24 sep 2020

Ir a contenido

La Fundación Francisco Franco ofrece ayuda para desobedecer la ley de memoria histórica

Remite cartas a los alcaldes denunciados para ofrecerles asesoramiento legal para impedir la retirada de la simbología franquista

El PSOE exige a Monago la dimisión de un parlamentario extremeño que enalteció la dictadura

Una mujer lanza huevos a la estatua de Franco en el Born.

Una mujer lanza huevos a la estatua de Franco en el Born. / XAVIER JUBIERRE

La Fundación Francisco Franco, que recientemente premió a tres cargos del PP por negarse a retirar los símbolos franquistas, como exige la ley de memoria histórica, está ofreciendo asesoramiento legal a los regidores denunciados por el incumplimiento, unos 330, según las cartas remitidas por la asociación a los ayuntamientos, a las que ha tenido acceso la Cadena Ser.

Las misivas están firmadas por el vicepresidente de la Fundación, Jaime Alonso, quien argumenta que la ley pretende que "ganen la guerra los que la perdieron hace 80 años", provocando con la eliminación de las referencias a la dictadura, en su opinión, "un falseamiento de la historia".

La Fundación parte de la base de que la "era de Franco transformó España" y por tanto la norma debería aplicarse, a su juicio, para borrar la memoria de la II República, que "arruinó y saqueó España".

EL PSOE EXIGE A MONAGO DIMISIONES

Por otra parte, el grupo socialista en la Asamblea de Extremadura ha reclamado este miércoles al presidente del PP de Extremadura, José Antonio Monago, que expulse de su grupo parlamentario y le pida el acta de diputado a Juan Antonio Morales, que es además secretario general del PP en la provincia de Badajoz, por la polémica suscitada por su asistencia a una cena organizada por la Fundación.

El portavoz del grupo socialista, Valentín García, ha hecho este requerimiento a Monago al considerar insuficiente que se haya limitado a aceptar las disculpas presentadas a su partido por el propio Morales y por el alcalde de Guadiana del Caudillo, Antonio Pozo, que también asistió al homenaje al dictador y fue premiado por no retirar vestigios.

En este sentido, los socialistas han registrado una iniciativa parlamentaria en la que, entre otras cuestiones, reclaman cambios "urgentes" que permitan a los grupos políticos expulsar de las instituciones a sus cargos públicos que exalten el franquismo.

EL PP, PARTIDARIO DE SOLUCIONAR LOS CONFLICTOS PUNTUALES

Del otro lado, el vicesecretario de organización popular, Fernando Martínez.Maillo, ha dado por hecho que hay que cumplir la ley de memoria histórica, pero ha considerado que cuando surgen conflictos en el ámbito local hay que optar no sólo por la vía de "eliminar" sino también por "buscar soluciones para que, cumpliendo la ley, todo el mundo se encuentre a gusto".

En una entrevista en la Cadena Ser, ha argumentado que si el PP --u otros partidos-- a veces se niegan a cambiar el nombre de una localidad o a retirar un vestigio se debe a la "tradición" del nombre o el lugar, no a que apoyen el franquismo, al que se ha referido como "un comportamiento político dictatorial, de manera clara y rotunda" y "un postulado político afortunadamente superado".

El dirigente popular ha dicho desconocer el episodio en el que el alcalde popular de Guadiana del Caudillo espetó un "fascista tú, muérete ya", al socialista Ramón Ropero durante un pleno en la Diputación de Badajoz.

Si fue así, ha añadido, Pozo "cuenta con la total reprobación" del PP porque es una conducta "inaceptable". "Se puede discutir, pero no desear un mal de esa naturaleza a nadie", ha añadido.