Ir a contenido

LA CONSTRUCCIÓN DEL NUEVO SUJETO POLÍTICO

¿Cómo se financiará En Comú Podem?

La confluencia deberá resolver cómo se reparten los ingresos y qué pasa con la deuda de algunos partidos

Roger Pascual

Xavier Domènech en su comparecencia para valorar los resultados del 26-J. 

Xavier Domènech en su comparecencia para valorar los resultados del 26-J.  / FERRAN SENDRA

Una vez consensuada la ponencia política de En Comú Podem, apostando por la creación de una república catalana que decida qué relación quiere tener con España, ahora llega el momento de abordar cuestiones más prosaicas pero igualmente importantes para la construcción del nuevo sujeto político. Barcelona En Comú, Iniciativa, Podem y EUiA han dejado la parte organizativa, la más espinosa de todas, para el final del proceso de confluencia. La confección de la ejecutiva es, como en cada proceso congresual, el asunto más delicado. Junto a este, hay otro elemento no menor y que siempre es incómodo de tratar: el dinero.

Aunque a partir de marzo se abordará a fondo esta cuestión, ya hace tiempo que se está hablando de un punto con dos ramificaciones: la primera, el sistema de financiación del partido y, la segunda, qué pasa con las deudas. A excepción de una parte que se destina a tareas de coordinación, la mayoría de los ingresos de la coalición de En Comú Podem en el Congreso se reparten entre los distintos partidos, que también se financian a través de las retribuciones obtenidas por sus representantes municipales y en el Parlament. La idea es que a partir de ahora, en los distintos ciclos electorales, el dinero pase a formar parte de la saca 'común'. "Después de la asamblea fundacional el nuevo partido tendrá entidad propia y por tanto es de sentido común que reciba y gestione directamente la financiación que obtenga cuando consiga representación en las diferentes administraciones -explican desde los 'comuns'-. Este es el planteamiento que está sobre la mesa, aunque de momento este tipo de cuestiones no se están abordando en profundidad, ahora estamos centrados en el debate ideológico". 

MOCHILAS E INTERROGANTES

Aunque no se fuerce la disolución de los partidos y se permita la doble militancia, si se adopta esta fórmula los partidos se quedarán sin financiación más allá de las aportaciones de sus afiliados. Por esto, pasado el presente ciclo electoral, la mayoría de las formaciones podrían desaparecer. Y partir de aquí surge el segundo interrogante. ¿Qué pasa con la deuda que arrastran algunos de ellos? Una pregunta especialmente pertinente en el caso de Iniciativa. En los últimos cinco años, la formación ecosocialista ha conseguido reducir en cinco millones su deuda con los bancos, que pese a todo asciende todavía a unos 11 millones de euros, aunque la venta de los 31 inmuebles de ICV (en especial de su sede en el centro de Barcelona) podría permitir liquidar prácticamente esa cantidad. Desde los 'comuns' aseguran que "la deuda de los partidos no será un problema". Aunque señalan que "el nuevo partido no será una fusión, y por tanto no tiene por qué asumir las mochilas de los partidos que se integran", reconocen que este es un tema que se tendrá que tratar, a la vez que remarcan que la estructura organizativa no se decidirá entre las ejecutivas de los partidos en un despacho. "Evidentemente estas negociarán, pero la dirección ejecutiva que tenga el partido a partir de abril será quien termine de decidir gran parte de estas cuestiones".

0 Comentarios
cargando