Ir a contenido

RESTITUCIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA

Juan Santolaria: "Es indecente que no se busque a los muertos de una guerra civil"

Familiar de un desaparecido del franquismo, ha logrado hallar los restos de su tío abuelo después de 12 años de lucha

JÚLIA REGUÉ / BARCELONA

Fosa del cementerio de Tremp donde se han identificado los restos de Vicente Santolaria.

Fosa del cementerio de Tremp donde se han identificado los restos de Vicente Santolaria. / ACN / MARTA LLUVICH

Juan Santolaria conduce hasta Cirat (Castellón) para enterrar dignamente al tío de su padre, Vicente Santolaria Escrig. Pero este no acaba de fallecer. Murió en 1948 en el cuartel de la Guardia Civil de Tremp (Lleida), donde fue detenido acusado de maqui, aunque hasta ahora nadie sabía dónde se hallaban sus restos. Los familiares se aventuraron en una lucha incansable hace 12 años y al fin lo han encontrado. Su cuerpo yacía en una fosa sin identificar en el cementerio del pueblo leridano. Las pruebas de identificación genética, ofrecidas por la Generalitat, han contrastado los restos hallados con los de Juan y se ha confirmado así la identidad de Vicente, un militante activo de la CNT que fue elegido alcalde del Front Popular de Cirat en el 1936.

-Le prometió a su padre que encontraría a Vicente. ¿Qué siente al haberlo conseguido?

-Es un momento muy emocionante, de un valor impensable. Siento que hemos ajustado cuentas con nosotros mismos. Vicente era un hombre bueno que no se mereció la muerte que tuvo ni mucho menos estar perdido en una tumba olvidada.

-Después de más de 40 años de democracia aún hay desaparecidos.

-Me parece indecente que no se busque a la gente que ha muerto por culpa de una guerra civil. No recuperaremos la decencia hasta que vuelvan a casa los que se han dejado la vida luchando por la libertad. Las familias de todos los desaparecidos lo merecemos, pero no hay voluntad de hacerlo. El olvido es la herramienta que les sirve a algunos para legitimar lo que son y perpetuarse en el poder.

- ¿Cómo empezó la búsqueda?

-Sabía que había muerto en Tremp y me dirigí al cuartel de la Guardia Civil, donde encontré documentos sobre su detención. Al cabo de un tiempo, regresé y me dijeron que algunos de ellos habían sido destruidos. Pero no desistí y busqué en los archivos militares del Ministerio de Defensa, donde encontré causas abiertas sobre él y otros familiares. En el registro de los juzgados de Tremp tuve acceso a la autopsia y descubrí que esa fecha no cuadra con la de la detención. Hay un mes de diferencia entre ellas, mientras que en otros archivos figura que fue encontrado muerto un día después de ser detenido.

-Murió en el cuartel de la Guardia Civil en Tremp, pero la causa de su muerte no está clara...

-Así es. Lo encontraron colgado de un fino cordel y firmaron que la causa de la muerte era el suicidio. Para mí no tiene ningún sentido porque llevaba el cinturón y los cordones de los zapatos puestos y, además, encontraron coágulos de espuma en sus pulmones. Esto me permite desconfiar porque es conocido que en ese cuartel en los interrogatorios se torturaba a los detenidos con sucesivas inmersiones en el agua.

-¿Y qué fue de su cuerpo?

-Curiosamente lo enterraron en el cementerio de Tremp. Eso nos permite aumentar nuestras dudas sobre la causa de la muerte. Si se hubiese suicidado, lo habrían sepultado fuera del camposanto, por haber cometido el delito de suicidarse. Pero, en cambio, fue metido en una bolsa de plástico y lanzado boca abajo en la única tumba sin nombre del cementerio. Lo enterraron en este lugar sagrado porque sabían lo que habían hecho.

-Vicente fue acusado de colaborar con los maquis.

-Efectivamente. Su historia viene marcada por la militancia política. Nació en Cirat (Castellón) pero con solo 14 años se fue a Barcelona y empezó a trabajar en la construcción, donde entró en contacto con grupos anarquistas. Se exilió a Francia durante la dictadura de Primo de Rivera y volvió con la proclamación de la Segunda República. Entonces fundó la CNT en Cirat e impulsó diferentes cooperativas. Su iniciativa hizo que fuera nombrado alcalde del pueblo en 1936. Más tarde se movilizó con los republicanos y fue acusado de incitación a la rebelión, lo que le costó una condena de 16 años de cárcel, de los cuales cumplió dos y medio. Había sido acusado de maqui y, al conocer el asalto guerrillero a una aldea cercana en 1948, se fue a pie hasta Barcelona para esconderse con una identidad falsa y se mudó de nuevo al conseguir un trabajo en Mata-solana (Lleida). Pero entonces fue detenido y encontrado muerto.

-¿Cuál será su homenaje?

-El mejor homenaje es que descanse cubierto con una bandera de la CNT, en el cementerio de Cirat, junto a su madre, quién murió en el parto de su hermano cuando él tan solo tenía 4 años.

0 Comentarios
cargando