LAS CUENTAS DEL 2017

El Govern descarta la subida del IRPF en su última oferta a la CUP

El Ejecutivo plantea crear nueve fondos con fines sociales y un impuesto ambiental

Los anticapitalistas evitan valorar la propuesta hasta que sus bases la analicen

El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, departe con las diputadas de la CUP Gabriela Serra y Eulàlia Reguant, en el Parlament.

El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, departe con las diputadas de la CUP Gabriela Serra y Eulàlia Reguant, en el Parlament. / FERRAN SENDRA

Se lee en minutos

Después de numerosas reuniones con la CUP y la presión de los anticapitalistas -y de otras fuerzas de izquierdas- para incrementar determinados impuestos directos, el Govern de Junts pel Sí no ha cedido. Han triunfado así las tesis del PDECat de no ceder más ante los 'cupaires' ni siquiera para aumentar el tramo más alto del IRPF, ni tampoco con los impuestos de sucesiones o patrimonio, pese a la existencia de margen para ello según un informe del propio Govern.

La última propuesta de los anticapitalistas planteaba la creación de nuevos tramos, con más gravamen, a partir de 60.000 euros de renta. Una cifra que el Ejecutivo catalán consideraba excesivamente baja. No obstante, el sector republicano del Ejecutivo ya propuso hace seis meses, con ocasión del debate de los presupuestos del 2016, aumentar el IRPF de los que declaraban más de 90.000.

Pero no va a haber aumento impositivo, pese a lo cual en el Govern se mantiene el "optimismo" porque, como explicaba la portavoz del Ejecutivo, Neus Munté, la última oferta a la CUP es "una buena propuesta" tras los esfuerzos negociadores llevados a cabo.

MÁS DOTACIÓN A RENTA DE CIUDADANÍA

El Govern considera que las cesiones ya se han producido en otros dos ámbitoseducación y renta garantizada de ciudadanía, así como al creación de impuestos ambientales, en concreto uno sobre emisiones de CO2 en vehículos de tracción mecánica. Una nueva tasa que podría reportar a las arcas de la Generalitat 77 millones de euros, siempre según el Govern.

En educación se ha formulado una propuesta para un incremento de presupuestos para dedicar 140 millones de euros a la reducción de una hora lectiva a maestros y profesores (lo cual significa destinar 111 millones a contratación de nuevo personal) así como contratar a profesorado de refuerzo por valor de 28 millones. La CUP y los sindicatos de la comunidad educativa reclamaban que se redujeran las dos horas lectivas que se incrementaron durante la crisis por los recortes en educación.

Respecto a la renta garantizada de ciudadanía, el Govern subraya que ha prácticamente triplicado la dotación presupuestaria respecto al 2010. En concreto, el proyecto inicial de presupuestos preve 208 millones para la Renta Mínima y el Govern plantea a la CUP un fondo para la cohesión social por valor de 45 millones de euros por lo que la Renta Mínima pasaría a dotarse con 253 millones de euros para la renta garnatizada de ciudadanía y 35 millones complementarios en políticas de inserción laboral y social. Las asociaciones promotoras de la Renta Garantizada reclaman una prestación sin condicionantes.

La oferta a la CUP se completa con la creacion de hasta nueve fondos económicos con fines sociales, con recursos procedentes de ingresos ya previstos, así como una auditoría sobre la construcción de la línia 9 del metro de Barcelona y del canal Segarra-Garrigues.

Te puede interesar

LA NEGOCIACIÓN PUEDE DILATARSE

Una vez recibida la oferta, la CUP ha guardado silencio este lunes, a la espera de hacer llegar a sus bases los términos de la propuesta, sobre la que decidirá el consejo político 'cupaire' el próximo sábado. En cualquier caso, si el PP y Ciutadans recurren los presupuestos ante el Consell de Garanties Estatutàries -por incluir partidas para el referéndum-, la aprobación definitiva de las cuentas se retrasaría aproximadamente un mes hasta que este organismo decida. Y durante este período la CUP podría seguir presionando al Govern para que ceda respecto al incremento de impuestos.