Ir a contenido

PERFIL

¿Quién es Santi Vidal?

El senador de ERC lleva toda la vida implicado en política, pero alcanzó la popularidad tras ser suspendido como juez por redactar la Constitución catalana

Rafa Julve

Santi Vidal, en junio del año pasado.

Santi Vidal, en junio del año pasado. / JOSEP GARCIA

Santi Vidal es juez de profesión, aunque siempre ha tenido pie y medio en política. Nacido en Sant Sadurní d'Anoia hace 63 años, su padre fue un militar de carrera y alcalde franquista entre 1968 y 1971 en dicha localidad de l'Alt Penedès. Él, en cambio, siempre se ha distinguido por su progresismo y, en los últimos tiempos, por implicarse en el eje identitario al diseñar en sus ratos libres un borrador de constitución catalana, lo que motivó que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) le suspendiera como magistrado durante tres años y que el independentismo lo encumbrara como uno de los 'mártires' del 'procés'.

Como juez evitó hace décadas dictar sentencias condenatorias contra quienes se declaraban insumisos para hacer el servicio militar, lo que le granjeó simpatías en la izquierda y el catalanismo. Tras licenciarse en Derecho en la Universitat Autònoma de Barcelona en 1976, trabajó como abogado en un despacho laboralista afín a la CNT. Posteriormente inició la carrera como juez en Arenys de Mar y ya en la Sala Penal de la Audiencia de Barcelona fue miembro de la progresista Jueces para la Democracia (que este viernes recordó que dejó la asociación en el 2015 y le recriminó sus recurrentes "salidas de tono" y su "afán de protagonismo"). Se significó sin ambages contra la ley hipotecaria y contra la violencia machista. Fue también el primer juez en emitir una condena por apología del genocidio y odio racial, en este caso al propietario de la librería ultra Europa, Pedro Varela, y amplió su abanico de actividades como coordinador pedagógico del área de Derechos Humanos de la Escola de Policia de Catalunya.

NORMALIZACIÓN LINGÜÍSTICA

Vidal también marcó perfil catalanista desde los inicios de su singladura, pues fue por ejemplo uno de los primeros jueces en emplear el catalán de forma permanente. Con la eclosión del 'procés', esa implicación ganó enteros y coordinó el equipo que redactó un anteproyecto de Constitución catalana. La consecuencia, la decisión del CGPJ de apartarle de sus labores como juez  por "vulnerar el deber básico de fidelidad a la Constitución española y al ordenamiento jurídico", un dictamen aprobado por 12 votos a 9 ratificado días después por el Tribunal Supremo

Aquel castigo empujó a Vidal a dar el salto de lleno a la política. Tras una etapa como asesor de la Conselleria de Justicia del Govern de Artur Mas -puesto desde el que se dedicó a entrevistar a abogados afines a la secesión como futuribles jueces de una Catalunya independiente-, ERC lo acogió con los brazos abiertos y lo presentó como cabeza de lista para el Senado en las dos últimas elecciones generales, candidatura que le valió el escaño al que ha renunciado tras conocerse que atribuye al Govern acciones ilegales para alcanzar la independencia. Un discurso que iba pronunciando por toda Catalunya como ufano evangelista del 'procés', labor que muchos le aplaudieron hasta que ha trascendido lo que decía: él juzgará si quienes le rechazan ahora lo hacen porque ha mentido o porque ha desvelado cosas que no debía. Por el momento, asegura que sacrifica su acta en la Cámara alta para no perjudicar al 'procés'. De nuevo, un 'mártir'.

0 Comentarios
cargando