Ir a contenido

El Govern activa los trámites para poder hacer el referéndum

El Ejecutivo licita un contrato de sobres y papeletas en el que evita citar la consulta

La convocatoria pública alude a unas futuras elecciones al Parlament

XABI BARRENA / FIDEL MASREAL / BARCELONA

Reunión del Consell Executiu en el Palau de la Generalitat.

Reunión del Consell Executiu en el Palau de la Generalitat. / FERRAN SENDRA

¿Cómo transmitir a los afines que se ha puesto la proa al referéndum, y que esto va en serio, y a la vez esquivar cual Correcaminos las posibles impugnaciones que antepondrá, seguro, el Estado? El Govern ha activado ya la ingeniería electoral que ha preparado en estos 14 meses de legislatura. De hecho, lo hizo el miércoles, poco antes del 'sí’ de la CUP a los presupuestos, sacando a concurso, en su portal de transparencia, un contrato para las papeletas, los sobres y un variado material electoral, con la vista puesta en unos eventuales comicios al Parlament. Ahora bien, ¿se prepara el Ejecutivo de Carles Puigdemont para unas elecciones o es un astuto truco para despistar?

Según fuentes del Govern, la estrategia y la táctica en la preparación del referéndum corresponde al vicepresidente, Oriol Junqueras. La parte operativa, ahora que se acerca el momento, aún está por decidir si se queda en la sede de la ‘conselleria’ de Economia o bien se desplaza a las ‘conselleries’ que en el pasado ya han organizado todo tipo de referéndums, ya sea de la OTAN, del Estatut e, incluso, de la Constitución europea. Estas son Governació e Interior. La licitación del material electoral lleva el sello de Governació. Y detrás está Vicepresidència.

Contactadas varias fuentes del Govern, la versión dada es siempre la misma. El material --papeletas, sobres, listas de votantes, manuales para la mesa electoral, carteles de señalización de locales electorales-- es para las elecciones al Parlament que puedan celebrarse en los próximos cuatro años, periodo del contrato en licitación. “No puede cambiarse el objeto de la licitación” señala una de estas fuentes.

PARTE DEL ENTRAMADO

Sin embargo, toda conversación con estas fuentes deja la sensación de que, de alguna manera, este contrato forma parte del entramado del referéndum. Una de esas fuentes explica que "se ha tomado nota de los procesos electorales recientes en España”, en cuanto a la incertidumbre sobre si se iban o no a celebrar unas segundas elecciones, e incluso, unas terceras. “La convocatoria de unos comicios se realiza 56 dias antes de la cita con las urnas. El proceso de licitación y adjudicación se puede alargar a más de cuatro meses”, apunta esta voz para explicar el por qué del contrato.

Y es que en el Govern no esconden que la licitación de material para el referéndum supondría vulnerar el marco legal, dado que el Tribunal Constitucional ha apercibido reiteradamente al Govern y al Parlament respecto a la necesidad de no dar continuidad a ninguno de los extremos de la resolución del 9-N del 2015 sobre la llamada "desconexión". Recuérdese que una de las muchas frases favoritas de Oriol Junqueras, cuando se le pregunta alguna cuestión delicada, es siempre la misma: “No lo sé. Y si lo supiera, no se lo podría decir”. Versión libre adaptada: 'No es para el referéndum, y si lo fuera, no se lo podría decir'.

MANUALES Y CARTELES

La licitación ha sido publicada este miércoles en el diario oficial de la UE y en el portal de contratación del Estado. A partir de ahora se podrán presentar ofertas para un presupuesto base de 641.000 euros y un valor estimado de 897.520,65 euros. Y además de papeletas y sobres incluye también listas de votantes, manuales para la mesa electoral y carteles de señalización de locales electorales, entre otros ítems.

Desde hace semanas, fuentes del Govern anunciaban en privado que tras la aprobación de las cuentas del 2017, el siguiente paso en el desafío soberanista sería la adquisición de material para el referéndum, que el Ejecutivo quiere llevar a cabo con o sin acuerdo con el Estado. Más indicios, o pruebas circunstanciales: la reacción del 42% del Govern, es decir, de ERC. Si hubiere intención de ir a las elecciones, tras el contrato de Governació (en manos del PDECat) la respuesta republicana hubiera sido, cuanto menos, airada. Lo mismo con la CUP. Nada de ello ha sucedido.

“Es una licitación inimpugnable”, apunta una fuente del Ejecutivo antes de hacer una adenda enigmática: “Ya nos va bien que el foco se ponga sobre esta licitación”.

0 Comentarios
cargando