DOCUMENTOS ANTE VISTALEGRE II

Iglesias quiere el poder para convocar referéndums en Podemos

Propone que las decisiones relevantes las tomen los inscritos y rebaja la edad a 14 años

Redobla la presión sobre Errejón y le advierte que si gana debe liderar la fuerza morada

Pablo Iglesias durante un acto de protesta en Madrid. 

Pablo Iglesias durante un acto de protesta en Madrid.  / REUTERS / SUSANA VERA

Se lee en minutos

Empieza la fase de negociaciones en Podemos con las propuestas de cada familia en negro sobre blanco. La última en darse a conocer, la de Pablo Iglesias, que presentó este lunes su idea sobre cómo debe ser el reparto de poder en el partido. El jefe podemista reclama mantener la potestad de convocar referéndums ante una militancia que podrá ser más joven, puesto que rebaja la edad mínima para inscribirse a los 14 años. Ahora está fijada por estatutos en 16, pero la web impide, de facto, registrarse a los menores de edad.

Los estatutos actuales  fijan la edad mínima para registrarse en 16 años, aunque la web la sitúa en 18

Iglesias explica en su documento su voluntad de convocar consultas con mayor frecuencia y agilidad, una fórmula que despojaría de capacidad de decisión al Consejo Ciudadano Estatal (CCE), el máximo órgano entre asambleas, y la deposita en manos de los inscritos. Es de sobras conocido que los consejeros estatales se han mostrado en contra del criterio de Iglesias en cuestiones de relevancia. Aunque nadie puede vaticinar qué proporción de cada familia dominará este órgano tras su congreso estatal en febrero, con la consulta directa a los simpatizantes el secretario general se evita tener que disputar esa batalla en la cúpula y puede trasladarla directamente a una militancia que siempre ha tenido a favor: Iglesias no ha perdido ningún proceso interno en clave estatal, aunque la última consulta (en diciembre) la ganase ajustado, por 2.000 votos. 

En este contexto, el líder podemista asume la cláusula de blindaje a la fusión con IU que postula Íñigo Errejón. El secretario político pide que deba ser aprobada por una mayoría amplia, dos tercios de los inscritos, e Iglesias introduce esta misma condición en su documento organizativo. Este requisito traslada un poder decisivo a la campaña que se hiciese en favor o en contra de esa integración.

LIMITAR CARGOS...PERO CON EXCEPCIONES

Lo que Iglesias no detalla en su propuesta es cómo reorganizar el poder de la cúpula. Si bien su documento político advierte que él, Errejón y Pablo Echenique (Organización) han concentrado excesivo poder en sus secretarías, no formaliza propuesta alguna para redistribuirlo y se limita a proponer que será la ejecutiva quien “asumirá las decisiones políticas inmediatas”, la cartera de Errejón. 

El líder propone limitar  los cargos, pero deja la puerta abierta a que Echenique mantenga todos los suyos 

Aunque defiende la máxima de un dirigente-un cargo, deja abierta la puerta a que Echenique siga siendo barón en Aragón (y como tal miembro nato del CCE) y secretario de Organización (y como tal miembro de la ejecutiva).

LA AMENAZA DE DIMISIÓN

Te puede interesar

Con los documentos ya sobre la mesa, Iglesias redobla la presión sobre el secretario político. Insiste en que si no hay acuerdo y gana la hoja de ruta de Errejón, este debe ser líder. Aunque el ‘número dos’ insiste en que no va a disputar ese cargo, Iglesias insiste. “Si vamos separados y la lista de Errejón tiene lista más votos, el líder debe ser Íñigo. El que tenga más votos tiene que asumir el liderazgo”, subrayó este lunes. Su entorno confirma la amenaza: si pierde, dimitiría esa misma noche del 12-F.

El secretario político ya ha dejado claro que no aspira a liderar el partido y que no se postulará a la secretaría general. Desde la familia errejonista entienden que si Iglesias tiene tanto empeño en situarle como posible candidato a ‘número uno’ es porque quiere forzar un plebiscito y amenazar con su marcha, temeroso del incierto resultado de Vistalegre II.