Ir a contenido

VOTACIÓN INTERNA

Malestar en la confluencia de Colau por el pulso de Podem

Varias voces acusan a Fachin de buscar excusas para no confluir y apostar por una coalición electoral

Las bases moradas votan desde este jueves en una consulta que sirve a su dirección para presionar

Roger Pascual

Albano Dante Fachin, tras conocerse el resultado de las primarias.

Albano Dante Fachin, tras conocerse el resultado de las primarias. / JORDI COTRINA

Todo el mundo sabía que el problema de la confluencia de izquierdas llegaría en la confección de la ejecutiva. Y que en el juego de las sillas la parte que más tensiones podía generar era Podem. Lo que no se esperaban los que menos le conocían es que Albano Dante Fachin fuera a tensar tanto la cuerda. En plenas negociaciones, el secretario general, que ya había amagado un par de veces con romper la coalición de Catalunya Sí que es Pot si no tenía más visibilidad en el Parlament, anunció hace dos semanas que consultaría a las bases si tenían que seguir con la confluencia. La votación se celebrará finalmente desde este jueves hasta la medianoche del sábado. Y, aunque la pregunta es suficientemente ambigua como para seguir negociando hasta la asamblea fundacional del 8 de abril, el pulso ha generado mucho malestar tanto en la confluencia como en Podem.

"Gane el 'sí' o gane el 'no', no queda claro qué pasará. Es ganar tiempo, un patadón para adelante para seguir negociando. Hay mucha gente muy decepcionada con la pregunta, que consideran una tomadura de pelo, que no se ajusta a la realidad", explican voces de peso en Podem. "¿Crees que estas condiciones son imprescindibles para la participación de Podem en la asamblea fundacional del nuevo partido con ICV, Barcelona En Comú y EUiA?", reza la pregunta en referencia a tres condiciones: código ético, sistema proporcional con listas abiertas para la elección de los órganos de dirección y participación de todas las bases de Podem sin tener que inscribirse en el censo único de unpaisencomu.cat.

"Cada semana se cambian las condiciones. Dos de las que se piden en la pregunta, el código ético y las listas abiertas, ya se habían concedido. La gente empieza a pensar que lo que se quería desde un principio es una coalición", reflexionan estas voces críticas con Fachin.

Mar García, diputada de En Comú Podem en el Congreso y miembro de Podem, pide profundizar en la senda unitaria que llevó a ganar las dos últimas elecciones generales en Catalunya: "Yo no querría otra coalición. La experiencia es muy buena y quiero pensar que no hay dudas sobre la necesidad de avanzar más, dar un paso más allá". García explica que comparte la preocupación de mucha gente en Podem y denuncia la falta de claridad de la consulta. "Es una pregunta que no es clara. Sería más lógico decir los acuerdos que hay sobre la mesa y preguntar si los aceptamos o no. Si se pone lo que es imprescindible o no en verdad no estamos validando la confluencia. Aunque al final Podem termine entrando, creo que que este desmarque le puede hacer daño a la confluencia", sostiene.

"CHANTAJE SEMANAL"

Figuras importantes de la confluencia no salen de su asombro por lo ocurrido y lamentan que esto haya enturbiado el proceso, pudiendo proyectar de nuevo la idea de la proverbial tendencia de las izquierdas a la división. Algunos destacan que, aunque no vayan a desautorizarlo en público, donde siempre han defendido la autonomía de Podem Catalunya, 'los Pablos' (Echenique e Iglesias) ya les han trasladado que no comparten ni el fondo ni las formas de Fachin. "Nosotros no vamos a aceptar el chantaje semanal. Y no vamos a parar máquinas", avisan.

Susana Segovia, miembro de la ejecutiva de Barcelona en Comú, ya advertía el lunes a Fachin de que se olvidara de ir en coalición más adelante si 

Giner, secretario político de Podem, cree que ir en coalición sería el "peor escenario"

Podem renunciaba a la confluencia. "Aunque el plan A de todos es intentar confluir, Podem tiene un plan B. Al menos, una parte de la direccion considera que una hipotética coalición no es un mal escenario", coincide David Cid, coordinador nacional de ICV. Tras recordar que históricamente las grandes fracturas en la izquierda se han producido por "batallas ideológicas", Cid ha puesto en valor que no están tan lejos y que a partir del lunes volverán a hablar. 

Desde la dirección Podem también se emplaza a seguir negociando después de que se conozcan el lunes los resultados de la consulta. Joan Giner, secretario político de la formación, niega que estén forzando en busca de la coalición, que sería el "peor escenario", y asegura que siguen creyendo firmemente en la confluencia. La mano derecha de Fachin afirma que en el momento de formular las tres condiciones, estas no habían sido atendidas y que estudiarán con detenimiento la del código ético que recibieron el martes de madrugada. "Si las demandas se cumplen tendremos el mandato para participar en la confluencia", apunta. "La confluencia tiene que tirar hacia adelante; no tengamos prisa, pero esto tiene que salir", proclama Giner, en una línea similar a todos los consultados que, como decía el miércoles la alcaldesa Ada Colau, creen que pese a todo "la confluencia no peligra". 

0 Comentarios
cargando