Ir a contenido

LA ESTABILIDAD DEL EJECUTIVO CATALÁN

Un informe del Govern demuestra que hay margen para subir el IRPF

Los tramos altos están gravados por debajo de la media de las autonomías del régimen común

Los tipos máximos del impuesto de renta están lejos de los de Euskadi y Navarra

Xabi Barrena

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras caminan por el Pati dels Tarongers del Palau de la Generalitat, antes de una reunión de Govern.

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras caminan por el Pati dels Tarongers del Palau de la Generalitat, antes de una reunión de Govern. / FERRAN SENDRA

Sí, se puede. O mejor dicho, hay margen suficiente para elevar el IRPF en sus tramos altos sin situar a Catalunya en el primado de la clasificación de territorios sobrecargados de impuestos. Así se extrae de un documento interno del Govern, o al menos que no ha salido a la luz ni ha sido aportado a la negociación con la CUP, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. El informe, titulado ‘Progresividad impositiva: situación actual y escenarios de futuro’, explica que “el grado de progresividad, y por tanto, el objetivo redistributivo a alcanzar es una decisión política”, anticipando así el duelo actual entre el Govern y la CUP.

El estudio da múltiples pistas sobre la existencia de ese margen. "Está contrastado que a partir de un determinado nivel de presión fiscal, incrementar los tipos impositivos reduce la recaudación", advierte el texto, marcando así un límite a esos aumentos del IRPF. ¿Tiene una excesiva presión fiscal Catalunya? En el índice de comunidades autónomas se halla un poco por encima de la media y, en concreto, en el noveno lugar. Asturias y Baleares encabezan esta lista y también la que estudia solo aquellos impuestos donde los gobiernos autonómicos tienen capacidad normativa. En esta última, la catalana es la tercera autonomía. Todo esto en un Estado, el español que se halla seis puntos por debajo de la media de presión fiscal (que confronta lo recaudado en impuestos frente el PIB) de la Unión Europea (UE) y a 16 de Dinamarca.

El estudio acerca la lupa a los tres grandes impuestos que Catalunya más o menos controla, como son el de la renta (IRPF), el de patrimonio y el de sucesiones. Habida cuenta de que la negociación Govern-CUP ya ha dejado de lado los dos últimos impuestos, cabe dedicar toda la mirada al IRPF.

Primer dato: el 96,6% de los declarantes cuentan con una base imponible general inferior a los 60.000 euros. Y en cuanto a los tipos, Catalunya se sitúa como la comunidad con los tipos marginales más elevados en los primeros tramos de liquidación y, en cambio, se sitúa por debajo de la media de las autonomías (de régimen común, es decir, todas excepto Euskadi Navarra) a partir de los 90.000 euros. Ese es el margen a explorar, si se quisiera, en cuanto a tipos impositivos en un contexto, el español, de presión fiscal relajada.

TERRITORIOS FORALES

Acercando aún más la lupa, el estudio analiza el tipo máximo que, en Catalunya, en el 2015 era del 48%, cuando la española era del 46%. En Euskadi, sin embargo, era del 50,5% y en Navarra, del 52% y concluye: "La evidencia constata que los territorios más desarrollados y con mayores niveles de PIB son los que presentan unos tipos máximos más elevados".

El informe realiza también varias simulaciones de bajada y subida de impuestos a rentas bajas y altas, respectivamente. Llaman la atención las simulaciones cuatro y cinco, que se centran en subdividir el tramo entre 53.000 y 120.000 euros en dos (en un caso) y crear un nuevo tramo, por encima de 175.000 euros, en el otro. Las dos simulaciones dan pingües beneficios (entre 19,9 y 25,5 millones) a costa de los declarantes más acaudalados. En la opción en la que se obtienen 25,5 millones, los perjudicados son solo el 0,9% de los contribuyentes, los que alegan más de 90.000 euros. Un total de 36.000 personas.  

La otra opción, la que arroja un saldo de 19,89 millones nuevos para la Generalitat afecta a más contribuyentes, a partir de los 60.000 euros, pero de una manera menos agresiva que la anterior. Esta última simulación es, precisamente, la que oferta la CUP al Govern.

Avances en educación en la reunión entre el Ejecutivo y la CUP

Se augura un fin de semana frenético. Tomando en cuenta que las asambleas territoriales de la CUP empezarán a celebrarse el miércoles, quedan apenas cuatro días para cerrar un acuerdo. Así, Govern y CUP, de nuevo con la presencia de Oriol Junqueras, han mantenido este miércoles una nueva ronda negociadora, hasta pasadas las ocho de la noche.

Los primeros testimonios recogidos señalan que ha habido avances en materia educativa, uno de los tres frentes abiertos, junto con la fiscalidad y la renta mínima.  "Somos optimistas y hay razones para serlo", ha apuntado una fuente del Ejecutivo.

Antes del encuentro, el Gobierno catalán se mostraba ya dispuesto a volcar más recursos a educación, pero prefería vertirlos en la educación de 0-3 años, frente a las pretensiones de la CUP de revertir los recortes laborales al profesorado.

Sobre impuestos, en concreto sobre el IRPF --puesto que la CUP ha renunciado a modificar patrimonio y sucesiones--, ni tan solo se ha llegado a hablar. Se deja para el final.