Arran ocupa la sede del PP en Barcelona para exigir el referéndum

La organización juvenil de la izquierda independentista, afín a la CUP, avisa de que la autodeterminación "no se negocia"

Albiol califica de "fascistas" a los dirigentes de la CUP y anuncia que presentará una denuncia contra Gabriel, Fernàndez y Arran

Miembros de Arran participan en la ocupación de la sede del PP en Barcelona.

Miembros de Arran participan en la ocupación de la sede del PP en Barcelona. / ARRAN

4
Se lee en minutos

La organización juvenil de la izquierda independentista Arran, afín a la CUP, ha ocupado este lunes la sede del PP en Barcelona, ubicada en la calle del Comte d'Urgell. El medio centenar de jóvenes que han participado en la acción han pegado carteles en la entrada con el lema 'La organización es la llave de la victoria', han empapelado con pegatinas varias paredes del interior y han colocado urnas de cartón para exigir un referéndum.

Los participantes en la protesta han reclamado la celebración de un referéndum sobre la independencia de Catalunya "sí o sí" y han avisado a los dirigentes del partido conservador de que "la autodeterminación no se negocia". Los mossos han desalojado a los jóvenes, que han dado por finalizada la acción después de que los agentes hayan retirado las urnas de cartón. Los policías no han procedido a identificar a ninguno de los asistentes.

La diputada de la CUP Anna Gabriel y el exparlamentario anticapitalista David Fernàndez se han presentado frente a la sede para apoyar la protesta de Arran.

Tras el acto, la portavoz de Arran, Mar Ampurdanès, ha calificado al PP de partido "de herencia franquista y el representante más rancio de los Països Catalans" y ha pedido a Junts pel Sí que "abandone al vía del pacto, porque el pueblo no admite traiciones". "El referéndum pertenece al pueblo y es este quien lo tirará adelante", ha añadido.

David Fernàndez y Anna Gabriel han acompañado a los miembros de Arran durante su acción.

ALBIOL CALIFICA DE "FASCISTA" A LA CUP

En declaraciones a los medios de comunicación, el nuevo presidente del PPC, Xavier García Albiol, ha tildado de "fascistas" a los dirigentes de la CUP por haber apoyado la acción reivindicativa de Arran. Asimismo, el conservador ha anunciado que presentará una denuncia contra Gabriel, Fernàndez y Arran por los hechos de hoy.

"La diputada Anna Gabriel es la misma que pide el amparo del Parlament porque nosotros decimos que son violentos cuando la realidad demuestra que nos quedamos cortos", ha insistido Albiol, al tiempo que ha considerado que el Govern es "prisionero" de los anticapitalistas.

"El acto violento de hoy representa un acto de impotencia política, hoy se cumplen los 18 meses en los que se tenía que declarar la independencia y necesitan tapar su incompetencia con actos violentos. Lo que hacen solo sirve para ensuciar las paredes, no nos asustan, al contrario, nos anima a salir con más fuerza y ánimo a defender aquello en lo que creemos", ha añadido el dirigente del PP, que se encontraba reunido con su ejecutiva en el interior de la sede cuando ha tenido lugar la acción de Arran.

La dirección nacional del PP también ha condenado la "salvajada", que el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo ha atribuido a los "bandoleros" de la CUP. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha exigido al Ejecutivo catalán que "rompa de una vez por todas" con la CUP. La más contundente ha sido la portavoz popular en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, sacando a relucir el nazismo: "Las imágenes del asalto nos llevan a la Alemania de 1933. Es la prueba de que todos los totalitarismos acaban siendo idénticos".

FERRAN SENDRA

Albiol muestra cómo ha quedado la fachada de la sede tras la acción de Arran.

PUIGDEMONT Y LOS PARTIDOS CONDENAN LO OCURRIDO

Todos los partidos del Parlament salvo la CUP se han solidarizado con los populares y han condenado la acción. También el persidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha rechazado "toda acción que limite la libertad de actuación política". El jefe del Govern ha señalado que este tipo de actuaciones no solo no ayudan al independentismo, "sino que dan aargumentos a aquellos que no quieren dar ningún tipo de oportunidad al diálogo y a la negociación por lo que ocurre en Catalunya y entre Catalunya y España".

Por su parte, la líder de Ciutadans en Catalunya, Inés Arrimadas, por ejemplo, ha repudiado los actos de "intimidación" a cualquier partido, mientras que el primer secretario del PSCMiquel Iceta, ha advertido vía Twitter de que "la democracia exige respeto a todas las opiniones y es incompatible con cualquier acción que interfiera con el funcionamiento de un partido". El líder de Catalunya Sí que es Pot en la Cámara catalana, Lluís Rabell, ha calificado la ocupación de "teatralización dudosamente democrática y muy poco inteligente".

Noticias relacionadas

Los republicanos también han censurado la protesta de Arran. "Para nosotros, esta no es la forma de conseguir la victoria. Las victorias en este país no las conseguiremos con ocupaciones y, por tanto, condenamos esta acción", ha manifestado el portavoz de ERCSergi Sabrià, en una rueda de prensa. Sabrià ha añadido que su partido está trabajando para "poder poner las urnas, votar y tomar las decisiones mediante procesos democráticos".

Por su parte, la coordinadora del PDECatMarta Pascal, ha considerado que los soberanistas deben convencer, dar argumentos y dibujar un escenario positivo que permita que los catalanes puedan votar. "Todo lo que haga referencia a la violencia falta de respeto lo rechazamos y lo condenamos", ha insistido.