RENOVACIÓN DEL ALTO TRIBUNAL

La mayoría impone al conservador González Rivas como presidente del Constitucional

El magistrado, elegido por ocho votos, sustituye a Francisco Pérez de los Cobos

La catalana Encarnación Roca será la nueva vicepresidenta de la institución

La mayoría impone al conservador González Rivas como presidente del Constitucional
2
Se lee en minutos
ÁNGELES VÁZQUEZ / MADRID

La mayoría conservadora del pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha impuesto como nuevo presidente al magistrado Juan José González Rivas. Tanto él como la magistrada catalana Encarnación Roca, elegida vicepresidenta, han obtenido ocho votos en la primera votación. Los cuatro magistrados de talante progresista se han abstenido para mostrar su malestar por no habérseles siquiera consultado los nombramientos.

Tradicionalmente, como se acordó en la votación de hace tres años, cuando se elegió presidente a Francisco Pérez de los Cobos y vicepresidenta a Adela Asua, la vicepresidencia queda en manos del sector que está en minoría, como sistema para tratar de equilibrar ideológicamente el tribunal. En este caso, los magistrados que se han abstenido consideran que Roca no representa su sensibilidad, porque en las últimas resoluciones se ha alineado con la mayoría conservadora. 

La elección del presidente del Constitucional, que en teoría corresponde a los 12 magistrados que lo conforman, ha estado marcada por el veto del PSOE a Andrés Ollero, por haber sido diputado del PP durante 17 años, lo que ha determinado que el elegido finalmente haya sido el magistrado González Rivas. Roca, propuesta en su día por el PSC y CiU, contaba con dos claras ventajas para asumir la vicepresidencia: ser mujer y ser catalana. 

Durante las semanas previas a la renovación que corresponde al Senado varios organismos, como el Colegio de Abogados de Madrid, Jueces para la Democracia y la Asociación de Mujeres Juristas, reclamaron públicamente una mayor incorporación de mujeres al Tribunal Constitucional. Ella, que fue la primera mujer en acceder a la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, y la catedrática María Luisa Balaguer, que ha entrado ahora, son las únicas magistradas de un tribunal que cuenta con 12 miembros. Su origen catalán también se ha valorado en un momento en el que entre los asuntos más importantes que debe abordar el tribunal figura el proceso independentista iniciado por la Generalitat.

Pese a que se la incluyó en el sector progresista en el momento de su elección, de un tiempo a esta parte ha votado con la mayoría en todas las resoluciones que no han sido unánimes. Entre esas sentencias destacan la que levantó el veto a las corridas de toros en Catalunyacorridas de torosCatalunya y la que avaló las nuevas armas del tribunal para combatir la desobediencia de sus resoluciones. En ambas, Roca se alineó con la mayoría conservadora y los únicos votos discrepantes fueron los de la exvicepresidenta Adela Asua y los magistrados Juan Antonio Xiol y Fernando Valdés Dal-Ré. Por eso, la minoría prefería que la vicepresidencia fuera asumida por este último magistrado, que también afronta el último tramo de su mandato.

SITUARSE EN EL TC

Noticias relacionadas

El pleno ha sido presidido por Roca por ser la magistrada de mayor edad de entre los cuatro más antiguos del Constitucional. A ella le correspondía convocarlo y en un primer momento lo hizo para el pasado viernes, solo dos días después de la toma de posesión de los tres nuevos magistrados y pese a que algún compañero le había pedido posponerlo a esta semana, ya que tenía previsto realizar un viaje.

Finalmente, la necesidad de que Balaguer, Cándido Conde-Pumpido y Alfredo Montoya se situaran en el Constitucional llevó a posponerlo hasta hoy. El cuarto magistrado designado por el Senado, Ricardo Enríquez, pudo renovar mandato, ya que se incorporó al tribunal tras el fallecimiento de Francisco Hernando y por unos días no había cumplido aún los tres años en el Constitucional, lo que le habría vetado esa posibilidad.