20 sep 2020

Ir a contenido

El segundo juicio por el 9-N empieza este lunes con Homs en el Supremo

El 'exconseller' se enfrenta a 9 años de inhabilitación por "impulsar" la consulta

La vista será casi calcada de la celebrada contra Mas, Ortega y Rigau en el TSJC

Ángeles Vázquez

Francesc Homs llega a declarar ante el TS arropado por Artur Mas y dirigentes del PDECat y otros partidos, el pasado 19 de septiembre.

Francesc Homs llega a declarar ante el TS arropado por Artur Mas y dirigentes del PDECat y otros partidos, el pasado 19 de septiembre. / JUAN MANUEL PRATS

Pocas veces se tiene oportunidad de escuchar a un acusado declarar como testigo ante un tribunal por los mismos hechos por los que él mismo será juzgado apenas dos semanas después. Pero todo lo que rodea al proceso soberanista se sale de lo acostumbrado. El Tribunal Supremo comenzará a juzgar este lunes al portavoz del PDECat en el Congreso, Francesc Homs, por "impulsar" la consulta alternativa del 9-N, apenas 20 días después de que él mismo declarara ante el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya que informó al Govern de que no incurriría "en ninguna irregularidad, ni ilegalidad, y menos en un tipo penal" cara a la votación de noviembre del 2014.

Al ser diputado nacional y no autonómico, Homs solo puede responder penalmente ante el Supremo, por lo que su causa se separó de la seguida contra el expresidente de la Generalitat Artur Mas y las 'exconselleres' Irene Rigau y Joana Ortega. La tramitación del suplicatorio ante la cámara baja ralentizó el proceso pero, como la agenda de juicios de la Sala Segunda del alto tribunal solo la llenan diputados y senadores y está vacía, esa es la razón de que las dos vistas casi hayan coincidido. Así, Homs compareció como testigo de la defensa el pasado día 8 en el TSJC y hoy lo hará como acusado en el Supremo. Se enfrenta, como Rigau y Ortega, a una petición fiscal de 9 años de inhabilitación por no solo no haber impedido la consulta del 9-N, sino haberla impulsado pese a que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional (TC). 

ACUSACIÓN Y DEFENSA

La Fiscalía sostiene que Homs "no adoptó la suspensión de ninguna de las actuaciones que se desarrollaban para la celebración de la consulta que dependían directamente del Departament de la Presidència del que era titular". E "impulsó activamente los trabajos preparatorios de la convocatoria, puso los servicios jurídicos a disposición del Centre de Telecomunicacions i Tecnologies de la Informació (CTTI) para ejercer acciones legales ante una eventual suspensión adoptada por empresas privadas, y, en definitiva, potenció tras haber conocido la providencia de suspensión dictada por el TC el desarrollo del denominado proceso participativo”.

Para el ministerio público, Homs "era plenamente consciente, máxime en su condición de cabeza de los servicios jurídicos de la Generalitat, de que con su actuación quebrantaba el obligado acatamiento a las decisiones del Tribunal Constitucional”, porque su presidente, Francisco Pérez de los Cobos, envió cinco días antes de la votación un correo electrónico al presidente de la Generalitat, entonces Artur Mas, en el que le informaba de la suspensión. Además, los servicios jurídicos recurrieron en súplica la providencia, lo que, según el fiscal, demuestra que "no había margen de duda en cuanto al contenido de la suspensión pues alcanzaba a toda actuación política, estuviera o no formalizada jurídicamente, que contribuyera a impulsar la convocatoria" del día 9.

Tanto en su escrito de defensa, como ante el TSJC, Homs negó haber cometido ningún delito y atribuyó su actuación en relación con la consulta del 9-N a que cumplía con la obligación de "un gobernante democrático". Sostiene que ante la decisión del Constitucional se suspendió el referéndum convocado inicialmente, de "naturaleza jurídica radicalmente" distinta a la convocatoria del proceso participativo de la ciudadanía finalmente celebrado y que entiende amparado por la propia Constitución y el Estatut. Así lo defenderá ante el Supremo, al que asistirá acompañado por miembros de su partido, de otras fuerzas y de entidades soberanistas.