11 jul 2020

Ir a contenido

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

Puigdemont eleva el tono de la bronca por el juicio del 9-N

El 'president' lleva la causa al Parlament con un duro alegato contra el Estado

La oposición censura la estrategia de Mas y aprieta al Govern por el 'caso Vidal'

Fidel Masreal

El ’president’ Carles Puigdemont, este miércoles, en el pleno del Parlament. / DANNY CAMINAL

El ’president’ Carles Puigdemont, este miércoles, en el pleno del Parlament.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

/

El 'president' Carles Puigdemont no quería que en pleno juicio del 9-N el Parlament celebrase este miércoles una sesión de control ordinaria, en la que la oposición iba a hurgar sin duda en las explosivas revelaciones del ya exsenador de ERC Santi Vidal sobre supuestas ilegalidades del Govern. Así que, mientras a pocos centenares de metros seguía el proceso contra Artur MasIrene Rigau y Joana Ortega, Puigdemont ha pedido la palabra sin previo aviso para lanzar una de las más duras invectivas que se le recuerdan a un gobernante catalán contra el sistema democrático español, al que ha calificado de "enfermo". La oposición ha calificado de electoralista el discurso y le ha apretado asimismo por el 'caso Vidal'.

El alegato de Puigdemont ha sido un juicio sumarísmo a la calidad democrática española. "Una democracia que envía a juicio a responsables políticos de una jornada tan sana y edificante como el 9-N es una democracia que ha enfermado: Y viene de lejos: no pasó página durante la transición", ha afirmado en un repaso exhaustivo a casos como el del Yak 42, el 'Fernándezgate' o la vida privada del rey emérito Juan Carlos.

"Ni diálogo ni pactos ni propuestas. Juicios, amenazas y una democracia de intensidad variable que se regula a conveniencia de la mayoría que gobierna", ha espetado en otro momento de un panegírico que llevaba escrito, que ha leído con vehemencia y que, paradójicamente, ha culminado con una nueva apelación al diálogo, no sin ironizar sobre el papel de Mariano Rajoy en la escena internacional.

"No querer hablar es una decisión errónea e irresponsable porque es de esto de lo que hemos de dialogar. Dialogar pide voluntad para hacerlo. Si uno se ve capaz de hacer de interlocutor de Donald Trump para Europa, el norte de África, América Latina..., todavía debería ser más capaz de ser interlocutor activo con Catalunya. Dialogue nosotros que podemos y queremos. ¿Quieren?".

LA OPOSICIÓN Y LA DEFENSA DE MAS

Ciutadans, PSC y PPC han coincidido en que el juicio del 9-N tiene lugar porque el Govern desobedeció al Tribunal Constitucional, y los tres grupos han subrayado la "incoherencia" de Mas, Ortega y Rigau por su estrategia de defensa. "Aquí sacan pecho, dicen que desobedecieron porque el TC no es competente, pero luego ante el juez dicen: 'yo no lo sabía, fueron los voluntarios, la orden no me llegó correctamente'", se ha quejado la jefa de la oposición, Inés Arrimadas (Ciutadans).

Una crítica similar ha formulado Lluís Rabell, de Catalunya Sí que es Pot, quien ha afeado tanto la judicialización del 'procés' como "la utilización del conflicto de manera espuria para preparar una campaña electoral desde el victimismo", en referencia a Junts pel Sí. "O se desobedece o no se desobedece", ha remachado Rabell. Un reto ante el que la diputada de la CUP Anna Gabriel ha emplazado a Catalunya Sí que es Pot a desobedecer cuando el Estado declare ilegal el referéndum.

EL 'PRESIDENT' DESMIENTE A VIDAL

Por su lado, el líder parlamentario del PPC, Xavier García Albiol, ha deplorado el discurso de Puigdemont y lo ha responsabilizado de no aceptar la mano tendida del Gobierno central: "El único que no quiere el diálogo es usted, a usted lo que le va es el monólogo: salir aquí y hacer su numerito electoral. El diálogo es algo de lo que huye, que teme”, ha lamentado.

Superada la soflama, Puigdemont ha ventilado los reproches por el 'caso Vidal' limitándose a desmentir por enésima vez que el Govern haya obtenido "ningún dato de manera ilegal o ilícita", y a recordar que el exsenador "asumió su responsabilidad en un tiempo récord" al renunciar al acta.