Ir a contenido

Los partidos se reprochan la discriminación de las lenguas oficiales en webs institucionales

ERC pregunta al Gobierno por la web monolingüe de la Moncloa

El PP aventa los ayuntamientos catalanes sin web en castellano

XABI BARRENA / BARCELONA

La derivada española de la desaparición del castellano de la web de la Casa Blanca de Donald Trump puede componer, por sí sola, todo un manual de una de las prácticas más arraigadas en la política ibérica: el ‘¡y tú mas!'. A rebufo de los que han lamentado la 'caída' de la lengua propia de millones de norteamericanos de la web, en particular el PP, han surgido los que les afean el doble rasero que conlleva que el catalán, euskera y gallego no aparezcan en la página de la Moncloa, como el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka. Y a su vez, los primeros, por ejemplo la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, han pedido a todos los que lamentan la ausencia del español en la web de la Casa Blanca que se muestren "igual de preocupados" cuando el castellano desaparece de las páginas de ayuntamientos catalanes.

La polémica ha dado incluso para una metida de pata del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que, lamentando la decisión de la nueva administración estadounidense, ha añadido que le "gustaría que la web de la Generalitat también estuviera traducida al castellano" porque, ha ironizado, "también en Catalunya hay gente que habla castellano” y, además, "en muchos lugares de España les importan las decisiones del Govern y lo que quiera decir". La metida de pata viene a cuento de que la web de la Generalitat ya tiene versión hispana.

Otro clásico en este tipo de polémicas, ERC, se lo toma con mucho más calma. Según el portavoz adjunto en el Congreso, Gabriel Rufián, los republicanos están en un proceso de "desconexión" y ya no se involucran "en intentos por corregir" el Estado español. Es decir, y aun con el recuerdo de la frustrada ley de lenguas que impulsaron en tiempos de José Luís Rodríguez Zapatero, la acción republicana se limitará a una pregunta por escrito al Ejecutivo Rajoy. Y básicamente porque el reconocimiento de la realidad plurilingüística del Estado también afecta a la Comunidad Valenciana e Illes Balears.

ESTILO MORDAZ

Así, en la pregunta que ha formulado el propio Rufián inquiere, en su personal estilo mordaz, si "¿está el Gobierno español indignado, molesto o preocupado porque el Gobierno de los Estados Unidos ya no tiene su web en español?" y, en caso afirmativo, si "¿está entonces igualmente indignado, molesto o preocupado porque las webs de las principales instituciones del Estado --incluyendo las del propio Gobierno español-- no están traducidas a las lenguas propias del Estado distintas del castellano?". Rufián también pregunta al Ejecutivo del PP si va a incluir el aranés y por qué incluye en sus traducciones el 'valenciano' como lengua.

El secretario de organización de Ciudadanos, José Manuel Villegas, por su parte, afirma que su partido "siempre" ha defendido la riqueza lingüística que tiene España y reclama "que se traduzca" la página de la Moncloa. "Defendemos la presencia de todas las lenguas españolas y la necesidad de cuidarlas e impulsarlas por parte del Gobierno de España".