EL CONGRESO DE LA FORMACIÓN MORADA

Vistalegre II se juega en Catalunya

Domènech contactó con Iglesias y Errejón para expresarles su inquietud por la escalada de tensión

La cúpula de Podem se queda sin errejonistas tras la salida de Albiach y Bertomeu

Pablo Iglesias y Albano Dante Fachin, este viernes en un mitin en Sant Feliu de Llobregat.

Pablo Iglesias y Albano Dante Fachin, este viernes en un mitin en Sant Feliu de Llobregat. / ELISENDA PONS

2
Se lee en minutos
Iolanda Mármol
Iolanda Mármol

Periodista

ver +
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

Las aguas de Podemos no solo están removidas en Madrid. También en su afluente catalán, porque Vistalegre II también se juega en Catalunya. Lo pudo comprobar Pablo Iglesias el viernes pasado en su visita fugaz a Sant Feliu de Llobregat. Allí presenció en primera fila un sonoro abucheo a Albano Dante FachinAlbano Dante Fachin, secretario general de Podem Catalunya, al que parte de los asistentes le echaron en cara que haya pasado de apoyar a los anticapitalistas a apostar por Iglesias. Un fin de semana movido en el que los errejonistas Jèssica Albiach y Marc Bertomeu dejaban de ser miembros de la ejecutiva. Desde Catalunya se teme que la lucha fratricida pueda partir al partido del 15-M.

Xavier Domènech, en las conversaciones habituales que tiene con Iglesias y Errejón, les transmitió la semana pasada su preocupación por la escalada de tensión y su deseo de que tras la cita de Vistalegre se pacifiquen las cosas. Sin querer inmiscuirse, obviamente, porque el líder de En Comú Podem en el Congreso y arquitecto de la confluencia no forma parte de Podemos y ya tiene suficiente lío con la construcción del nuevo sujeto político en Catalunya.

Quien sí concurre a Vistalegre II es Albiach, diputada de Catalunya Sí que es Pot en el Parlament, que va en el número 12 de la lista de Iñigo Errejón. Por ello, y de acuerdo con el planteamiento errejonista de 'una persona, un cargo institucional y uno orgánico', dejó la semana pasada la ejecutiva igual que Bertomeu, que fue cesado. Sus voces eran de las pocas discrepantes en la cúpula, formada mayoritariamente por afines a Fachin, que ganó a Albiach las primarias de hace medio año. "Si te rodeas solo de personas que tienen una visión muy similar a la tuya, acabas teniendo una visión de túnel. Cuando te rodeas de personas con ideas diversas pero con lealtad, acabas abriendo la mente y tienes un discurso mucho más rico", reflexiona Albiach, que lamenta la falta de transversalidad de Fachin y su decisión de prescindir de Bertomeu: "Me parece una lástima, poco estratégico y que el partido no camina hacia allí".

FACHIN NIEGA QUE SEA UNA "PURGA"

Noticias relacionadas

Fachin asegura que no se trata de una purga y tanto el secretario general como el secretario político, Joan Giner, han querido desvincular la ausencia de errejonistas en la nueva ejecutiva de la batalla de Vistalegre, asegurando que era una reestructuración prevista a los seis meses de asumir el mando. "Nadie va a entrar o salir de la ejecutiva por ser de unas tesis", asegura Fachin, aunque el perfil de la dirección se haya uniformizado. Por su parte, Giner confía en que, pasado Vistalegre, no se produzcan incidentes como el de Sant Feliu. "Que hubiera una decena de personas en el acto de Iglesias abucheando proviene más de la confrontación de Madrid, de la cultura que hemos generado, y de que estamos en un proceso de reconocimiento de agrupaciones locales. Algunas de ellas, por desgracia no podemos reconocerlas por estatutos", considera el secretario político.

De los más de 120 círculos de Podem Catalunya, 110 están ya reconocidos, 7 u 8 están en proceso de serlo y hay 3 o 4 que Giner ya ha dicho que no van a reconocer "porque no cumplen con los requisitos fijados por Pablo Echenique, secretario de organización". A estos atribuye el follón de Sant Feliu, aunque asegura que los críticos en Catalunya son una minoría. "Si volviera a haber elecciones, ahora sacaríamos mucho mejor resultado", sentencia. "No es tan importante si son 5, 10 o 25 críticos, sino mirar de dónde viene ese malestar y tratar de resolverlo", rebate Albiach, que critica que las tesis de las listas perdedoras no fueran escuchadas en la ejecutiva.