valor de Iceta de dar una alternativa "entre la tozudez de Mariano [Rajoy] y la imposibilidad de los que compiten a ver quién tiene más trozo de bandera". Y, antes de pasarle el relevo al autor, ha dejado una última perla: "Los pueblos no se suicidan fácilmente si no son británicos".

Iceta ha agradecido la presencia de Navarro y Rubalcaba, destacando: "El libro es mío, pero la obra es suya". El líder del PSC ha querido hacer una defensa a ultranza de la declaración de Granada, que ha incluido íntegra en el libro. "Quería ponerlo íntegro porque es poco conocido y en el PSOE no se le ha dado relieve pese a que tiene mucha importancia estratégica, porque es muy federal pero atiende a singularidades", ha dicho. Los icetistas que llenaban la librería Alibri han jaleado sus afilados dardos. Dando rienda suelta a su ironía, ha bromeado sobre la senda a la que llevan "los del tenemos prisa, todos para el barranco. A falta de mejores ideas, una reforma constitucional es lo mejor. Si hay, otras tráiganse". 

SÍMIL FUTBOLERO

Haciendo un símil futbolero, ha vuelto a defender su apuesta por agotar la tercera vía antes de explorar la independentista: "La independencia es el último de los recursos, no la primera de las preguntas. Un partido empatado se resuelve a una tanda de penalti, no se lo juegue todo al primer penalti". Albert Camus, que se hizo portero porque su abuela no le dejaba desgastarse los zapatos, escribió: "Mis mayores convicciones sobre la moral y los deberes de cada quien se los debo al fútbol". Como el autor de 'El extranjero', en el choque de banderas y con ultras cada vez más vociferantes en ambos bandos, Iceta está convencido de que podrá parar el penalti más largo de la historia.