Ir a contenido

Hartazgo en el PP y la oposición por las acciones de protesta de Podemos en el Congreso

Iglesias cuestiona la neutralidad de Ana Pastor y dice que actúa con partidismo para suceder a Rajoy

Los grupos abren una reflexión sobre las formas tras el episodio en el que Cañamero mostró fotografías de Urdangarin y Bódalo al ministro Catalá

PILAR SANTOS / MADRID

Diego Cañamero, frente al ministro de Justicia, Rafael Catalá, con la fotografía de Iñaki Urdangarin.

Diego Cañamero, frente al ministro de Justicia, Rafael Catalá, con la fotografía de Iñaki Urdangarin. / JUAN MANUEL PRATS

Las acciones de protesta de Podemos han colmado la paciencia del PP, el PSOE y Ciudadanos, que no están dispuestos a consentir más tiempo las formas del partido morado dentro del hemiciclo. El último episodio, protagonizado por el diputado Diego Cañameroque se levantó del escaño y le plantó dos fotografías de Iñaki Urdangarin y el político andaluz Andrés Bódalo delante al ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha llevado a los tres partidos a pedir una reflexión sobre la obligación de "respetar a la Cámara" que tienen los parlamentarios.

El asunto se trató este martes en la reunión de la Mesa del Congreso a petición del PP. La presidenta, Ana Pastor, dio de margen hasta la semana que viene para estudiar qué hacer ante la acción de Cañamero, por lo que se da casi por descartada la opción de sancionarle. Fuentes de la Mesa comentaron que se va a intentar pactar una declaración para "preservar la dignidad de la Cámara" porque son conscientes de que "no es un problema de reglamento, ya que buscarían subterfugios".

Pablo Iglesias ha respondido molesto y ha tratado de devolver el golp . "Lo que ataca al decoro parlamentario es un partido investigado por corrupción, que el ministrio de Justicia termine en la fiesta de un condenado por fraude  fiscal, que en el banco azul se haya sentado un mentiroso como el señor Soria que tenía sociedasdes en paraisos fiscales", ha afirmado al final del pleno en el Congreso. Ha añadido que siente una "enorme decepción  con el papel que está desempeñando la presidenta del Congreso", ha dicho comprender "sus aspiraciones políticas para suceder a Rajoy" pero ha cuestionado su neutralidad y la ha acusado de actuar en favor de la bancada popular. 

URDANGARIN Y BÓDALO

En cambio fuentes parlamentarias, inciden en el comportamiento de Unidos Podemos. "No se puede coartar a alguien cuando va a hablar", apuntan en referencia al momento en que Cañamero se colocó delante del ministro de Justicia en el hemiciclo y le mostró fotos del marido de la infanta Cristina y de Bódalo, que fue candidato de Podemos por Jaén al Congreso. Urdangarin está en libertad tras ser condenado a seis años y tres meses de prisión por diversos delitos de corrupción y Bódalo lleva un año en la cárcel por agredir a un concejal socialista durante una protesta jornalera en 2012. Cañamero quería denunciar con esa actuación la "doble vara de medir" de la justicia española, que, a su juicio, "maltrata" y mete en prisión a personas que "roban gallinas" mientras que otros "viven a cuerpo de rey".

OTROS CASOS

En los últimos meses, los diputados de Pablo Iglesias, a los que su líder reclama que sean "activistas y militantes", han extendido camisetas reclamando la gratuidad del agua, han abandonado el hemiciclo en señal de protesta y han entregado una carta al presidente de Argentina, Mauricio Macri, pidiendo la libertad de una activista indígena. Para algunos miembros de la formación morada su estilo demuestra que no se dejan "domesticar" por la Cámara y se limitan a llevar al hemiciclo el "sentir de la calle". Pero para otros, como señalaron fuentes de la Mesa, con esos gestos se "coacciona, intimida y coarta" por lo que "no se pueden admitir" dentro del Congreso.