Ir a contenido

EL PULSO INDEPENDENTISTA

Puigdemont: "El año que viene no seré 'president'"

El jefe del Govern se descarta como candidato electoral ante la presión de su partido

La dirección posconvergente ve en el dirigente su principal activo electoral

Jose Rico

Carles Puigdemont asegura en Ràdio Barcelona que el año que viene no será president de la Generalitat.  / JOAN PUIG / VÍDEO: EUROPA PRESS

Que Carles Puigdemont no tiene intención de concurrir a las próximas elecciones catalanas no era un secreto. El propio presidente de la Generalitat ha dejado claro en varias ocasiones que el "encargo" que le hizo Artur Mas cuando le cedió el testigo (este domingo hará un año de aquel "paso al lado") expiraba con esta legislatura, es decir, en 18 meses. Pero que Puigdemont haya tenido que remarcar este jueves que no quiere ser candidato, recalcando que no se cansará de repetirlo cuantas veces sea necesario, ha sido un clarísimo recado a su partido.

Sectores del PDECat, un partido en construcción y en busca de un norte ideológico y de un candidato sólido, estrenaron el 2017 con una estrategia de presión al jefe del Govern para que aclarase su futuro político de manera inmediata. Apenas 72 horas ha tardado en hacerlo, aunque no está claro si en el sentido que le gustaría a la cúpula posconvergente, en la que muchas voces esperan poder convencerle de que acepte la candidatura por si los acontecimientos se precipitan en este primer semestre del año. De hecho, Puigdemont ha dicho ahora en público lo mismo que ya les ha transmitido en privado, según fuentes del PDECat.

"Hace un año no sabía que sería 'president', pero puedo asegurar que el año que viene no seré 'president'", ha afirmado Puigdemont en la cadena SER antes de exponer una vez más el calendario que maneja el Govern: "Esta es una legislatura de 18 meses, que se acaban en verano. Nos hemos comprometido a convocar elecciones constituyentes como máximo seis meses después del referéndum, y mi tarea termina con este propósito. No tengo ninguna vocación de ser candidato".

SONDEOS DEMOLEDORES

Si hay consulta y es en septiembre, como aprobaron Junts pel Sí y la CUP en el Parlament, los comicios se celebrarían a lo más tardar en marzo del 2018. Las encuestas son demoledoras con el PDECat, que corre el riesgo de quedarse fuera del pódium electoral. De ahí que la dirección que comanda Marta Pascal vea en Puigdemont a su principal (y puede que ahora mismo único) activo electoral, siempre bajo la premisa de que Mas no lo volvería a intentar.

Pero los posconvergentes se aferran a que el 'president' no ha cerrado del todo la puerta. El "encargo" que le hicieron hace un año pasaba por "culminar la transición en la posautonomía y la preindependencia". En román paladino, convocar primero un referéndum y luego unas elecciones "constituyentes". Y adiós. Sin embargo, el propio Puigdemont decía en octubre que este plan podía cambiar si no hay forma de hacer el referéndum: "Si de repente tenemos que convocar elecciones porque hemos dejado el trabajo a medio hacer, es cuando me siento incluso obligado a presentarme".

NEBLINAS EN EL HORIZONTE

Entonces y ahora, el jefe del Ejecutivo catalán subraya que no contempla este escenario, pero la neblina que rodea a la consulta, y en cierto modo también a los presupuestos, no permite descartarlo por completo. La CUP todavía no ha dado el 'sí' definitivo a las cuentas del 2017 y su negociación se solapará con un enero y febrero calientes en la calle por dos convocatorias de huelga en el sector educativo, materia sensible para la formación anticapitalista. Puigdemont ha advertido a los 'cupaires' de que si tumban por segunda vez el presupuesto, no habrá referéndum sino elecciones.

La tentación de sustituir la consulta por otros comicios plebiscitarios, cuando el Estado neutralice la votación, tampoco se ha difuminado. Y como colofón, el calendario podría enconarse aún más si llega la inhabilitación de alguno de los políticos que este año pasarán por el banquillo como consecuencia de la judicialización del 'procés'. Cualquiera de estos escenarios obligaría al PDECat a buscar deprisa y corriendo un candidato (o candidata) lo más fogueado posible, alguien que ahora mismo no se otea en el horizonte. Eso o lograr arrastrar a ERC a otro Junts pel Sí.

Ada Colau y Carles Puigdemont hablan de las condiciones del referéndum. / JOAN PUIG / VÍDEO: EUROPA PRESS