El PSOE asegura que el triunfo del "pablismo-leninismo" ha roto "los puentes con la izquierda"

Mario Jiménez considera que la "apuesta por la radicalidad" de Podemos dificultará la colaboración con los socialistas

El portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez.

El portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez.

Se lee en minutos

El portavoz de la gestora del PSOEMario Jiménez, ha lamentado este lunes que en Vistalegre II hayan ganado las tesis de Pablo Iglesias y que Podemos haya hecho un "viaje de la Puerta del Sol a Marinaleda". "El triunfo del pablismo-leninismo" ha roto "todos los puentes con la izquierda", ha manifestado en declaraciones a Onda Cero.

Jiménez se ha mostrado convencido de que el "giro a la extrema izquierda" y la "apuesta por la radicalidad" que, a su juicio, se ha certificado este fin de semana, va a hacer "muy difícil" que el PSOE y Podemos puedan "trabajar juntos" en las instituciones.

"Había una oportunidad para definir un espacio común y eso ha volado", ha considerado el portavoz socialista, para quien en Vistalegre II se ha impuesto la lógica del histórico líder de IU Julio Anguita según la cual "lo mejor para un aparte de la izquierda es que la otra no gobierne", lo que conlleva que "el mejor aliado de esa parte de la izquierda sea la derecha".

DE LA PUBERTAD A LA VEJEZ

Tras señalar que Podemos ha "pasado de la pubertad política a la vejez sin haber sido nunca un partido maduro", ha subrayado que la apuesta por la radicalidad que se ha impuesto en el partido morado es "la misma que llevó a España a unas segundas elecciones".

Te puede interesar

Por eso, el portavoz de la gestora ha llamado, en nombre del PSOE, a la "gente sensata y moderada a construir un proyecto desde la izquierda, pero con el planteamiento de trabajar en las instituciones".

Sobre la posibilidad de que una victoria del exsecretario general Pedro Sánchez en las primarias del PSOE conduzca a este partido por el mismo camino, ha insistido en que "la experiencia demostró que con el Podemos de Pablo Iglesias no se podía llegar a ningún sitio" y en que esa es una "estrategia suicida para la izquierda".