Ir a contenido

MEDIO INFLUYENTE

Puigdemont, entre las 12 personas que "arruinarán el 2017" según 'Politico'

El 'president' comparte lista con Sarkozy, Beppe Grillo y el líder de la ultraderecha holandesa

Imagen que ilustra el artículo de Politico sobre las 12 personas que (probablemente) arruinarán el 2017.

Imagen que ilustra el artículo de Politico sobre las 12 personas que (probablemente) arruinarán el 2017.

Hace apenas un mes, la página web 'Politico' (el medio pujante de información política en EEUU) situaba a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, entre las 28 personas más influyentes de Europa. Este lunes, la misma publicación le ha hecho un sonrojante regalo al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont al definirle como una de las 12 personas que "probablemente arruinarán el 2017". Un dudoso honor que comparte nada menos que con el expresidente francés Nicolas Sarkozy, los 'hackers' rusos, el líder del movimiento izquierdista 5 Estrellas, Beppe Grillo, y el líder ultraderechista holandés Geert Wilders.

Según 'Politico', esta docena de personajes "le harán quedarse en la cama y con la cabeza bien tapada" en este nuevo año. "No son villanos ni potenciales destructores de la alegría, como Trump, Putin, Erdogan, May o Le Pen. Pero a este otro elenco lo mejor que podríamos desearle es que tengan un año relativamente tranquilo".

COMO UN MADRID-BARÇA

Puigdemont es el número seis de esta lista. El portal define a "la próspera y solipsista Catalunya" como "la grieta española" y, tras exponer los planes del Govern de celebrar un referéndum de autodeterminación este año y la férrea oposición del Ejecutivo central, pronostica que ambas administraciones entrarán en un "rumbo de colisión tan espectacular como cualquier enfrentamiento entre el Real Madrid y el Barcelona". Y advierte de que esta deriva "obligará a las instituciones europeas y a otros gobiernos europeos a tomar partido".

En lo que se refiere a Catalunya, el artículo concluye augurando que, "ante el gran número de regiones separatistas en Europa, resulta dudoso que cualquier país miembro [de la UE] se pusiese del lado catalán". "Pero, en realidad, la mayoría prefieren no ser preguntados", apostilla.