CÓNCLAVE EN LAS FILAS CONSERVADORAS

Rajoy mantiene a Cospedal pero le coloca a Maillo de contrapeso

El líder del PP premia la gestión de la secretaria general durante la dura etapa de la corrupción

Conserva los equilibrios cara a su sucesión y hace solo retoques en los cuadros intermedios

El líder del PP, Mariano Rajoy, en la presentación esta tarde de su candidatura en el 18 congreso popular. 

El líder del PP, Mariano Rajoy, en la presentación esta tarde de su candidatura en el 18 congreso popular.  / JUAN MANUEL PRATS

Se lee en minutos

PILAR SANTOS / PATRICIA MARTÍN / MADRID

Mariano Rajoy lleva 40 años ya en política, "más que Franco", apuntaba con maldad una dirigente popular en privado, y el político gallego cree que todavía puede dar "mucho más" al PP. "Estoy absolutamente convencido", exclamó este sábado durante su discurso como candidato en el 18º congreso de un partido que le ha vuelto a elegir por aclamación (95,65% de los votos). Por cuarta vez, Rajoy se ha impuesto en unas filas en las que con mucha paciencia ha conseguido neutralizar las posibles amenazas y en las que ha logrado que la palabra sucesión todavía no se pronuncie demasiado a menudo.

El máximo dirigente de los populares ha elegido al equipo que le acompañará en los próximos cuatro años y ha mantenido los equilibrios entre los posibles delfines, que siguen agazapados a la espera de una retirada que no acaba de llegar. Rajoy ha vuelto a confiar en María Dolores de Cospedal como secretaria general pese a las críticas internas por su acumulación de cargos (también es ministra de Defensa y presidenta del partido en Castilla-La Mancha) aunque le pone un contrapeso: el vicesecretario Fernando Martínez-Maillo, que a partir de ahora será "coordinador general y responsable de electoral y organización", una figura ya utilizada por José María Aznar con Ángel Acebes en 1996. Maillo será el encargado de llevar el día a día del partido, algo que de facto ya estaba haciendo desde que la política madrileña llegó al Ministerio de Defensa, y se coloca como un posible relevo natural de la secretaria general cuando llegue la hora.

PREMIO A LA FIDELIDAD

Rajoy premia a Cospedal por su gestión del partido durante la etapa de los más graves casos de corrupción del PP y desoye a los 303 compromisarios (frente a los 328) que votaron a favor de una enmienda para que se limitara el número de cargos. Pero la decisión del líder del PP de mantenerla como número dos se debe leer también en clave sucesoria. No la saca de esa carrera al igual que tampoco quita cuota de poder a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a la que mantiene dentro del comité ejecutivo nacional y en la que también ha incluido al catalán y 'sorayo' José Luis Ayllón. Alberto Núñez Feijóo, otro de los tradicionales candidatos en las quinielas de la sucesión, forma parte de ese órgano del partido como miembro nato, por ser presidente de la Xunta de Galicia.

Y en este amplio comité ejecutivo nacional, con más de 100 miembros en estos momentos, que se suele reunir cada dos meses, mantiene también a Jorge Fernández Díaz, pese a estar muy cuestionado por su labor al frente del Ministerio del Interior, mientras que deja de contar con la exalcaldesa Ana Botella, el expresidente Ignacio González, los exministros José Manuel García Margallo y Alberto Ruiz Gallardón, y Federico Trillo (que era vocal de libre designación aunque llevaba años sin asistir al comité).

La cúpula, en esencia, no cambia. Por debajo de Maillo siguen los mismos vicesecretarios que había hasta ahora: Javier Maroto (política social), el eterno Javier Arenas (área autonómica y local), Pablo Casado (comunicación) y Andrea Levy (estudios y programas). "Se cambia solo lo que no funciona", dijo Rajoy para defender su continuidad. En el siguiente escalafón, el también veterano Juan Carlos Vera será coordinador de organización, como mano derecha de Maillo. Sí que ha hecho cambios en las áreas sectoriales y lo ha hecho para mejorar la coordinación entre el partido y el Gobierno. Así, ha colocado a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, en la secretaría de este área y a la titular de Agricultura, Isabel García Tejerina, en la secretaría del mismo nombre. El ministro de Energía, Álvaro Nadal, repite en la del ámbito de economía en ese tercer escalón de la dirección del PP.

BAJO SIETE LLAVES

Te puede interesar

Aunque Cospedal aseguró que continuaría como secretaria general en el partido en noviembre ("no os vais a librar de mí", soltó el día que asumió el cargo en Defensa), no tenía claro si Rajoy iba a seguir contando con ella. De hecho, el jueves la política madrileña no había conversado con el líder del PP de este tema en concreto, según reconocen miembros de su equipo. Maillo se enteró el viernes de su ascenso y los vicesecretarios confirmaron su continuidad mientras escuchaban el discurso de Rajoy, según explicaron ellos mismos después de la noticia.

En su discurso para defender su candidatura, el líder popular pidió a los cuadros territoriales que ante los próximos congresos provinciales y autonómicos eviten los "enfrentamientos". Sabe bien de lo que habla. Rajoy agradeció a los compromisarios el apoyo que recibió en el 2016, ese año sin Gobierno en el que gracias a la unidad del PP su figura no fue en ningún momento contestada.