CATALUNYA

Ros rechaza llevar al pleno de Lleida cambios de nombre de calles que evocan el franquismo

El alcalde del PSC argumenta esto era una prioridad en 1979, cuando se renombraron 40

Una mujer lanza huevos a la estatua de Franco en el Born.

Una mujer lanza huevos a la estatua de Franco en el Born. / XAVIER JUBIERRE

1
Se lee en minutos
EUROPA PRESS / LLEIDA

El alcalde de Lleida, Àngel Ros, ha asegurado que "ahora no toca" llevar al pleno municipal cambios de los nombres de ocho calles de la ciudad que evocan el franquismo, como reclama la plataforma Lleida Lliure de Franquisme, argumentando que para él los cambios eran una prioridad en 1979 y no ahora, por lo que desde su punto de vista, hay demagogia en el planteamiento.

Ros ha hecho estas declaraciones en el tradicional almuerzo navideño respondiendo a los medios de comunicación que se han interesado por los cambios que la plataforma pide en las calles dedicadas a Joan Recasens, Ramon Areny, Carmelo Fenech, Casimiro Sangenís, Casmirio Sangenís Bertran, Miquel Montaña, Germans Recasens y Lluís Besa.

"Se hace demagogia con un documento y me lo dicen a mí que en los años del franquismo militaba en el PSUC y me arriesgaba cada día a ir a la prisión, Lleida libre del franquismo es por lo que yo luchaba cuando era joven", ha agregado.

Ros ha insistido en que en 1979, siendo alcalde Antoni Siurana y habiendo una corporación rica en planteamientos democráticos y siendo él el responsable del movimiento vecinal, la ciudad cambió 40 nombres de calles del régimen dictatorial dejando algunos, entre ellos tres que ya los pusieron ayuntamientos democráticos.

"Muchas personas de las que ahora piden cambios de nombres de calles ignoran que la Rambla de Ferran se llamaba del Generalísimo y que la Avinguda de Francesc Macià se llamaba de José Antonio o que Prat de la Riba se llamaba General Mola", ha insistido.

Noticias relacionadas

Ros ha afirmado en este sentido que los cambios que se plantean ahora en algunas ciudades como en España, la ciudad de Lleida ya se los planteó en 1979.

La familia del histórico sindicalista Antonio Cantano presentó junto a la historiadora Antonieta Jarne el manifiesto 'Per una Lleida Lliure de Franquisme', al que se han sumado algunas formaciones políticas. Respecto a los proyectos de ciudad, el alcalde ha apuntado que la comisión de urbanismo del Ayuntamiento aprobará el expediente de una zona comercial de 55.000 metros cuadrados en Torre Salses, entre los barrios de la Bordeta Magraners.