Ir a contenido

MEMORIA HISTÓRICA

El PNV quiere que el Gobierno pida perdón por el bombardeo de Gernika

El pleno del Senado debatirá la semana próxima la moción sobre la masacre de 1937

Reportaje sobre el bombardeo de Gernika. / YOUTUBE / AYUNTAMIENTO DE GERNIKA

El pleno del Senado debatirá la semana próxima una moción del PNV con la que los nacionalistas vascos pretenden que el Gobierno reconozca la responsabilidad del Estado en el bombardeo de Gernika, del que se van a cumplir 80 años, y pida disculpas por la masacre, tal y como hizo Alemania en el año 1997.

El portavoz del PNV en el Cámara Alta, Jokin Bildarratz, ha hecho este martes hincapié en la oportunidad que supone la conmemoración del 80 aniversario del bombardeo, ocurrido el 26 de abril de 1937, para que el Estado traslade su perdón al pueblo de Gernika por aquel episodio de la Guerra Civil que destruyó la población vizcaína y causó numerosas víctimas civiles. Ha recordado que es algo que ya hizo en 1997 el entonces presidente alemán, Roman Herzog, con una solemne declaración, a la cual siguió otra, al año siguiente, del Parlamento alemán, que de forma unánime trasladó sus disculpas por el bombardeo. España no lo ha hecho todavía y en opinión del PNV es ya hora de que "también asuma esa parte de responsabilidad histórica que le corresponde" y exprese su perdón para cubrir así "un vacío que aún hoy está pendiente".

A Bildarratz no le vale para justificar la ausencia de esta reparación el argumento de que los hechos ocurrieron bajo responsabilidad de un gobierno ilegítimo, el del general Franco, y reitera que las instituciones alemanas sí lo hicieron al reconocer la implicación de la Legión Cóndor y la responsabilidad subsidiaria del Estado alemán.

Las bombas incendiarias arrojadas por los aviones alemanesdestruyeron más del 70% de los edificios. En cuanto a las víctimas mortales, no se ha establecido el número exacto (las diferentes versiones oscilan entre las 150 y las 2.000), ya que, aunque Gernika contaba en ese momento con una población de alrededor de 6.000 habitantes, había también numerosas personas de localidades vecinas que habían acudido al mercado, así como refugiados y algunas fuerzas republicanas.