Ir a contenido

Carlos Fabra, de la cárcel al juzgado... a no declarar

El exdirigente popular está imputado por presunto cohecho en el aeropuerto de Castellón

NACHO HERRERO / CASTELLÓ

Carlos Fabra a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Castellón.

Carlos Fabra a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Castellón. / MIGUEL LORENZO

Carlos Fabra cambió este martes la madrileña cárcel de Aranjuez, donde cumple cuatro años de condena por delito fiscal, por la Audiencia Provincial de Castellón, donde tenía una cita a primera hora para declarar como investigado por un presunto delito de cohecho que habría cometido cuando el dirigente del PP era presidente del consejo de administración del Aeropuerto de Castellón. "Lo que tenga que decir lo diré a su señoría", apuntó antes de entrar a la audiencia el que fuera también 'todopoderoso' presidente de la Diputación de Castellón. Pero finalmente no lo hizo.

Según confirmó el Tribunal Superior de Justícia de la Comunitat Valenciana, se acogió a su derecho a no declarar, como también hizo el expiloto de motociclismo Álex Debón, la otra 'pata' de este caso. Debón aseguró a su salida que era el juez el que había suspendido la causa para requerir más documentación algo que el TSJCV negó. "Se ha suspendido la vista porque falta documentación, porque el juez ha pedido más información, faltan muchos documentos por ambas partes y se ha suspendido hasta nueva fecha", señaló. "La declaración no se ha suspendido", corrigió el organismo en un comunicado.

CONTRATOS PUBLICITARIOS

En octubre de 2016, el juzgado admitió la denuncia de la fiscalía para investigar un caso vinculado a contratos publicitarios. El piloto recibió cerca de 3,6 millones en concepto de publicidad del aeropuerto y a su vez realizó varias transferencias al propio Fabra por valor de 360.000 euros. Después, ambos firmaron un documento en el que aseguraban que se trataba de un préstamo que el político se comprometía a devolver. Como no lo hizo, Debón le denunció por impago y a raíz de eso, la fiscalía empezó a investigar por si podía existir un delito de cohecho en esos contratos. Ahora el juez instructor ha solicitado a la Abogacía del Estado, que representa al aeropuerto, para que se pronuncie sobre la posibilidad de declarar la causa compleja y ampliar la investigación hasta un año y medio.

En contra del criterio de la fiscalía, Fabra disfruta desde hace abril del 'tercer grado' lo que le obliga a acudir a dormir a prisión pero le permite abandonarla durante el día. Además de este caso, Fabra tiene aún otra causa pendiente por el alquiler de un campo de golf en La Coma, en la localidad castellonense de Borriol, al padre del golfista Sergio García en el que pudo incurrir en un delito societario.