TENSIONES EN LA FORMACIÓN MORADA

Iglesias reclama a Errejón un Podemos sin facciones

Los afines al número dos no lo acatan y advierten que mantendrán sus ideas aunque discrepen

Los pablistas logran imponer que las bases puedan votar antes de que empiece el congreso

Iglesias y Errejón al inicio del Consejo Ciudadano Estatal, en la sede de Podemos (Madrid).

Iglesias y Errejón al inicio del Consejo Ciudadano Estatal, en la sede de Podemos (Madrid). / JUAN MANUEL PRATS

Se lee en minutos

Ni el beso que se estamparon Pablo Iglesias e Íñigo Errejón  Pablo IglesiasÍñigo Errejón la noche del martes en la fiesta de los periodistas parlamentarios es capaz de eclipsar el enfrentamiento que mantienen por rumbo de Podemos. Tampoco logró silenciar ese duelo el intento que hicieron este sábado para cerrar filas y vender paz interna tras una reunión de la cúpula, en la que apenas lograron arrancar un acuerdo de mínimos. Les llevó cinco horas pactar los nombres del equipo técnico que debe preparar su congreso, Vistalegre II, en febrero de 2017: 3 pablistas, 1 anticapitalista y 3 errejonistas, familia que recupera al exsecretario de Organización, Sergio Pascual (que fue fulminado por Iglesias en marzo) en una victoria más emocional que ejecutiva. Los pablistas lograron tres triunfos condicionados, en los que destaca que las votaciones puedan comenzar incluso antes de que empiece el debate en la asamblea.

Las claves de la noticia

  • Vistalegre II. Es la segunda asamblea ciudadana de Podemos, su congreso, del 10 al 12 de febrero de 2017. Los simpatizantes elegirán una nueva estructura de partido, a los dirigentes, y el rumbo político de la nueva fase (radical o transversal). 
  • Las reglas de juego. Los simpatizantes eligen las normas de Vistalegre II en un referéndum desde este domingo hasta el martes. El resultado se conocerá el jueves. La propuesta de Iglesias es que en el Congreso se voten conjuntamente los dirigentes y los proyectos. Errejón defiende que primero se elijan los planteamientos políticos y después los liderazgos para que no se reduzca el debate a una cuestión de caras. Tampoco están de acuerdo en la proporcionalidad que asocia el número de votos al número de dirigentes que compondrán la cúpula.escripción clave 
  • La listas. Iglesias presenta este domingo su campaña para Vistalegre II. Es el primero que da el paso. Ni los errejonistas ni los anticapitalistas han confirmado aún si presentarán propuestas alternativas. Errejón podría defender un documento político e incluso una lista al Consejo Ciudadano Estatal (cúpula del partido) pero descarta proponer un candidato alternativo a la secretaría general de Iglesias.
  • Ganar o resistir. El fondo del debate es la distinta concepción sobre el papel en la oposición. Iglesias quiere un movimiento popular que ponga el foco en abrir espacios de contrapoder en la sociedad civil desde un discurso “radical”. Errejón defiende hacer un buen trabajo parlamentario para generar confianza y atraer a más ciudadanos, como única forma para ganar. Cree que un Podemos radical lleva a ser una fuerza de resistencia incapaz de gobernar.

Los errejonistas advirtieron que defenderán sus posiciones. Lo dijo Clara Serra, la responsable de Igualdad, quien defendió que “la unidad se construye en las diferencias y la pluralidad”. Como ejemplo, puso la composición del equipo técnico: “Nos reconocemos sobre posturas distintas y vamos a construir sobre ellas”. Errejón, en sus mensajes de interpretación libre, escribió en Twitter “Construir unidad no desde la uniformidad sino desde el debate y la articulación de lo diverso. Modelo PP vs. 15-M. Abrir para ganar”. A continuación indicó que está de acuerdo con Iglesias.Muestra de que las espadas siguen en alto fue la petición expresa del secretario general en su primera intervención para que desaparezcan las corrientes en Podemos.

Bajo el argumento de que el partido puede acabar siendo un “campo de batalla”, Iglesias reclamó “no construir bloques, ni corrientes ni partidos dentro del partido irreconciliables después del proceso”. Defendió ese Podemos sin familias ante un Consejo Ciudadano Estatal (CCE) de mayoría errejonista, con los que mantiene un pulso por determinar tres aspectos cruciales para el futuro de la fuerza morada: cuáles son las reglas de juego de su congreso (que se elige en un referéndum desde este domingo hasta el martes), cuál debe ser la estructura orgánica y cuál es el rumbo político (radical o transversal).

DOS HORAS EN EL DESPACHO

El CCE se reunía el sábado casi desprovisto de contenidos. Iglesias ya había decidido que las reglas de juego para Vistalegre II las decidirán las bases en un referéndum entre este domingo y el martes. Es la primera vez que el número uno y el dos se miden en las urnas. Los líderes llegaron a la reunión con un preacuerdo sobre cuestiones técnicas, pero aún así tardaron cinco horas en llegar a un pacto.

Te puede interesar

El bloqueo en la discusión hizo que Iglesias y Errejón abandonasen el encuentro para encerrarse en un despacho durante casi dos horas. De allí salieron finalmente con un entendimiento que fue ratificado por el Consejo Ciudadano. Se trata de cuestiones técnicas pero que pueden inclinar la balanza. Una: solo se ha decidido que el domingo 12 de febrero se proclame el vencedor. Como las votaciones son telemáticas, es necesario que 24 horas antes (el sábado) se cierren virtualmente las urnas. No hay día decidido para que empiece presencialmente la asamblea, pero queda abierta la posibilidad de que los militantes estén votando antes incluso de que comience el congreso. Este sistema perjudicaría a Errejón, que reclama más un debate de ideas que de caras.

Dos: el equipo técnico decide por unanimidad, otro gol de Iglesias, que despeja la sintonía de errejonistas y 'anticapis' en lo organizativo. Tres: Errejón consigue que el censo siga abierto, pero si pierde el referéndum el líder impone su criterio y se cerrará entorno al 10 de enero.